Introduce tu búsqueda

  • [8][Portada][slider3top]

    Oscars 2019: Candidatas a mejor película de habla no inglesa

    Oscars 2019: Mejor película de habla no inglesa

    Candidatas al Óscar foráneo | 87 países buscarán la estatuilla.

    La elección de México, probable candidata a la máxima categoría, marca la carrera del apartado. Será complicado que la ficción de Alfonso Cuarón no se alce con la estatuilla pese al poderío de algunas de las obras presentadas. Con una frontrunner tan clara, en un segundo escalón se sitúan las representantes de Polonia –Cold War, la gran rival de los norteamericanos–, Japón –Un asunto de familia, ganadora de la Palma de Oro—, Noruega –con la popular El viaje de Nisha—, Bélgica –con la sensacional Girl, una de las mejores películas presentadas en Cannes—, Corea del Sur –con la brutal Burning, de Lee Chang-dong—, Líbano –con la bien considerada en EE.UU. Cafarnaúm–Dinamarca –con la efectista The Guilty– y Reino Unido –con I am not a witch. En un tercero podríamos ubicar a  incógnitas como el drama fantástico Border –que elevará la bandera sueca—, la segunda película de László Nemes, Sunset, la alemana Una obra sin autor –cuyas mejores críticas en Venecia provenieron de medios estadounidenses– o un habitual en la shortlist —no sin embargo en la última fase—, el turco Nuri Bilge Ceylan con The Wild Pear Tree. España, una vez más, con Campeones no ha acertado, a priori, al designar su filme más taquillero pero también el de carácter más local. Será complicado que avance en la competición. Lo mismo les sucede a las elecciones de Rusia –que ha dejado fuera al romántico-musical Leto, de Kirill Sérebrennikov— e Irán –que ha hecho lo propio con el último trabajo de Jafar Panahi—, ambas por motivos extracinematográficos. Finalmente, a la espera de alguna posible descalificación –a última hora Cuba y Kirguistán no han sido incluidas por motivos no aclarados–, serán 87 –en el curso anterior fueron 92– los países que compitan en la categoría más atractiva y sorprendente de los Oscars. Ahora es el turno del comité dirigido por Larry Karazewski y Dianne Weyermann (que sustituyen a Mark Johnson), que seleccionará los largometrajes que superan el primer corte, nueve; seis electos a los que se sumarán tres propuestas (o repescas) de la ejecutiva de este organismo. Por opciones, así clasificamos a las participantes:

    FRONTRUNNERS

    Argentina | 7 nominaciones; 2 Oscars: El ángel, de Luis Ortega.

    El ángel cuenta la historia de Carlitos (carismático Lorenzo Ferro en notable debut), un chico de diecisiete años con fama de estrella de cine, rizos rubios y cara de bebé que se embarca en un disparatado viaje criminal junto al hombre que le atrae, Ramón (Chino Darín, hijo de Ricardo Darín, quien precisamente acaba de unirse a la Academia de Hollywood). Debido a la apariencia angelical bajo la que cometió once homicidios, el verdadero Carlitos fue denominado “El ángel de la muerte”; a día de hoy, Carlos Robledo Puch es el preso que más tiempo lleva en prisión en la historia de Argentina (más de 45 años), donde es muy conocido. Tras las series televisivas Historia de un clan (2015) y El marginal (2016), Luis Ortega ha ofrecido un explosivo thriller colmado de sarcasmo e irreverencia cuya hipnótica puesta en escena parece hacerse eco de Pedro Almodóvar, Martin Scorsese o Quentin Tarantino, lo que podría llamar la atención de los académicos. Resulta algo estridente, pero es difícil apartar la mirada de la pantalla. Tras pasar por el apartado Un Certain Regard de Cannes, formó parte de la prestigiosa sección Perlas de San Sebastián, donde recibió una valoración bastante positiva por parte del público. Precisamente por esa fecha fue seleccionada para representar a Argentina en los Premios Oscar por encima de Mi obra maestra, de Gastón Duprat. Además cuenta con seis candidaturas a los Premios Fénix de cine iberoamericano, aunque se ha quedado fuera de los apartados principales (donde sí han entrado varias de sus competidoras). Nuestro compañero Víctor Blanes habló de ella en estos términos tras su premiere en Francia: «Ortega imprime el ritmo de la cinta mediante el uso casi ininterrumpido de la música, una dirección deseosa de encontrar la imagen icónica y la colorista fotografía de Julián Apezteguia. Todo ello sirve para construir un ambiente de desenfreno casi suicida, pero también para representar una época y moldear una tensión sexual que sirve como complemento perfecto a la irrefrenable pasión con que cada uno de los personajes vive su vida. Es así como un planteamiento a todas luces artificioso se convierte en un engranaje perfecto al servicio de la historia y del magnetismo de su personaje principal. Acercarse a un asesino desde la comedia pop pocas veces ha sido tan gratificante como en esta ocasión». Su estreno en España está fijado el 31 de octubre –distribuida por por BTeam Pictures—. 45ª participación. Crítica | Tráiler.

    Bélgica | 7 nominaciones: Girl, de Lukas Dhont.

    Probablemente, la mayor ovación (y también sorpresa) de la pasada edición del Festival de Cannes, donde compitió en la sección Un Certain Regard, donde obtuvo el premio a la mejor interpretación. El debut del jovencísimo Lukas Dhont, con tan solo 23 años, es una de las grandes noticias del año. Este drama sobre una adolescente encerrada en el cuerpo de un chico –interpretada por un sensacional Víctor Polster— ha sido una de las películas más perseguidas por los compradores en el certamen galo. Finalmente será Netflix la encargada de distribuir en EE.UU.; en España su estreno correrá a cargo de Vértigo Films. Nuestro compañero Víctor Blanes Picó habló así de ella: «Una obra sorprendente y magnífica que es capaz de contar el hiriente diálogo de una joven con su propio cuerpo con un realismo que escapa de la crueldad para centrarse en lo verdaderamente humano. Brillante». Girl está preseleccionada para la próxima entrega de los European Film Awards, donde es la favorita para el Discovery Award. En la que será su 43ª participación, y tras siete nominaciones —Alabama Monroe (Felix van Groeningen, 2013), Bullhead (Michaël R. Roskam, 2010), Everybody's famous (Dominique Deruddere, 2000), Farinelli (Gérard Corbiau, 1994), Daens (Stijn Coninx, 1992), El maestro de música (Gérard Corbiau, 1988), Peace in the field (Jacques Boigelot, 1970)—, Bélgica buscará su primer Óscar, y con la ópera prima de Dhont tiene una gran oportunidad. Crítica | Tráiler.

    Líbano | 1 nominación: Cafarnaúm, de Nadine Labaki.

    «Con una sensibilidad fuera de lo común, y un punto de vista verdaderamente sincero, sin condicionantes políticos ni restricciones ideológicas, la realizadora Nadine Labaki nos adentra en su última película, Capharnaüm, en uno de los discursos más incómodos y descorazonadoramente honestos que hemos escuchado en los últimos años. Una de las principales virtudes que logrará dar a este mensaje tamaña franqueza será el punto de vista de los personajes que, de verdad, tienen algo que decir. Será el descubrimiento de sus protagonistas, niños y mujeres libaneses que convergen en ese mundo de caos y violencia institucionalizada, lo que terminará por promover un perfecto escenario para evidenciar la brutalidad y el desamparo al que son expuestos los ciudadanos no adultos y masculinos en un ámbito de violenta decrepitud». A pesar del excelente comentario de Alberto Sáez Villarino tras el estreno en Cannes de la última película de Nadine Labaki, la tendencia opinante que emergió en el evento galo fue bastante negativa. Principalmente por su afán de epatar de forma inmediata, algo que, sin duda, agradecerá el público más convencional, el que llena las salas en definitiva. Una circunstancia que puede encajar en los gustos de la Academia y dar la segunda nominación de la historia a Líbano, tras El insulto en esta pasada edición. Es más, si hay alguna cinta que puede poner en tela de juicio el Óscar para Alfonso Cuarón esta es Cafarnaúm, adquirida por Sony Pictures Classics en EE.UU., señal inequívoca de que estamos ante una frontrunner de peso. Esta fábula sobre la rebeldía de un niño ante la vida que se la ha impuesto será distribuida en España por Caramel Films. 15ª participación. Crítica | Tráiler.

    Corea del Sur | 0 nominaciones: Burning (버닝), de Lee Chang-dong.

    Tercera ocasión para Lee Chang-dong –tras Secret Sunshine (2007) y Oasis (2002)— de conseguir lo que hasta ahora ha sido un imposible: la primera nominación para su país en los Oscars. Algo que resulta increíble teniendo en cuenta el nivel de la ficción surcoreana en las dos últimas décadas. Para la que será su 30ª participación, la nación asiática apuesta por un caballo ganador: la mejor película para la crítica del pasado Festival de Cannes. La traslación de la obra de Murakami nos deja un thriller pasional complejo y magnético que nos mantiene atrapados durante sus dos horas y media de duración. Esa quizás sea su gran tara de cara a luchar por el Óscar. Pero, como pueden apreciar en las palabras de Alberto Sáez, el juego que nos propone el maestro de Daegu es capaz de quebrar incluso el tiempo: «Cada secuencia va alimentando a la anterior, y dejando la siguiente estructuralmente preparada para que el salto entre escenas sea lo más imperceptible posible. En este aspecto parece que el director supera con creces el estilo divagante del escritor al que adapta: Haruki Murakami. A Lee no le preocupa tanto el hipotético sentido de la vida y el constante análisis discursivo existencialista de Murakami, como el motivo de la propia vida, la forma en la que los personajes han decidido aprovechar ese tiempo de existencia sin caer en la fácil filosofía barata que tiende a degenerar en el porqué de ese período. Sí percibimos en el desenlace, cierta propensión a prolongar una intriga que ya había quedado lo suficientemente clara; recurso que parece haber adoptado del escritor y su tendencia a eternizar retóricas filosóficas en un diálogo entre el protagonista y el propio narrador-escritor, sobre la conexión que los une de forma ineludible. Por fortuna, el realizador consigue reponerse de este lapsus antes de que sea demasiado tarde, justo a tiempo para enarbolar un desenlace fascinante en el que no utilizará ni una palabra ni una imagen más de las necesarias, la estable y bien sólida percepción de transitoriedad que se había construido comienza a desmoronarse a consecuencia de unas imágenes que se contradicen y nos harán dudar de la veracidad de lo ocurrido». Burning será distribuida en España por Vértigo Films. Crítica | Tráiler.

    Dinamarca | 12 nominaciones; 3 Oscars: The Guilty, de Gustav Möller.

    The Guilty es un thriller estrenado en el Festival de Sundance –donde ganó el Premio del Público de su categoría— que será distribuido en EE.UU. por Magnolia Pictures, una operación que remarca el poderío de un filme que, emulando a Buried o Última llamada, se desarrolla durante gran parte de su metraje en dos espacios cerrados y a tiempo fílmico real. Su historia es simple pero efectiva: un oficial de policía (Jakob Cedergren) relegado a la teleasistencia tendrá que rescatar, con un teléfono como única herramienta, a una mujer aparentemente secuestrada que ha llamado al servicio 112. La ópera prima de Gustav Möller (con apenas bagaje televisivo), que se ha impuesto a la serializada A Fortunate Man, del prestigioso Bille August, y a la coproducción con Islandia Winter Brothers, de Hlynur Palmason, es una de las sorpresas de la temporada. Así lo ratificó su paso por Karlovy Vary y, probablemente, sea de las propuestas más destacadas de la inminente edición de la Seminci, donde competirá por la Espiga de Oro. Una presentación en España que se adelanta unas semanas a su estreno comercial, marcado el 23 de noviembre en el calendario. Distribuye Caramel Films. Pese a la competencia, en su 56ª participación, Dinamarca tiene una buena oportunidad de obtener su quinta nominación (Un asunto real, La caza, A War y Land of Mine) en siete años. El año pasado no superó el primer corte. Tráiler.

    Italia | 27 nominaciones, 11 Oscars: Dogman, de Matteo Garrone.

    Uno de los países que reinan en esta categoría, sin olvidar tres premios honoríficos previos a la existencia de esta en los Oscars, tenía dos propuestas claras este año, ambas presentadas en el festival de Cannes. Por un lado, la brillante Lazzaro feliz, de Alice Rohrwacher, que ganó el premio ex aequo a mejor guion; por otro, Dogman, que en la riviera francesa se hizo con el galardón a mejor actor, y que al final ha sido la elegida. Tiene sentido porque la balanza se ha inclinado hacia un trabajo más comercial y del gusto de la Academia, frente al lirismo más localista presentado por Rohrwacher. Además, a Matteo Garrone se le debe una nominación después de que una de las favoritas en 2008, Gomorra, se quedara fuera. Ahora vuelve a contarnos, aunque a menor escala, un thriller criminal descrito por Alberto Sáez en la Croisette como «una sórdida narración sobre lo grotesco y lo atroz». «Dogman se basa, siguiendo con la tendencia del realizador a narrar historias verídicas de su país, en un suceso real ocurrido a finales de los años 80. Recurriendo quizá a una estética mucho más dinámica de lo acostumbrado, con un planteamiento más próximo a los esquemas clásicos del cine negro y del hard boiled, la trama nos situará en un suburbio de Roma en el que Marcello malvive sin complicaciones regentando una peluquería canina. Su vida discurre en la placentera sencillez, libre de sorpresas e imprevistos, propia de quien ya hace tiempo dejó de fantasear con un futuro mejor o un sueño realizado». Tras pasar también por el Festival de Toronto y presentarse en la Seminci, donde competirá por la Espiga de Oro, Dogman se estrenará en España el 9 de noviembre de la mano de Karma Films. 65ª participación. Crítica | Tráiler.

    Japón | 12 nominaciones; 4 Oscars: Un asunto de familia (/万引き家族), de Hirokazu Koreeda.

    La Palma de Oro estará en la próxima entrega de los Oscars. Un galardón que, a efectos de candidatura, no tiene demasiado peso en la decisión de los académicos. Sin embargo, una Palma de consenso y de vocación popular como la conseguida por Hirokazu Koreeda en el certamen cannoise podría abrir las posibilidades del país asiático en la próxima entrega. Y eso que la historia ya la conocemos: una niña aparentemente abandonada por sus padres es acogida y adoptada por una familia de rateros cuyo núcleo se verá seriamente comprometido con la irrupción de las autoridades ante un posible caso de secuestro. Koreeda sigue a vueltas con la paternidad –consanguínea o no— en este precioso cuento que, si bien no aporta nada nuevo a su filmografía, termina por enternecer gracias a su sensibilidad. «El director nos regala una nueva visión de ese espacio de veneración estética que supone Japón desde que los académicos e intelectuales occidentales comenzaran a dar importancia a los grabados de Hiroshige o Hokusai durante el siglo XIX», comentaba Alberto Sáez en su crítica. Japón, en su 65ª participación, cuenta con un caballo ganador que podría concederle su quinto Óscar –aunque tres son Special Awards. Será la segunda vez para el maestro tokiota tras Nadie sabe (2004), que no superó el primer corte. Golem la distribuirá en España. Crítica | Tráiler.

    México | 8 nominaciones: Roma, de Alfonso Cuarón.

    Con esta elección, y salvo sorpresa mayúscula, la categoría tiene absoluta frontrunner y más que probable ganadora. Con anterioridad, solo cinco películas –La gran ilusión (1937), Los emigrantes (1971), La vida es bella (1998), Tigre y dragón (2000) y Amour (2012)— han conseguido la doble nominación en las categorías de mejor película y de mejor película de habla no inglesa –aunque es un dato no del todo relevante ya que el reglamento de la Academia ha variado en sus 90 años de historia. Roma, auspiciada por Netflix, será el sexto largometraje que lo consiga. Todo un hito para Alfonso Cuarón que, probablemente, culmine una carrera de ensueño que inició hace un par de semanas obteniendo el León de Oro de la Mostra de Venecia, donde convenció a jurado, críticos y público. Además, ha pasado con loas por Toronto y lo hará por San Sebastián y Nueva York, donde es el centerpiece del certamen. Roma parte de los recuerdos del propio director para contarnos la realidad de una familia en un convulso México de los 70. Un retrato emotivo de las mujeres que formaron parte de la vida del director rodado en blanco y negro –con la dirección de fotografía de Galo Olivares y el propio Cuarón— e interpretado por los desconocidos Marina de Tavira, Marco Graf, Yalitza Aparicio y Daniela Demesa. Una de las películas del año que, por otra parte, romperá la barrera impuesta a un Netflix que reentrará en los premios de la Academia con todos los honores. Roma será la 51ª participación de México. Tras ocho nominaciones sin galardón, parece que 2019 quebrará esa constante. Tráiler.

    Noruega | 5 nominaciones: El viaje de Nisha (Hva vil folk si), de Iram Haq.

    «Si el punto de partida es interesante por la posibilidad de motivar un discurso crítico en torno a una representación que se retroalimenta de hechos reales, el maniqueísmo evidente en las caracterizaciones (en especial la del padre, como expresión corpórea del mal y la represión), sumado a una falta de sutilezas en cuanto a la sobreexposición del tema a denunciar, producen como resultado una película que parece tener todas las respuestas dadas de antemano, lo que no invalida su tesis pero sí deja al espectador en una situación de mero receptor pasivo de informaciones», comentaba en su texto Hernán Touzón. Y, aunque el segundo filme de Iram Haq no ha conciliado a la crítica, sí que ha sabido llegar al público, como demuestran sus buenos números en las carteleras europeas, incluida España, donde ha sido distribuida por Avalon. Un hecho, junto a su mirada abierta y condescendiente, que puede ser muy del agrado de los académicos. Será la primera vez que Haq represente al país escandinavo, cuya ultima nominación llegó en 2012, con Kon-Tiki. El viaje de Nisha tiene la siguiente sinopsis: «Nisha es una chica de dieciséis años que tiene una doble vida. En casa es una perfecta joven pakistaní, pero con sus amigos es una adolescente noruega como las demás. Cuando su padre la encuentra con su novio, los dos mundos de Nisha chocan brutalmente. Así, su padre decide aislarla de la sociedad europea que conoce y enviarla a Pakistán con sus familiares. Nisha deberá encontrarse a sí misma a través del viaje hacia sus raíces». 40ª participación de Noruega en los Oscars. Crítica | Tráiler.

    Polonia | 10 nominaciones; 1 Óscar: Cold War (Zimna Wojna), de Pawel Pawlikowski.

    Lo que hace cuatro años parecía un imposible: que Polonia ganara un Óscar, se ha convertido en un favoritismo incondicional, al menos si salta a la palestra un apellido impronunciable. El triunfo de Ida, que coronó una carrera perfecta –con premios en Toronto, Londres, BAFTA, Goya y los European Film Awards— en 2014, supuso el descubrimiento para el público norteamericano de Pawel Pawlikowski, cineasta formado en Reino Unido que hasta entonces había presentado una filmografía interesante pero sin las aristas necesarias para trascender más allá del circuito de festivales. Ida logró el aplauso no solo de los académicos, sino también de los homólogos del realizador polaco, prendados por el virtuosismo técnico de su obra; un apoyo al que se ha sumado Alfonso Cuarón, autor de la gran favorita de este apartado. Con todo ello, Cold War llegó a Cannes con las expectativas al máximo y, pese a ello, no decepcionó: más allá del palmarés, donde consiguió el premio a la mejor dirección, el filme adquirió con celeridad el calificativo de nuevo clásico. Su estreno comercial en España, por otra parte, ha sido excelente, subrayando el poder de la narrativa de Pawlikowski, capaz de lograr la comunión entre crítica y público. «Nuevamente, el realizador deja el tercio superior de la imagen despoblado de personajes para añadir mayor calado al impresionismo visual. Algo que combinará perfectamente con la segunda técnica dramatúrgica que más destaca en este ejercicio esteticista: el sublime uso del tiempo como recurso expresivo; toda la película permite el reposo y la contemplación interior, tanto del entorno sociopolítico como, y sobre todo, de la relación entre los protagonistas, destacando a esa maravillosa Joanna Kulig, capaz de brindarnos una interpretación tan sincera y apasionada como no veíamos desde Gena Rowland; el realizador logrará captar la naturaleza de su personaje femenino con un grado de entendimiento y respeto tan sorprendente que no podemos sino fantasear con la idea de que todo ha salido de un espontáneo acto de improvisación magistral. Pronto la sorpresa dará paso a la admiración al adentrarnos en sus pasiones y frustraciones, en su desconcierto ante una vida que no concibe separada de su “corazón” y contra la que tendrá que luchar sin descanso para alcanzar esa felicidad compartida en un instante eterno», sentenciaba Alberto Sáez desde Cannes. Ante tanta loa, surge una pregunta: ¿Tiene Cold War verdaderas opciones de derribar la Roma de Cuarón? Desde El antepenúltimo mohicano, entendiendo la dificultad de la premisa, afirmamos que así es. Prediciendo la larga carrera de desgaste de la cinta del cineasta mexicano –junto al apoyo de Netflix—, Cold War podría ser la gran alternativa. La sexta película de Pawlikowski narra la historia de amor (prohibido) entre dos músicos –que parecen espías— a lo largo de la Guerra Fría. Una película descomunal cuya nominación parece segura en la 50ª participación de Polonia en los premios de la Academia. Crítica | Tráiler.

    Reino Unido | 2 nominaciones: I am not a witch, de Rungano Nyoni.

    Ganadora del BAFTA (mejor debut en la dirección) y multinominada en los British Independent Awards (donde ganó también los premios a mejor dirección y revelación en producción), la ópera prima de Rungano Nyoni, un año después, sigue sumando méritos. La cineasta nacida en Zambia buscará el primer Óscar de la categoría para Reino Unido tras 16 participaciones y dos nominaciones. I am not a witch está rodada en inglés y bemba, lengua bantú hablada en Zambia, pero también, con menor difusión, en países como la República Democrática del Congo, Tanzania y Botsuana. El filme, que tuvo su premiere en la edición 2017 de la Quincena de Realizadores y que se ha estrenado directamente en televisión (Movistar) en España –sus derechos pertenecen a Versus Entertainment—, narra la historia de Shula, una niña de nueve años que es internada en los llamados campos de brujas (*una comunidad segregada dentro del municipio de Gambaga, en la Región del Norte de Ghana, establecida en el siglo XVIII para dar cabida a presuntas brujas y magos que eran desterrados de sus comunidades). La joven, ante esa tesitura que marcará su futuro, deberá decidir si huye o se pinta las “cintas blancas” en la cara. Por su recorrido y por su vocación aperturista, la cinta de Nyoni parece una de las primeras frontrunners del apartado. Tráiler

    OUTSIDERS

    Alemania | 10 nominaciones; 2 Oscars (desde la Unificación): Obra sin autor (Werk ohne Autor), de Florian Henckel von Donnersmarck.

    Aunque su acogida crítica en Venecia, donde competía por el León de Oro, no fue la mejor, en especial por parte de la prensa europea, que la trató de aleccionadora y excesivamente convencional, Obra sin autor, la vuelta a Alemania de Florian Henckel von Donnersmarck, autor de la genial La vida de los otros (2006), podría ser una de las tapadas de la categoría. Lo sería, además, pese a sus más de tres horas de duración. Una incógnita que se resolverá en los primeros meses de carrera y su entrada o ausencia de los premios de la crítica. El filme protagonizado por Sebastian Koch, Tom Schilling, Paula Beer, Lars Eidinger, Rainer Bock, Florian Bartholomäi, Oliver Masucci, Hanno Koffler, Ben Becker y Saskia Rosendahl, narra el tormento de un joven artista que consigue escapar del régimen de la RDA y logra establecerse en la RFA. La película será distribuida en España por Avalon y Wanda Vision. Es la 28ª participación alemana tras la unificación. Y, por supuesto, la segunda vez para Von Donnersmarck. ¿Sumará un segundo Óscar? Tráiler.

    Colombia | 1 nominación: Pájaros de verano, de Ciro Guerra y Cristina Gallego.

    En la que será su 46ª admisión, Colombia apuesta por el único director que ha conseguido la nominación para el país sudamericano: Ciro Guerra, en esta ocasión formando tándem con Cristina Gallego. Ambos ya colaboraron en la candidata El abrazo de la serpiente (2015), aunque aquí Gallego hizo las labores de productora. Guerra ya ha representado a su país en otras dos ocasiones: Los viajes del viento (2009) y La sombra del caminante (2005). Su último trabajo, presentado en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes, es un neonoir ambientado en La Guajira. Allí presenciaremos una historia de ambición entre clanes narcotraficantes del pueblo indígena Wayuu. «Mediante la combinación de los códigos culturales ancestrales del aborigen y el incipiente auge del negocio del narcotráfico, los directores aciertan a retratar dos de los pilares más importantes de la cultura de Colombia que, a su vez, configuran las dos grandes preocupaciones del colombiano», aseveraba Alberto Sáez Villarino en su texto publicado durante la celebración del certamen galo. Pájaros de verano será estrenada en España por BTeam Pictures. Crítica | Tráiler.

    Francia | 36 nominaciones, 9 Oscars: Marguerite Duras. París 1944 (La douleur), de Emmanuel Finkiel.

    Francia es el país más nominado en esta categoría, lo cual no sorprende a nadie dado el tradicional reconocimiento de su industria. Sin embargo, no gana desde 1992, y este año no parece que tenga posibilidad alguna. Habría podido dar más la cara si su comité seleccionador, integrado entre otros por Thierry Frémaux o Claire Denis, hubiese elegido Custodia compartida, presentada y galardonada el año pasado en Venecia, y a priori la favorita. Pero al final se va a enviar a Marguerite Duras. París 1944 (La douleur), que estuvo en San Sebastián también el año pasado, donde Miguel Muñoz se quejaba de sus “imágenes inertes”, y ha pasado recientemente en nuestra cartelera sin apenas visibilidad. Eso sí, el filme de Emmanuel Finkiel, ambientado en la Segunda Guerra Mundial, es por temática de los que suelen gustar al a veces demasiado conservador comité académico, por lo que no es descartable que pueda pasar al menos el primer corte. 65ª participación. Tráiler.

    Egipto | 0 nominaciones: Yomeddine, de Abu Bakr Shawky.

    Para gran parte de la crítica, un cuerpo extraño dentro de la competición del último Festival de Cannes. Este patito feo que luchó por la Palma de Oro es la ópera prima del realizador egipcio Abu Bakr Shawky, que encabeza este proyecto, con trazas de road movie, que nos cuenta el viaje de autodescubrimiento y redención de un leproso en busca de sus orígenes. Una temática que, por tratamiento –tiende a ser un crowdpleaser en su segunda mitad, tocando sin rubor el lacrimal en un par de ocasiones— y por esencia –la historia de una minoría llevada en escasas ocasiones al cine— puede ser una de los outsiders de esta 91ª edición. Poco importarán los comentarios sobre su convencionalismo o su alma manipulativa, Yomeddine es un filme de bajo perfil pero con los suficientes atractivos para llamar la atención del académico. «La película pronto toma una deriva demasiado efectista y se olvida del rigor narrativo y estético para tratar de alcanzar los sentimientos del espectador con una historia demoledora sobre la verdadera amistad y las consecuencias de vivir atrapado por la idea ilusoria de una vida mejor cuando, en realidad, no somos capaces de valorar lo que realmente importa y nos rodea. Tragicomedia de corte naíf que, pese a no tener gran calado, está dotada de una bonita moraleja, puede que más propia de una sesión de sobremesa dominguera que de una sección oficial de Cannes», subrayaba Alberto Sáez. Una cinta que tiene su virtud en el efectismo y, con ello, buscará superar por primera vez en la historia del país africano el primer corte. Será distribuida en España por Karma Films. 33ª participación. Tráiler | Crítica.

    Eslovaquia | 0 nominaciones: The Interpreter, de Martin Šulík.

    Será la séptima vez que Martin Šulík represente al país centroeuropeo tras Gipsy (2011), The city of Sun (2005), Landscape (2000), Orbis Pictus (1997), The Garden (1995) y Everything I like (1993). En su vigésimo segunda participación, Eslovaquia apuesta por esta comedia (en su primer tercio) dramática protagonizada por Peter Simonischek (el gran Toni Erdmann) y Jiří Menzel. Una road movie que une al hijo de un oficial de las SS., un vividor en toda regla, y un judío que busca homenajear a su familia, víctimas de la II Guerra Mundial. El filme se presentó en la pasada edición de la Berlinale y tiene distribución española, a cargo de Surtsey Films. (Tráiler)

    Hungría | 10 nominaciones; 2 Oscars: Atardecer (Napszállta), de László Nemes.

    Las grandes expectativas depositadas con las que partía el segundo trabajo de Nemes, junto a la filtración de su ausencia en la sección oficial del Festival de Cannes –donde se estrenó la sensacional El hijo de Saúl, ópera prima del cineasta magiar— debido a temas artísticos, moldearon los prolegómenos de la premiere de un filme que finalmente tuvo lugar en la competición de la Mostra de Venecia. Su paso por la capital del Véneto, donde fue premiado con el FIPRESCI, fue irregular, alternando buenos comentarios con duras críticas al estilo en la puesta en cuadro de Nemes y, ante todo, a la turbia narración, semejante a un laberinto físico y cronológico. Sus más de dos horas y media de duración nos sitúan junto a Írisz Leiter (fantástica Juli Jakab, que ya aparecía brevemente en su mentada primera cinta), una joven que, en su madurez, vuelve a Budapest, tras una larga estancia en un orfanato, con el anhelo de trabajar en una sombrerería anteriormente regida por sus padres biológicos. Allí, en el epicentro de la capital húngara, conocerá que tiene un hermano ligado a un movimiento que será percutor del comienzo del primer cambio político-social del viejo continente: la caída del Imperio Austro-Húngaro y, con ello, la I Guerra Mundial. Nemes nos invita a un viaje complejo y apasionante al background de un conflicto mostrado con un aura de misterio embriagador. Una nueva demostración del talento del pupilo de Béla Tarr que, sin embargo, parece lo tendrá muy complicado a la hora de repetir Óscar debido a su densidad. Pese a ello, no hay que descartarla. 54ª participación. Tráiler.

    Israel | 10 nominaciones: El repostero de Berlín (The Cakemaker), de Ofir Raul Grazier.

    «La maravillosa partitura de piano de la banda sonora de Dominique Charpentier y unos actores absolutamente entregados a la causa son suficientes para poner el nudo en la garganta del espectador en los pasajes más románticos de una propuesta diferente, argumentalmente arriesgada y, al final, triunfadora en sus aspiraciones», comentaba nuestro compañero José Martín tras su estreno en España. Estamos ante un caso similar, aunque con menor impacto, al de El viaje de Nisha. Crowdpleaser de autor que, aparte de un más que interesante recorrido por el circuito, ha encontrado en este el aplauso por parte del público. El repostero de Berlín inició su carrera hace un año y medio en la competición del Festival de Karlovy Vary, y, a partir de ahí, ha entusiasmado a la platea con esta doble historia de amor que aúna la heterosexualidad y la homosexualidad y Alemania e Israel. No sería descabellado, por tanto, que la 51ª participación de la nación hebrea deparara una undécima candidatura al Óscar –es el país con más nominaciones que nunca ha obtenido la estatuilla. Su última nominación está fechada en 2011, con Footnote, de Joseph Cedar. El repostero de Berlín fue distribuida en España por Karma Films. Crítica | Tráiler.

    Islandia | 1 nominación: La mujer de la montaña (Kona fer í stríð), de Benedikt Erlingsson.

    Islandia solo ha sido nominada en una ocasión, y fue en 1991 con Los hijos de la naturaleza (Börn náttúrunnar). Pudo haber repetido con Rams (Hrútar) en 2015, o incluso con De caballos y hombres (Hross í oss) en 2013, el anterior título de Erlingsson, ambas acompañadas de una excelsa trayectoria en eventos europeos, pero al final se quedó fuera. Este año tiene alguna opción con esta cinta presentada en la Semana de la Crítica en Cannes, recibida con una respuesta bastante positiva, aunque no compartida por quien esto escribe, y tratándose de una “obra menor”, según nuestro compañero Emilio Luna. En cualquier caso, cuenta una curiosa historia sobre una mujer que se rebela contra su entorno que puede tener bastante calado en el actual clima sociocultural. El filme nos habla de «Halla, una profesora de yoga de mediana edad que sabotea en su tiempo libre al Estado tumbando instalaciones eléctricas. A medida que se estrecha el cerco sobre ella, recibe la noticia de la reactivación de su solicitud de adopción que parecía ya olvidada, algo que le hará replantearse su segunda vida. Como no podría ser de otra manera, no podrá luchar contra su naturaleza beligerante y seguirá adelante con un complot que hará temblar los cimientos de su nuevo futuro». En España la distribuirá Avalon pero no la estrenará hasta 2019. 39ª participación del país nórdico. Crítica | Tráiler.

    Paraguay | 0 nominaciones: Las herederas, de Marcelo Martinessi.

    Una de las mejores películas de la pasada edición de la Berlinale fue el debut en la ficción de Marcelo Martinessi, un cineasta que ha pasado previamente por el mundo del cortometraje y del documental y se estrenó a lo grande en la competición de un festival de Categoría A, donde obtuvo el Premio Especial del Jurado y el premio a mejor actriz para una soberbia Ana Brun. Las herederas es la historia de dos mujeres de alta alcurnia gracias a una herencia patrimonial que les ha permitido vivir entre la élite pero cuyas vidas dan un giro radical a los 60 años y deben de reciclarse y, de paso, apretarse el cinturón. Un excelente trabajo –que estrenará en España BTeam Pictures— que ha puesto sobre el mapa a Paraguay, una nación con una industria cuasi inexistente, como demuestran sus escasas tres participaciones en los premios de la Academia. La cinta de Martinessi queda englobada en este subgrupo de outsiders pero no hay que obviar sus opciones ya que la crítica acreditada en el certamen teutón se deshizo en elogios. ¿Tiene potencial suficiente para hacer historia y superar la primera criba? No la descarten. Tráiler.

    Suecia | 16 nominaciones; 3 Oscars: Border (Gräns), de Ali Abbasi.

    Comentaba Karel Och, delegado general del Festival de Karlovy Vary, que la tercera película del cineasta sueco, de orígenes persas, Ali Abbasi, era una de las propuestas más refrescantes del año. Una opinión que se une a las vertidas en su presentación en el Festival de Cannes, donde competió en la segunda categoría de este: Un Certain Regard, consiguiendo, además, el máximo galardón. El filme, que será distribuido en España por Karma Films, es una insólita historia de amor entre dos miembros de una especie de alta significancia en la mitología nórdica. Entre el romance y el thriller policial se mueve este relato de fantasía del que nos habló en estos términos nuestro compañero Víctor Blanes Picó desde la riviera francesa: «Una vez entregada a la historia de amor y al dilema moral entre lo humano y lo instintivo, a la película lo único que le queda es apostar por una imagen potente y que impresione, ese instante que se quede en la retina por insólito, y, si bien la producción se ve lastrada por un maquillaje un tanto tosco, la verdad es que consigue sorprender por cierta relectura sexual sobre el mito de los trols». Con sus virtudes y defectos estamos ante unas posibles sorpresas en la categoría, que le podría dar a Suecia su tercera nominación consecutiva tras A man called Ove y The Square. 57ª participación del país nórdico. Crítica | Tráiler.

    Turquía | 0 nominaciones: The Wild Pear Tree, de Nuri Bilge Ceylan.

    Por quinta vez, Nuri Bilge Ceylan representará a su país tras Winter Sleep (2014), Érase una vez en Anatolia (2011), Tres monos (2009) y Uzak (2002). La extrema duración de su último trabajo, que se exhibió en la competición de la pasada edición del Festival de Cannes, puede ser una rémora de cara a la aceptación de los académicos. No, sin embargo, su calidad, escenificada en los portentosos diálogos que dan cuerpo a una historia sobre las relaciones paterno-filiales que cercano su final adquiere cotas de maestría. Nuestro compañero Alberto Saéz así nos hablaba de ella tras su paso por la riviera gala: «Todos somos conscientes de que Aquiles fue derrotado en la guerra de Troya, sin embargo, siempre será recordado como el gran vencedor gracias a su comparación con el mito menor: Héctor. Así, el binarismo, o la oposición estructural, funcionan como la principal estrategia introspectiva de la cultura de nuestros días. Si para Lévi-Strauss la trama carecía de interés, Ceylan aportará una modificación sublime a esta esta oposición binaria, entre Sinan e Idris, que viene de la búsqueda de la presentación lógica y causal de los hechos diacrónicos». Será la 25ª participación de Turquía. Tan solo una vez, con la mentada Tres monos, superó la primera criba. Golem la distribuirá en España. Crítica | Tráiler.

    Uruguay | 1 nominación rescindida: La noche de 12 años, de Álvaro Brechner.

    Es única la historia de Uruguay en esta categoría, pues solo ha sido nominada una vez, en 1992, pero para ser descalificada una semana más tarde. Ocurrió con Un lugar en el mundo, alabado filme de Adolfo Aristarai, que debía haber competido claramente por Argentina hasta que su comité lo dejó fuera. Dado el éxito del título, el director, apoyándose en la nacionalidad de su esposa, encargada del guion y el vestuario, consiguió que fuera entonces elegido por Uruguay. La Academia lo acató pero luego se le llamó la atención sobre la irregularidad, dando lugar a uno de los pocos casos de los Oscar de posterior descalificación de una nominada. Lo cierto es que con este antecedente se le debe cierta compensación a Uruguay, que podría llegar con La noche de 12 años, donde Antonio de la Torre encarna a un joven y encarcelado José Mujica. Es pues una coproducción española en gran parte rodada aquí, donde se estrenará el 23 de noviembre, gracias a Syldavia Cinema, tras su paso por Venecia y San Sebastián. Tráiler.

    SIN APARENTES OPCIONES

    Afganistán | 0 nominaciones: Rona, Azim’s Mother, de Jamshid y Navid Mahmudi.

    El historial afgano en los Oscars es consecuente con la relación histórica entre la nación asiática y Estados Unidos. Las doce participaciones previas se han saldado con diez eliminaciones en el primer corte y dos descalificaciones por no respetar el reglamento de la categoría. La décimo tercera, una historia sobre un hijo que se enfrenta a una decisión de vida o muerte que involucra a su madre gravemente enferma, no parece que posea la suficiente enjundia como para llamar la atención de los académicos. Rona, Azim’s mother, presentada a principios de octubre en el Festival de Busan, es un drama sobre los problemas ideológicos y burocráticos a los que se enfrenta la sociedad árabe en el siglo XXI. El filme está firmado por los hermanos Mahmoudi, que ya representaron a su país por separado con A Few Cubics Meter of Love (Jamshid) en 2014 y Parting (Navid) en 2016. 13ª participación. Tráiler.

    Austria | 4 nominaciones; 2 Oscars: The Waldheim Waltz, de Ruth Beckermann.

    Austria, ganadora en dos ocasiones del Óscar foráneo –con Los falsificadores (2007) y Amour (2012)—, apuesta por el documental para obtener la que sería su quinta nominación. A diferencia de otras naciones que apuestan por este formato, estamos ante un filme con mayores pretensiones. The Waldheim Waltz «profundiza en el proceso de descubrimiento del oscuro pasado nazi de Kurt Waldheim, ex Secretario General de la ONU que estuvo en su juventud, durante la II Guerra Mundial, relacionado con el partido nacional socialista austríaco». Una obra que ganó el premio al mejor documental de la pasada edición de la Berlinale y se proyectará en el inminente Festival de Nueva York. Dirige Ruth Beckermann, en su primera vez portando el estandarte austríaco. Será la 42ª participación del país centroeuropeo. Tráiler.

    Argelia | 5 nominaciones; 1 Óscar: Under the end of the time, de Yasmine Chouikh.

    49 años hace que el país norteafricano consiguió su único Óscar, con Z, de Costa Gavras, en la que fue su primera participación. Desde entonces, cuatro nominaciones más (la última en 2010 con Hors-la-loide Rachid Bouchareb) pero un irregular recorrido participatorio en los premios de la Academia —con bastantes años de ausencia. Su vigésima participación supondrá la primera vez de Yasmine Chouikh con este drama que nos traslada «al cementerio de Sidi Boulekbour. Allí, Ali, la vieja sepulturera, se encuentra con Johar, de 60 años, quien visita la tumba de su hermana por primera vez después de perder a su marido. Johar quiere que su último lugar de descanso sea junto a su hermana, por lo que decide organizar su propio funeral y le pide a Ali que la ayude. Pero los preparativos para el viaje final salen mal cuando Ali y Johar inesperadamente comienzan a darse cuenta de que sienten algo el uno por el otro». Tráiler.

    Armenia | 0 nominaciones: Spitak, de Alexander Kott.

    Séptima participación de la nación exsoviética con esta coproducción armenio-rusa que tiene la siguiente sinopsis: «Gor viaja a Armenia desde Moscú para buscar a sus familiares tras un gran terremoto. Una vez allí, Gor vaga por las calles entre cadáveres, tragedias e historias rotas en busca de la casa familiar a la que anhela volver y reencontrarse con los suyos». Aunque parece una propuesta emocionante y bien rodada no debería tener opciones. La dirige el cineasta Aleksandr Kott, antiguo colaborador de Timur Bekmambetov. Tráiler.

    Australia | 1 nominación: Jirga, de Benjamin Gilmour.

    Un filme hablado en pastún, lengua que tiene su mayor número de emisores en Afganistán y Pakistán, representará a Australia en la próxima edición de los Oscars. El historial del país océanico en la categoría tiene como hito la nominación de 2017 de Tanna y la superación del primer corte de Sanson and Delilah en 2009. No parece esta entrega la más propicia para los «aussie». Un debutante, Benjamin Gilmour, será el encargado de intentar la proeza con este drama de redención protagonizado por un soldado que vuelve a territorio afgano, el lugar donde combatió, para expiar su conciencia. 12ª participación. Tráiler.

    Bangladés | 0 nominaciones: No Beds of Roses (ডুব), de Mostofa Sarwar Farooki.

    Bangladés, en su 14ª participación, acudirá con un drama con toques de comedia que narra el acercamiento entre dos familias tras la muerte del patriarca de una de ellas. Esta coproducción con India se presentó en la competición del pasado Festival de Shanghái. Será la tercera vez que su director, Mostofa Sarwar Farooki, represente a su país tras Television (2013) y Third Person Singular Number (2010). Sin opciones. Tráiler.

    Bielorrusia | 0 nominaciones: Crystal Swan, de Darya Zhuk.

    Una de las mejores películas de la pasada edición de East of the West del Festival de Karlovy Vary. Una cinta que aúna elementos novedosos y muy atractivos –para empezar su planteamiento, con el deseo de una joven bielorrusa de abandonar Minsk para trasladarse a Chicago— con otros más extravagantes y morosos –el concepto de comedia. La dirige una debutante, Darya Zhuk. Será la tercera participación de Bielorrusia en los premios de la Academia. Nunca ha superado el primer corte. (Tráiler)

    Bolivia | 0 nominaciones: Muralla, de Rodrigo Patiño.

    En su tercera selección consecutiva, Bolivia apuesta por esta cinta del debutante Rodrigo Patiño que narra «la situación económica y personal que atraviesa Coco “Muralla”, un exfutbolista con serios problemas con el alcohol. Además, tiene un hijo enfermo que debe someterse a una operación. Para costear el tratamiento, se involucrará en una red de trata de niñas, pero el cargo de conciencia no le permitirá llevar a cabo sus planes». El filme está protagonizado por Fernando Arze, Cristian Mercado y Pablo Echarri. 10ª participación. Tráiler.

    Bosnia-Herzegovina | 1 nominación; 1 Óscar: Never Leave Me, de Aida Begić.

    Con el permiso de Danis Tanović, la directora Aida Begić se ha erigido como la capitana de la representación bosnia en los Oscars en la última década. Tras Snow (2008) y Children of Sarajevo (2012), el puntal hasta el momento de su filmografía, la realizadora de Sarajevo retorna a la difícil misión de entrar en la shortlist con este tríptico sobre refugiados que malviven en las calles de Sanliurfa (Turquía). Una película que ejerce de termómetro en el momento creativo de Begić, situada en una tercera línea en el circuito continental. 18ª participación. Tráiler.

    Brasil | 4 nominaciones: The Great Mystical Circus, de Carlos Diegues.

    Séptima vez para Carlos Diegues, tras Orfeu (1999), Tieta do agreste (1996), Dias Melhores Virão (1989), Um Trem para as Estrelas (1987), Bye Bye Brazil (1979) y Xica Da Silva (1976); y segunda consecutiva para el drama sobre el mundo del circo tras Bingo: O Rei das Manhãs, de Daniel Rezende. El último filme del veterano realizador cuenta la evolución del gran circo de Brasil desde su inauguración en 1910 hasta nuestros días, pasando por cinco generaciones. 48ª participación. Tráiler.

    Bulgaria | 0 nominaciones: Omnipresent, de Ilian Djevelekov.

    Bulgaria ignora a la excelente Destinos, de Stephan Komandarev, estrenada en España por Karma Films y presente en la preselección de la Academia del país eslavo, y decide que el nuevo intento de lograr la primera nominación de su historia sea con la segunda obra del primerizo Ilian Djevelekov que cuenta cómo «Emil, propietario de una agencia de publicidad, se obsesiona con espiar a su familia, amigos y empleados mediante cámaras ocultas. Esta extraña ocupación desembocará en una catástrofe, enseñándole que algunos secretos no deberían ser descubiertos». Un filme sin apenas recorrido. 29ª participación. Tráiler.

    Canadá | 7 nominaciones; 1 Óscar: Family first (Chien de garde), de Sophie Dupuis.

    «Estoy muy orgullosa porque creo que hay muchas jóvenes directoras ahí fuera con gran talento que están listas para rodar su primera película; esto ayudará a que su voz sea escuchada», dijo orgullosa Sophie Dupuis al descubrir que su primer largometraje representaría a Canadá en los Premios Óscar. Filmada con un presupuesto de 1,5 millones de dólares (incluyendo una beca de 500.000 dólares de la Cultural Enterprise Development Corporation), Family First es un drama criminal en torno a un joven envuelto en el cartel de drogas de su tío en Verdun, Montreal. Protagonizada por Jean-Simon Leduc, Theodore Pellerin, Maude Guerin, Paul Ahmarani y Claudel Laberge, esta pequeña película se impuso para sorpresa de muchos a The Fall of the American Empire, de Denys Arcand, único canadiense receptor del Óscar foráneo (por Las invasiones bárbaras, 2003). Sin apenas bagaje internacional, sus opciones se reducen al mínimo. 44ª participación. Tráiler.

    Camboya | 1 nominación: Graves without a name, de Rithy Panh.

    Aunque repite formato y algunas ideas de la nominada The missing picture, no parece que el nuevo retrato histórico de la Camboya aterrorizada por los Jemeres rojos vaya a igualar al mayor hito de la historia de la nación asiática. Panh, siempre interesante, ha demostrado con sus últimos trabajos un estancamiento que ha limitado su exhibición internacional, siendo programados en las caras C de los principales festivales del mundo. Su último filme pasó por la Mostra de Venecia (en la marginal Giornate degli autori) siendo bien acogido pero sin apenas relevancia mediática. La propuesta de Panh se centra en la búsqueda de un joven de 13 años a través de tumbas y fosas de su familia aniquilada. Puede que su opción se encuentre dentro del apartado documental. 7ª participación (tres encabezadas por Panh).

    Chile | 2 nominaciones; 1 Óscar: ...Y de pronto el amanecer, de Silvio Caiozzi.

    Tercera oportunidad para Silvio Caiozzi, tras La luna en el espejo (1990) y Coronación (2000), de luchar por el Óscar para Chile con este drama que refleja a Pancho Veloso, viejo escritor de chismes que vuelve a su pueblo natal de la Patagonia chilena 40 años después de su huida. Al intentar ganarse la vida escribiendo cuentos sobre aquella zona de fin de mundo, enfrentará su pasado y dejará atrás su cinismo. De este modo podrá crear una novela, en la que convertirá a sus amigos y a su amada en personajes, y, a sí mismo en un verdadero artista. 23ª participación. Tráiler.

    China | 2 nominaciones: Hidden Man (邪不压正), de Jiang Wen.

    La cinta del veterano Jiang Weng, una coproducción con EE.UU., finalmente representará al gigante asiático. Pese a tener opciones artísticas más relevantes como la segunda película de Bi Gan, Long Day’s Journey into Night, o el trabajo póstumo de Hu Bo, An Elephant Sitting Still, China ha preferido esta comedia de acción, tercer segmento de la trilogía Let The Bullets Fly (2010), de gran éxito de taquilla como estandarte. Un filme que narra la historia, ambientada en los años 30, de un joven espadachín que regresa a su ciudad natal para resolver un crimen. 32ª participación. Tráiler.

    Costa Rica | 0 nominaciones: Medea, de Alexandra Latishev Salazar.

    La debutante Alexandra Latishev buscará entrar en la shortlist con este drama que nos sitúa junto a «María José, una chica de veinticinco años, que juega al rugby y vive con sus padres. Sin prejuicios, explora su vida sexual con máxima libertad. Un día conoce a Javier, con quien intenta tener una relación. Pero un acontecimiento repentino genera un cambio radical en su comportamiento». Coproducción de Costa Rica y Chile que compitió en la última entrega del BAFICI, donde obtuvo buenas críticas por parte de los medios argentinos. Medea fue nominada a los premios Fénix en la categoría de mejor actriz. 7ª participación. Tráiler.

    Croacia | 0 nominaciones: The Eighth Commissioner, de Ivan Salaj.

    Comedia dirigida por Ivan Salaj que traslada a la pantalla la novela de Renato Baretić y cuenta las peripecias de un político enviado a una isla remota para coordinar un proceso electoral. Un filme que no ha pasado por festivales pero ha sido acogido calurosamente por el público local. Será la 27ª participación de Croacia. Tráiler.

    Ecuador | 0 nominaciones: A son of man, de Jamaica Noproblem y Pablo Agüero.

    La insólita asociación entre el colectivo Jamaica Noproblem y el cineasta argentino Pablo Agüero supondrá la séptima participación de Ecuador en los Oscars, una nación que nunca ha superado el primer corte. A son of man es una propuesta de aventuras y antropología filmada con drones que narra sobre una dinastía de exploradores que fueron enviados al territorio Inca por la corona española después del descubrimiento del Nuevo Mundo.

    Eslovenia | 0 nominaciones: Ivan, de Janesz Burger.

    Tercera vez para Janesz Burger, tras Silent Sonata (2011) y The Ruins (2005). Con su nuevo trabajo, que narra la lucha de una madre soltera por superar su pasado y centrarse en el movedizo presente, parece que proseguirá con el destino de las anteriores: no superar el primer corte de diciembre. La trayectoria de la película ha sido exclusivamente local, con premios en diferentes festivales eslovenos. 22ª participación. Tráiler.

    España | 19 nominaciones; 4 Oscars: Campeones, de Javier Fesser.

    Elección controvertida. Por un lado, estamos ante el éxito recaudatorio del año en España; por otro, ante un crowdpleaser bastante trillado para las miradas estadounidenses: la historia de un equipo de baloncesto conformado por jugadores con discapacidad intelectual comandado por un entrenador en plena crisis personal y laboral. Campeones, dirigida por Javier Fesser, se impuso en la selección a Handia, una de las triunfadoras de los premios Goya, y a Todos lo saben, el inminente éxito dirigido por Asghar Farhadi, ganador de dos estatuillas del apartado. Aunque la gran película para esta edición era la bergmaniana La enfermedad del domingo, de Ramón Salazar, que fue ignorada por los académicos españoles. Con ello, y en un principio, pocas opciones para el cine español este año. Que desde el 2004 no es nominado (Mar adentro) y desde 2010 no supera el primer corte (También la lluvia). 61ª participación. Primera vez para Fesser. Tráiler.

    Estonia | 1 nominación: Take or Leave it (Võta või jäta), de Liina Trishkina.

    La única nominación en la historia de Estonia, en 16 participaciones, llegó de la mano de un director foráneo, concretamente georgiano. Hablamos de Zaza Urushazde y Mandarinas, una de las revelaciones de la cartelera hace tres años gracias, entre otras cosas, a la mención de los académicos. Urushadze este año presentaba nueva película, Confessions, pero buscará figurar en este listado representando a su país, tal como hiciera su hija el año pasado con Scary Mother. Estonia este año intentará pasar el primer corte con la ópera prima de Liina Triškina-Vanhatalo, que narra el reencuentro de una pareja rota que tendrá que decidir sobre el futuro de su hijo tras el cambio de la situación laboral de la madre. (Tráiler).

    Filipinas | 0 nominaciones: Signal Rock, de Chito Roño.

    En el cuadro histórico de Filipinas figuran directores de prestigio como Lav Diaz, Brillante Mendoza o Lino Brocka, cineastas que, pese a su extensa filmografía, solo han representado una vez a su país en su carrera. El guionista y realizador Chito Roño, en la que será la 14ª participación de la nación isleña, superará a los tres en esta edición con la selección de Signal Rock, ficción que sigue a «Intoy, un joven que vive con su familia en Biri, Samar; y a su hermana Vicky, que ahora vive en Finlandia por trabajo. Vicky se casó con un extranjero pensando que sería la solución a los problemas familiares. Ambos hermanos buscan comunicarse intentando salvar las formaciones rocosas de la isla que impiden una conversación fluida». Chito Roño ya compitió en 2003 con Dekada’70. Filipinas nunca ha superado el primer corte. Tráiler.

    Finlandia | 1 nominación: Euthanizer, de Teemu Niiki.

    Con su segunda película, Teemu Nikki, representará al país nórdico tras un más que notable recorrido por festivales menores. El largometraje, protagonizado por Matti Onnismaa, narra las ansias vengadoras de Veijo, un activista proanimalista que lucha por erradicar la eutanasia a animales en un área de Finlandia. Su vida combustionará al conocer a Petri, un neonazi con muy pocas luces, y Lotta, una enfermera con la que comparte reivindicaciones. Euthanizer ha contado con muy buenas críticas anglosajonas tras su estreno en el Festival de Toronto, sin embargo, no han sido suficiente para que llame la atención de las distribuidoras del viejo continente. Más allá de Aki Kaurismäki, el cine finés tan solo una vez ha superado la primera criba. Lo hizo El maestro de esgrima en 2015. 32ª participación.

    Georgia | 1 nominación: Namme, de Zaza Khalvashi.

    El debutante Zaza Khalvashi tiene la difícil misión de alcanzar la segunda nominación de la historia para Georgia, tras la que consiguió en 1996 con El chef enamorado (Nana Djordjadze), en la que fue la primera participación de la ex nación soviética en los premios de la Academia. Desde entonces, y pese a los evidentes signos de evolución del cine del país, tan solo una vez superó el primer corte –con la excelente Corn Island de George Ovashvili en 2014. No parece propicia esta edición ya que Namme, aun con un buen recorrido en secciones paralelas de grandes festivales, no parece tener el suficiente peso y atractivo para llamar la atención de los académicos. «La familia de Ali, ha heredado una misión, salvaguardar un manantial de aguas sanadoras y curar a los vecinos de su pueblo con ellas. Tres hijos son escépticos y sólo la hija pequeña, Namme, se mantiene como la guardiana de las tradiciones familiares», reza su sinopsis tras su programación en el Festival de Las Palmas. Será la 17ª participación de Georgia. Tráiler.

    Grecia | 5 nominaciones: Polyxeni, de Dora Masklavanou.

    «En 1955, un par de respetados habitantes de Estambul adoptaron a una niña huérfana, le ofrecieron un poderoso apellido y aseguraron su devoción. Con doce años de edad, Polyxeni se separa de su hermano menor y se embarca en una nueva vida y un futuro que se ve brillante; ella recibe una educación, se vuelve mayor de edad y se enamora. Ella tiene un ansia de vida, al tiempo que no sospecha del tortuoso plan de aniquilación que otros están tejiendo a sus espaldas, apuntando a su gran herencia». Esta es la sinopsis, facilitada por Festival Scope, de la selección griega, una de las grandes triunfadoras de los premios del cine helénico. Es la tercera película de Dora Masklavanou, (guionista de la excelente Unfair world de Philippos Tsitos), que pasó por el Festival de Tesalónica, donde obtuvo el premio del público joven. Grecia nunca ha ganado el Óscar, aunque ha estado nominada hasta en cinco ocasiones. Salvo sorpresa, se quedará fuera de un primer corte que, cuando lo ha superado, ha alcanzado la candidatura. Será la 38ª participación de Grecia. Tráiler.

    Hong Kong | 2 nominaciones: Operation Red Sea, de Dante Lam.

    Pese a aspirar al Óscar en múltiples ocasiones, Hong Kong sólo ha logrado dos nominaciones hasta el momento, ambas gracias a directores chinos de prestigio: Zhang Yimou (La linterna roja, 1991) y Chen Kaige (Adiós a mi concubina, 1993). El mandarín vuelve a ser la lengua del filme elegido para conquistar a la Academia: Operation Red Sea, de Dante Lam, quien ya representó a su país sin éxito en 2015 con To the Fore y probablemente vuelva a quedarse con las manos vacías. Protagonizada por Zhang Yi, Huang Jingyu, Hai Qing, Du Jiang y Prince Mak (todos ellos desconocidos en Occidente), la película está basada libremente en una evacuación masiva acontecida en marzo de 2015 a raíz de la Guerra Civil yemení. Colmada de impresionantes escenas bélicas, la obra ha sido presentada como un regalo por el 90º aniversario de la fundación del Ejército Popular de Liberación. Quizá gracias a ello, ya ha recaudado 579 millones de dólares, lo que la convierte en la novena cinta más taquillera del 2018 y la segunda más taquillera de la historia de China, lo cual no debería necesariamente impresionar a la Academia, especialmente en un momento en que las relaciones entre EE.UU. y el gigante asiático no son del todo positivas. 37ª participación. Tráiler.

    India | 3 nominaciones: Village Rockstars, de Rima Das.

    «Si deseas mucho algo, lo consigues». A tan bella frase se aferra la protagonista de Village Rockstars, ópera prima de Rima Das (que la filmó a lo largo de tres años en su pueblo natal, Assam) con la que India tratará, deseándolo mucho, de conquistar el Óscar que incomprensiblemente nunca ha ganado. Aunque evoca el trabajo del realizador indio por excelencia, Satyajit Ray (quien, por cierto, jamás optó al Óscar, siendo finalmente reconocido con uno de carácter honorífico), la cinta se antoja demasiado humilde para los académicos. Aun así, pasó por los festivales de Toronto y San Sebastián, donde Juan Roures la describió de la siguiente manera: «La cineasta retrata la existencia rural con máxima sencillez, haciendo gala de una maravillosa sensibilidad sin caer en petulancia alguna. De hecho, tamaña es su naturalidad, que la cinta se antoja por momentos demasiado difusa, perdiendo la oportunidad de obtener verdadera empatía en pos de un honesto tratamiento cuasidocumental que antepone los encuadres generales a los siempre más íntimos primeros planos. La propia historia, centrada en un principio en la idea de conformar un grupo de rock infantil, se va difuminando poco a poco conforme la madre y el propio costumbrismo ganan presencia. Ahora bien, gracias a ello obtenemos valiosas panorámicas de la vida india que resultan bellísimas por partida doble: por la poesía de una dirección de fotografía que saca máximo partido de la magia de la luz y las texturas de la naturaleza y por el valor periodístico de las imágenes, capaces de hipnotizar al espectador aun cuando el guion en sí parezca esforzarse poco por conseguirlo». 51ª participación. Crítica | Tráiler.

    Kazajistán | 1 nominación: Ayka, de Sergey Dvortsevoy.

    Toda una integrante de la sección oficial del Festival de Cannes, donde obtuvo el premio a la mejor interpretación femenina, buscará conseguir la segunda candidatura de la historia para la nación euroasiática. El filme narra la ida y vuelta de una inmigrante kirguís en los suburbios de Moscú tras abandonar a su hijo en un hospital de la capital presionada por las mafias que gestionan su visado. La cámara de Sergey Dvortsevoy jamás abandona a su protagonista, encarnada por Samal Yeslyamova, en un retrato asfixiante de la maternidad en el contexto de la Europa actual. «Dvortsevoy apuesta por la claustrofobia. Esa insistencia en estar tan cerca de ella acaba abocando a la película al hermetismo y la repetición visual. A cada lugar que va, en cada negativa de trabajo, el rostro de Ayka se retuerce de dolor, sangra, el pecho le quema porque no amamanta a su hijo. En este viacrucis de la inmigración la inmersión en el drama se produce casi por agotamiento», comentó Víctor Blanes tras su proyección en la sala Bazin. Dvortsevoy ya lo intentó en 2008 con Tulpan. Pese al prestigio de su lugar de presentación sus posibilidades son casi nulas. 13ª participación. Crítica.

    Indonesia | 0 nominaciones: Marlina, the Murderer in Four Acts, de Mouly Surya.

    La segunda película de Mouly Surya llegó a España gracias al Festival de Sitges, que la programó en la sección Focus Asia, donde obtuvo una mención especial a su actriz protagonista. El filme nos sitúa en «una colina desértica de una isla indonesia. Allí, en una superficie sin abrigo, Marlina, una joven viuda, es atacada, violada y robada. Al defenderse, mata a varios hombres. Tras la tragedia, busca justicia. Así comenzará un viaje de autodescubrimiento y redención. Desgraciadamente, el camino es largo, especialmente si el fantasma de una de sus víctimas empieza a acosarla». 20ª participación. Tráiler.

    Irak | 0 nominaciones: The journey, de Mohamed Al Daradji.

    Novena participación del país de Oriente Próximo desde que debutara en los premios de la Academia en 2005 con Requiem of Snow, hablada en kurdo, idioma que se ha alternado con el árabe en participaciones posteriores. El exiguo tamaño de su industria, en consonancia con una nación en plena reconstrucción, no ha ofrecido filmes con verdaderas opciones de hacer carrera. Mohamed Al-Daradji compite por su segunda vez, primero lo hizo con Dreams en 2006, con este drama sobre el terrorismo ambientado en la capital, Bagdad, en el día de la Celebración del Sacrificio, coincidiendo también reapertura de su estación de tren. La cámara seguirá primero a Sara, que entra en la estación con la intención de perpetrar un atentado suicida. Sin embargo, un inesperado encuentro con Salam, un vendedor extremadamente locuaz que trata de seducirla, frustrará sus planes». Un argumento llamativo para una propuesta que se ha estrenado en varias carteleras de diferentes continentes. Tráiler.

    Irán | 3 nominaciones; 2 Oscars: No date, no signature, de Vahid Jalilvand.

    La Academia española ignoró a la segunda película de Asghar Farhadi, doble ganador en la categoría, en suelo extranjero, Todos lo saben, una candidata con los ingredientes para llevar a cabo una carrera en la lucha por el Óscar foráneo pese a su irregularidad. La elección, precisamente, de su país natal, Irán, tampoco parece la más acertada, dejando a un lado, por motivos políticos, a Jafar Panahi y su Three faces, presentada en el Festival de Cannes, y eligiendo No date, no signature, segunda película de Vahid Jalilvand que narra «el duro hallazgo de Kaveh Nariman, un médico forense que descubre que un cadáver examinado es de alguien muy cercano». El filme se estrenó en el Festival de Fajr. 24ª participación. Tráiler.

    Kenia | 0 nominaciones: Supa Modo, de Likarion Wainaina.

    Rafiki, de Wanuri Kahiu, causó gran revuelo en Kenia por «promover el lesbianismo», siendo su estreno tan sólo permitido para cumplir con las bases de la Academia. Al final, no obstante, ha dado igual, porque la película elegida ha terminado siendo Supa Modo, de Likarion Wainaina, pequeña cinta que pasó por la Berlinale (donde recibió una mención especial del jurado de la sección “Generation Kplus”), entre numerosos certámenes internacionales, y que podría beneficiarse de la polémica para ganar visibilidad. Además, está coproducida por Alemania, uno de los países favoritos del Óscar foráneo. La cinta cuenta la historia de Jo, una niña de nueve años que desea ser superheroína o, al menos, protagonizar su propia película, ensoñación que le permite olvidar que se encuentra en la fase terminal de una grave enfermedad. Quizá Kenia haya elegido bien después de todo, pues su representante cuenta con varios puntos a favor: tratamiento universal con esencia local, espíritu feminista, temática cinematográfica y, claro está, toque lacrimógeno. 3ª participación. Tráiler.

    Kosovo | 0 nominaciones: The marriage, de Blerta Zeqiri.

    Quinta participación del país balcánico y primera vez para Blerta Zeqiri con este drama sobre un triángulo amoroso ambientado en las postrimerías de los preparativos de una boda, la de Bekim y Anita, que se verá afectada por la llegada de un amigo del pasado del primero. El filme tuvo su premiere en el Festival de Tallín. Kosovo nunca ha superado el corte. Tráiler.

    Letonia | 0 nominaciones: To be continued, de Ivars Seleckis.

    Al igual que sus vecinos lituanos, Letonia apuesta por el documental para luchar por el Óscar del apartado. Es la primera vez para Ivars Seleckis con esta cinta que no ha pasado por festivales que narra de forma curiosa y tierna la vida de siete niños. Será la décima participación del país. Nunca ha llegado a la shortlist.

    Lituania | 0 nominaciones: Wonderful Losers: A Different World, de Arūnas Matelis.

    Segunda oportunidad para Arūnas Matelis (matemático con un prestigioso recorrido en el circuito, con exposiciones en el MoMA incluidas), tras Before Flying Back to Earth (2006), de conseguir un imposible: superar la primera selección, una quimera hasta el momento para el país báltico. Este documental sobre los gregarios de los grandes líderes del ciclismo contemporáneo que ha tenido un largo recorrido por eventos del formato no parece que sea una elección de nivel para cambiar la tónica. Undécima participación de Lituania. Tráiler.

    Luxemburgo | 0 nominaciones: Gutland, de Govinda Van Maele.

    Catorce participaciones y Luxemburgo nunca ha podido pasar el primer corte. Un resultado consecuente ante la escasa industria del pequeño país centroeuropeo. A lo largo de su trayectoria ha seleccionado filmes hablados en alemán, francés, portugués, polaco, árabe y luxemburgués. No parece que este año vaya a cambiar su suerte, aunque sí que es cierto que la propuesta de Govinda Van Maele es la más potente de todas las presentadas históricamente. Gutland es un noir con un forastero que visita una tranquila región como argumento inicial que ha recibido buenas críticas en diferentes festivales, entre ellos el D'A barcelonés. Tráiler.

    Macedonia | 1 nominación: Secret Ingredient, de Gjorce Stavreski.

    La primera vez que Macedonia compitió por el Óscar extranjero, en 1994, reciente la extinción de la antigua Yugoslavia, consiguió la nominación con el filme de Milcho Manchevski Before the Rain. A partir de ahí, el país balcánico no ha superado, siquiera, la primera criba. Una quimera que intentará derribar el debutante Gjorce Stavreski, que presenta Secret Ingredient, una comedia dramática que cuenta cómo Vele, que no puede permitirse comprar los costosos medicamentos para su padre, desesperado, le roba la marihuana a unos criminales y hace un pastel con ella para su padre, con la esperanza de reducir el dolor. La salud de este mejora milagrosamente, pero Vele, de repente, tendrá que lidiar con las peticiones de sus vecinos que exigen la receta y con los criminales que quieren que les devuelvan sus drogas». 15ª participación. Tráiler.

    Malawi | 0 nominaciones: The Road to Sunrise, de Shemu Joyah.

    Debut de esta nación de África oriental con este drama protagonizado por Hope Chisanu y Tapiwa Gwaza que nos adentra en la dura realidad de la prostitución en el continente personificada en dos mujeres que buscan salir de una vorágine de excesos y humillaciones. Se estrenó el pasado año en su país sin recorrido internacional previo o posterior. Tráiler.

    Marruecos | 0 nominaciones: Burnout, de Nour-Eddine Lakhmari.

    Un cineasta habitual de la Seminci, Nour-Eddine Lakhmari, que luchó por la Espiga de Oro con Casanegra (2008) y Zero (2012), representará por segunda vez a su país con Burnout, un filme que comienza con «la mirada del joven Ayoub a el escaparate de una tienda. Tiene 13 años y trabaja como zapatero con la esperanza de ganar suficiente dinero para comprar una prótesis ósea para su madre. El director y guionista Nour Eddine Lakhmari nos da perspectivas de varias personas diferentes en la ciudad de Casablanca: un estudiante de medicina que finalmente se enfrenta a su cliente privilegiado; un conductor de un Jaguar, Jad, y su infeliz esposa Inés. A partir de ellos, nos ofrece un retrato de vidas vinculadas a diferentes entornos urbanos, y muestra cómo las condiciones sociales y económicas afectan la situación de vida de los personajes». El largometraje tuvo su presentación internacional en el Festival de Dubái. 14ª participación. Tráiler.

    Montenegro | 0 nominaciones: Iskra, de Gojko Berkuljan.

    Quinta participación para el país de los Balcanes con una película rodada en serbio que nos habla de «Petar, un detective retirado al que lo único que le queda es su hija Iskra. Sus días de pensionista se interrumpen cuando Iskra desaparece. La búsqueda para encontrar a Iskra comienza y la investigación lleva a Petar de vuelta a su pasado». Sin opciones.

    Nepal | 1 nominación: Panchayat (पंचायत), de Shivam Adhikari.

    Al igual que le ocurre a Macedonia, Nepal logró la nominación, con Caravan (Eric Valli, 1991), en su primer intento para después no volver a superar el corte en las siguientes participaciones. Para la décima, el país asiático apuesta por el drama social Panchayat, que contextualiza, a través de la mirada femenina, el sistema político nepalí homónimo que permaneció entre 1960 y 1990 y que se caracterizó por la ausencia de democracia y partidos políticos. Escrita y dirigida por Shivam Adhikari. Tráiler.

    Níger | 0 nominaciones: The Wedding Ring, de Rahmatou Keïta.

    Rahmatou Keïta será el primer director que represente a Níger en los Óscars. The Wedding Ring nos habla de «Tiyaa, una chica de descendencia aristocrática que acaba de volver a su pueblo natal en Níger tras acabar la universidad en París. Allí se enamoró de un hombre, también proveniente de una familia burguesa, y planean casarse. Pese a contar con la aprobación de la familia de la joven, el último paso no llega y Tiyaa comenzará a replantearse su vida». Una propuesta que pasó por la competición del BAFICI 2017. Tráiler.

    Nueva Zelanda | 0 nominaciones: Yellow is Forbidden, de Pietra Brettkelly.

    Con una cinta hablada y narrada en chino acudirá Nueva Zelanda en su sexta participación en los premios de la Academia. Anteriormente lo intentó con obras en samoano, maorí y dari. La documentalista Pietra Brettkelly vuelve a representar a su país –ya lo hizo en 2017 con A Flickering Truth— con este trabajo sobre Guo Pei, una diseñadora que busca hacerse un hueco en los backstages de la alta costura. El filme tuvo su premiere internacional en el pasado Festival de Tribeca. Tráiler.

    Países Bajos | 7 nominaciones; 3 Oscars: The Resistance Banker, de Joram Lürssen.

    El veterano Joram Lürssen será el encargado por primera vez en su carrera de representar a Países Bajos con este drama histórico sobre la resistencia neerlandesa en la Ámsterdam ocupada durante la II Guerra Mundial que ha funcionado muy bien en la taquilla local. En España la ha estrenado Netflix. 51ª participación. Tráiler.

    Pakistán | 0 nominaciones: Cake, de Asim Abbasi.

    Primera vez para Asim Abbasi representando a la nación asiática con esta interesante propuesta que confronta tanto a dos civilizaciones como al pasado con el presente. El filme, estrenado en Reino Unido a principios de año con buenas críticas, narra el «reencuentro entre dos hermanas con vidas muy diferentes debido a la enfermedad del patriarca de la familia Jamali». 8ª participación. Tráiler.

    Palestina | 2 nominaciones: Ghost Hunting, de Raed Andoni.

    Año de transición para Palestina tras diez participaciones anteriores que se saldaron con dos nominaciones al Óscar, ambas con filmes de Hany Abu-Assad –Paradise now (2005) y Omar (2013)—. Raed Andoni debuta en estas lides con un documental en el que el director busca la reconstrucción de un centro de investigación israelí a través de las sensaciones de un grupo de ex presos palestinos que estuvieron internados en dicho centro con los ojos vendados. El filme se estrenó en la edición 2017 de la Berlinale. En España llegó gracias a un pase de la Cineteca. Tráiler.

    Panamá | 0 nominaciones: Yo no me llamo Rubén Blades, de Abner Benaim.

    Abner Benaim, en su segunda tentativa, buscará superar el primer corte por primera vez para Panamá. Ya lo intentó en la primera participación de su país en 2014 con Invasión. Desde entonces, cinco años consecutivos buscando un milagro que no parece que se dará tampoco este año con este documental sobre la personalidad del gran Rubén Blades, uno de los compositores y músicos más importantes de Hispanoamérica. Como sucede con otras películas de idéntico formato, su apartado es otro. Tráiler.

    Perú | 1 nominación: Wiñaypacha, de Óscar Catacora.

    Primera película en la historia de los premios hablada y narrada en lengua aimara (idioma co-oficial de Perú que tiene su origen en los Andes centrales) que «cuenta la historia de una pareja de ancianos, abandonados por sus hijos, que viven anhelando una visita y mantienen sus costumbres de religiosidad y respeto por la naturaleza a 5.000 metros de altura». Una cinta que se ha erigido en acontecimiento en un país que solo ha conseguido una nominación al Óscar en 25 participaciones. Fue con La teta asustada (2009), de Claudia Llosa. Pese a lo exótico de su planteamiento, aparentemente no tiene demasiadas oportunidades de superar la primera criba. Su premiere tuvo lugar en el Festival de Lima. Tráiler.

    Portugal | 0 nominaciones: Pilgrimage (Peregrinação), de João Botelho.

    Segunda ocasión, tras Três Palmeiras (1994), que João Botelho representa a su país. Una industria que ha crecido exponencialmente en la última década pero que no ha sido suficiente para conseguir su primera nominación; ni tan siquiera ha superado el primer corte. No parece que este filme de aventuras sobre el descubridor Fernão Mendes Pinto vaya a cambiar dicha suerte. Tráiler.

    República Checa | 3 nominaciones; 1 Óscar: Winter Flies, de Olmo Omerzu.

    Olmo Omerzu, una de las grandes promesas directorales del cine checo, comienza a convertirse en una realidad. Su último trabajo, una suerte de Cuenta conmigo con pinceladas del talante local, es un meritorio coming-of-age que comienza con la extravagancia habitual de los productos amparados por la televisión nacional para después, gracias a un dinámico montaje, devenir cinta de aventuras a la vieja usanza llena de sorpresas. Un simpático entretenimiento que fue premiado en el Festival de Karlovy Vary con el premio a la mejor dirección. Pese a sus virtudes, las posibilidades de trascender en la Oscar Race son escasas. La última nominación checa sucedió en 2003, con Zelary, de Ondřej Trojan. 25ª participación. Tráiler.

    República de Yemen | 0 nominaciones: 10 days before the wedding (10 أيام قبل الزفة), de Amr Gamal.

    Yemen debutó hace dos ediciones con I Am Nojoom, Age 10 and Divorced y este 2018 aporta su segunda participación, una comedia musical dirigida por Amr Gamal que cuenta «las vicisitudes de una joven de pareja de prometidos diez días antes de la celebración de su boda. La principal: la guerra en su país». El filme no ha tenido distribución internacional. Tráiler.

    República Dominicana | 0 nominaciones: Cocote, de Nelson Carlo de los Santos Arias.

    Presentada en Signs of Life de Locarno 2017, la ópera prima de Nelson Carlo de los Santos Arias ha tenido un más que respetable recorrido internacional siendo programada en pequeños festivales de autor –entre ellos el D’A. Este trabajo narra «la historia de Alberto, un jardinero evangélico que trabaja en una casa adinerada de Santo Domingo. Cuando se entera de que su padre ha muerto, interrumpe su trabajo para asistir al entierro. Ahí sabrá que su padre ha sido asesinado por un policía. Para despedir al muerto, se verá́ obligado a participar en cultos religiosos contrarios a su voluntad y su fe». La República Dominicana nunca ha superado el primer corte. Es complicado que Cocote lo consiga, aunque estemos ante la propuesta más sólida del país de la América Insular en su 11ª participación. Tráiler.

    Rumanía | 0 nominaciones: I Do Not Care If We Go Down in History as Barbarians, de Radu Jude.

    «Es una película que dura dos horas y veinte minutos que parecen cuatro y media». Estas eran las declaraciones de su propio director, Radu Jude, en la presentación del filme en la sección oficial del Festival de Karlovy Vary, donde obtuvo el Globo de Cristal a la mejor película. Razones más que suficientes para pensar que el académico no acabará prendado de esta propuesta docuficcional que retrata uno de los episodios menos conocidos de la II Guerra Mundial que terminó con el genocidio de parte de la población de judíos besarábicos en el noreste de Rumanía bajo el mandato de Ion Antonescu. Su mensaje es muy potente, sus formas, sin embargo, están fuera de rango. Es la 34ª participación de Rumanía. Tan solo una vez superó el primer corte: con Más allá de las montañas, de Cristian Mungiu, en 2015. (Tráiler)

    Rusia | 7 nominaciones; 1 Óscar: Sobibor, de Konstantin Khabenskiy.

    Finalmente, Rusia no apuesta por Kirill Sérebrennikov, envuelto en temas judiciales que han provocado su arresto domiciliario. Por lo que no será la notable Leto la que lleve el blasón ruso en los Oscars, sino esta epopeya ambientada en la II Guerra Mundial, concretamente en el campo de exterminio que da nombre al título del filme. Se trata de la historia de Aleksandr Arónovich Pecherski, líder de la revuelta y escape más exitoso de presos judíos de un campo de concentración nazi. Está dirigida y protagonizada por el excelente Konstantin Khabenskiy (al que vimos no hace mucho en The Collector), que comparte plano con  Christopher Lambert y la polaca Michalina Olszańska. Tráiler.

    Serbia | 0 nominaciones: Offenders, de Dejan Zečević.

    La 25ª participación serbia intentará alcanzar lo que hasta la fecha ha sido una quimera: figurar en la lista final de cinco candidatas. Tan solo una vez ha superado el primer corte (con The Trap en 2007). En esta ocasión, el neófito Dejan Zečević será su representante con este thriller sobre «tres estudiantes de sociología que hacen un experimento, liderado por el maquiavélico profesor Zurovac, sobre cómo el deterioro urbano produce el caos en la sociedad. Para comprobarlo, instalan cámaras de vigilancia en una zona de bloques de apartamentos de Nuevo Belgrado, conocida por su deterioro, sus pintadas en paredes y sus grupos criminales de ladrones violentos, traficantes de droga y ultras del fútbol. Las tres cámaras y las intervenciones de los héroes en sus respectivos espacios deben producir una reacción social». El filme tuvo su premiere en el Festival de Chicago. Tráiler.

    Singapur | 0 nominaciones: Buffalo boys, de Mike Wiluan.

    El país asiático apuesta por un Western indonesio dirigido por el debutante Mike Wiluan que se estrenó en el Festival de Cine Asiático de Nueva York. Una historia de venganza protagonizada por Jamar y Suwo, dos hermanos que vuelven a la tierra de Java para matar a la persona que asesinó a su padre, antiguo sultán de la zona durante su exilio estadounidense. Es su 12ª participación; nunca ha superado el primer corte. Tráiler.

    Sudáfrica | 2 nominaciones; 1 Óscar: Sew the Winter to My Skin, de Jahmil X.T. Qubeka.

    Narrada y hablada en afrikáans, xhosa e inglés, la selección de Sudáfrica supone la primera vez para Jahmil X.T. Qubeka. Su objetivo: lograr mejorar la última participación de su país, en la que superó el primer corte con la excelente La herida. Sew the Winter to My Skin, que fue proyectado en World Contemporary Cinema del Festival de Toronto, es un biopic, a partir del punto de vista de un periodista, sobre John Kepe, un Robin Hood local que puso en jaque a las autoridades en los años 50. 15ª participación. Tráiler.

    Suiza | 5 nominaciones; 2 Oscars: Eldorado, de Markus Imhoof.

    Será la cuarta vez que Markus Imhoof represente a Suiza en los Oscars. Anteriormente lo hizo con More than Honey (2013), Der Berg (1991) y The boat is full (1981), con la que consiguió una de las cinco que ha obtenido el país helvético; traducidas en dos Oscars: Dangerous moves (1984) y Journey of hope (1990)—. Eldorado es un documental que se presentó fuera de concurso en la sección oficial de la Berlinale que refleja, de nuevo, la dura realidad migratoria de nuestros días. 46ª participación de Suiza. (Tráiler)

    Tailandia | 0 nominaciones: Malila: The Farewell Flower, de Anucha Boonyawatana.

    Premiere en la pasada edición del Festival de Busan, la tercera película de Anucha Boonyawatana relata «la historia de Shane y Pitch, otrora amantes separados por las circunstancias. Reunidos años más tarde, los dos hombres reviven su amor y lo vinculan emocionalmente al Bai Sri, un ornamento tradicional que simboliza el amor y la virtud. Cuando llega la tragedia, uno de ellos recurre al mundo espiritual para ver a su amante una última vez». Es la primera vez para Boonyawatana. En sus 24 participaciones anteriores Tailandia nunca ha conseguido pasar el primer corte pese a competir con trabajos de Apichatpong Weerasethakul, Pen-Ek Ratanaruang o Anocha Suwichakornpong. Tráiler.

    Taiwán | 3 nominaciones; 1 Óscar: The Great Buddha+, de Hsin Yao-Huan.

    Pese a ser el ganador del premio NETPAC de la edición 2017 del Festival de Toronto, no parece que el debut de Hsin-yao Huang tenga demasiadas opciones de emular a Ang Lee –conseguidor de tres nominaciones: El banquete de boda (1993), Comer, beber, amar (1994) y Tigre y Dragón (2000)–, adalid de la cinematografía taiwanesa. Esta comedia negra relata las vivencias de Pickle, un guardia de seguridad nocturno de una fábrica de esculturas y su compañero Belly Bottom, que trabaja de reciclador por la mañana. Pickle disfruta ojeando las revistas pornográficas que Belly Bottom recoge; comer y ver la televisión forma parte de sus aburridas vidas, hasta que un día se rompe la televisión y su vida cambia por completo», reza su sinopsis. Es la 44ª participación del país asiático. Tráiler.

    Túnez | 0 nominaciones: Beauty and the dogs, de Kaouther Ben Hania.

    El país norteafricano, en su quinta participación, buscará superar la primera selección con este drama que narra, en forma de políptico, con nueve planos-secuencia, el drama de Mariam, una joven que se ve envuelta en un suceso trágico que notifica a la policía; algo que iniciará un proceso de asimilación del trauma. Ben Hania debuta en los premios de la Academia con este filme que tuvo su presentación en Un Certain Regard del 70º Festival de Cannes, donde fue recibido, en general, con buenas críticas. Víctor Blanes nos habló de él en su crítica desde la Croisette: «La joven se enfrenta a un mundo masculino y masculinizado, donde la autoridad es siempre el enemigo que se niega a ayudar, que manipula y maltrata en defensa de su inexistente integridad. Aquí es donde Hania reincide demasiado en su tesis, bien por ser fiel a la realidad o bien por querer subrayar y evidenciar todavía más su denuncia, pero que acaba postrando a la narración en una especie de bucle que, en cierto modo, acaba resultando contraproducente. En definitiva, Beauty and the dogs es más interesante en su denuncia que en su excesivo compromiso formal». Crítica | Tráiler.  

    Ucrania | 0 nominaciones: Donbass, de Sergei Loznitsa.

    Pese a ser todo un veterano, con amplia experiencia en el universo de festivales, será la primera vez que Sergei Loznitsa represente a Ucrania en los premios de la Academia. Algo tiene que ver que el cineasta ucraniano alterne trabajos de ficción con una filmografía dedicada al formato documental; también la naturaleza de sus obras, la mayoría gestada a través de coproducciones con Alemania y Países Bajos, le otorgan un carácter desarraigado que pesa en la elección de los académicos de su país. Su último filme, exhibido en Un Certain Regard de Cannes, donde consiguió el premio a la mejor dirección, precisamente, es una multiproducción entre los tres países citados y Francia. Una propuesta coral sobre la realidad ucraniana, marcada por el conflicto entre locales y prorusos, de la que nos habló Víctor Blanes desde Cannes de esta manera: «Lo cierto es que la sátira y el sentido del humor puede que sean un buen catalizador de las desgracias humanas que ocurren a diario en esta zona del este de Europa, pero cuando el simple regocijo en lo absurdo se merienda la búsqueda de una capa de significado y denuncia ulterior, lo que acaba quedando es un conjunto de escenas que funcionan mejor por separado y de manera desigual». Donbass, finalista de los premios Lux, será el estandarte de la undécima participación de la nación exsoviética. Crítica | Tráiler.

    Venezuela | 0 nominaciones: La familia, de Gustavo Rondón Córdova.

    Tan solo una vez el país sudamericano ha entrado en la shortlist —con Libertador (Alberto Arvelo Mendoza) en 2014. Un escalón al que espera subirse el primer largometraje de Gustavo Rondón Córdova, que tuvo su premiere en la edición 2017 de la Semana de la Crítica del Festival de Cannes, donde obtuvo buenas críticas corroboradas tras su paso por otros certámenes como San Sebastián (Nuevos Horizontes), Chicago, Lima, Mar del Plata, Estocolmo y Copenhague. Este debut, coproducción entre Venezuela, Chile y Noruega, cuenta la distancia entre un padre, Andrés, y su hijo de doce años, Pablo, dentro de la convivencia en un modesto inmueble del extrarradio de Caracas. El primero dedica su vida a sus trabajos; el segundo, en cambio, pasa el tiempo junto a sus amigos, rodeado por un universo donde impera la violencia. Giovanni García y Reggie Reyes son los actores que dan vida a este linaje disfuncional y que encabeza la narración de un filme enclavado en el momentum de tensión que vive la nación. Será la 28ª participación de Venezuela en los premios de la Academia. Tráiler.

    Vietnam | 1 nominación: The Tailor (Cô Ba Sài Gòn), de Trần Bửu Lộc and Nguyễn Lê Phương Khanh.

    Con El secreto de la papaya verde, la excelente obra de Tran Anh Hung, Vietnam consiguió la única candidatura de su historia –y en su primera participación. Aunque Anh Hung, previo a su salto a Francia, lo intentó en el año 2000 con Vertical Ray of Sun, no ha vuelto a entrar en la terna de finalistas al Óscar foráneo. Este año luchará, al menos, por entrar en la shortlist con este retrato de la sociedad cultural (y su moda) vietnamita en los 60, representada por dos familias de modistos y tejedores. El filme fue presentado en la 22ª edición del Festival de Busan. Su tráiler no puede ser más llamativo. 14ª participación.

    NO INSCRITAS | DESCALIFICADAS

    Cuba | 1 nominación: Sergio & Serguéi, de Ernesto Daranas.

    En la edición número 67 (1994) de los premios de la Academia, Cuba consiguió la única nominación de su historia en la categoría. Fue con Fresa y chocolate, de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío. Desde entonces, ni una sola vez ha superado el primer corte. Ernesto Daranas lo intentará este año con Sergio & Serguéi, una simpática comedia que compitió en el pasado Festival de Málaga y fue estrenada por BTeam Pictures en la primavera. Es la tercera vez que Daranas se enfrenta a esta misión, tras hacerlo con Conducta (2014) y Los dioses rotos (2009). El contexto del filme, la Guerra Fría, sobreutilizado en el último lustro, es el gran valor de esta propuesta de cara a su exportación a territorio norteamericano. «Año 1991. La antigua URSS se desintegra y Cuba entra en una gran crisis económica. Sergio, radioaficionado y profesor de Marxismo, no sabe qué hacer para reorientar su vida. Por su parte, Serguéi, el último cosmonauta soviético, se encuentra casi olvidado en la averiada estación orbital Mir. Sergio y Serguéi se comunican, dando inicio a una amistad que les ayudará a enfrentar los cambios que tienen lugar en sus respectivos países», reza su sinopsis oficial. Tomás Cao, Ron Perlman y Héctor Noas son sus protagonistas. 20ª participación. Tráiler.

    Kirguistán | 0 nominaciones: Night Accident, de Temirbek Birnazarov.

    Temirbek Birnazarov se estrena como representante de una industria con cada vez más presencia en festivales de primer nivel. Night Accident, película ganadora del Festival de Tallin, narra la decisión de un hombre, que está solo y se siente humillado y menospreciado, de matar al hombre que destruyó su vida. En el camino, tiene un accidente y golpea a una chica. El anciano se la lleva a casa para curarla». 11ª participación. Tráiler.

    Publicidad

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    Panorama

    Clásicos