Introduce tu búsqueda

Clara sola
Memoria Ennio
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Brotherhood

    Brotherhood

    ENTRE EL ODIO, NACIÓ EL AMOR

    crítica de Brotherhood | Broderskab, Nicolo Donato, 2009

    sección atlas | Atlántida Film Fest.

    En las últimas décadas, varias han sido las películas que se han acercado a un tema tan espinoso como el movimiento neonazi, teniendo el ejemplo más reciente en el personaje de Javier Bardem en Alacrán enamorado (2013). Con títulos tan ilustres como American History X (1998), de Tony Kaye –por la que Edward Norton fue candidato a un Óscar–, o The Believer (2001), de Henry Bean –ganadora en Sundance, puso en el disparadero de la fama a un jovencísimo Ryan Gosling–, el cine ha mostrado la barbarie de estos grupos que continúan manteniendo, después de la Segunda Guerra Mundial, las ideas del nazismo, ejerciendo una violencia racista y homófoba. Brotherhood, producción danesa dirigida por Nicolo Donato, se acerca a esta temática desde una óptica diferente e interesante, proponiendo una historia de amor homosexual entre dos miembros de uno de estos grupos. Al igual que en la laureada Brokeback Mountain (2005) de Ang Lee, donde el romance gay entre dos vaqueros en la década de los 60 rompía todos los esquemas, aquí tenemos un nuevo ejemplo de que el amor puede emerger en medio de las circunstancias más radicales y adversas posibles. Hasta la persona más monstruosa es capaz de enamorarse, en contra de sus principios e ideales, como demostró también el Amon Leopold Goeth interpretado por Ralph Fiennes en La lista de Schindler (1993), fascinado por una prisionera judía.

    Brotherhood

    Brotherhood cuenta la historia de Lars (Thure Lindhardt), que tras abandonar su puesto de sargento en el ejército, se une a un grupo neonazi danés con aspiraciones políticas, comandado por el temible Tykke (Nicolas Bro). Cuando tiene que compartir casa con otro miembro del grupo, Jimmy (David Dencik), la antipatía mutua inicial irá dando paso a una creciente atracción física, que desembocará en un apasionado romance que va completamente en contra de la ideología que defienden, ya que se dedican a golpear a inmigrantes y homosexuales. Ni que decir tiene que este amor furtivo y prohibido les traerá consecuencias inevitablemente dramáticas. Nicolo Donato, consciente del explosivo material que tiene entre manos –esa mezcla entre cine de temática gay y el de bandas racistas de extrema derecha es considerablemente atractiva–, muestra una gran inteligencia al abordar ambos temas con mesura y tacto. No se abusa en ningún momento de las escenas violentas –que las hay, y alguna de gran crudeza, rodada cámara en mano para mayor incomodidad del espectador–, y muestra una gran delicadeza en los momentos homoeróticos entre los dos protagonistas, muy alejados de la explicitud sexual de otras propuestas similares. La historia de amor consigue resultar creíble y realista. A pesar de tratarse de dos seres con conductas totalmente reprobables, consigue el difícil objetivo de que los espectadores se solidaricen con su romance, esperando que signifique la redención por su pasado criminal. Gran parte de este mérito reside en las formidables actuaciones de sus dos protagonistas, los cada vez más en alza Thure Lindhardt –visto también en otro éxito reciente del cine queer, Keep the Lights On (2012)– y David Dencik –que fue el transexual de la ganadora del Oso de Plata en 2006, En Soap, y al que hemos podido ver recientemente como cabeza de reparto en Call Girl (2012)–. La química entre ambos es perfecta y supone el mayor acierto de una película no carente de ellos, precisamente. El carácter inteligente y tranquilo de Lars se contrapone con el comportamiento más agresivo y primario del torturado Jimmy, sin duda el personaje con más aristas de la obra. Las creaciones de Nicolas Bro como el tiránico líder de la banda y Morten Holst como Patrick, otro de los miembros del grupo, repudiado por sus excesos con las drogas, que será quien destape la caja de Pandora cuando descubra el affaire entre sus compañeros de fechorías, también son muy destacables. Ganadora del Gran Premio del Jurado en el Festival de Cine de Roma, Brotherhood supone un nuevo ejemplo de que el cine danés está dejando atrás los prejuicios sobre su supuesta frialdad, ofreciendo un intenso drama romántico tocado por la fatalidad en cada uno de sus fotogramas. Causa controversia, como muchas grandes películas, tanto por la dudosa moralidad de sus personajes principales como por los temas que aborda, pero no se le pueden negar los muchos valores cinematográficos que lo convierten en uno de los títulos más valientes y arriesgados del subgénero neonazi. ★★★★

    José Antonio Martín.
    crítico de cine.

    Dinamarca, 2009. Título original: Broderskab. Director: Nicolo Donato. Guión: Rasmus Birch, Nicolo Donato. Productora: Asta Film. Fotografía: Laust Trier-Morch. Música: Simon Brenting, Jesper Mechlenburg. Montaje: Bodil Kjaerhauge. Intérpretes: Thure Lindhardt, Nicolas Bro, David Dencik, Morten Holst.

    Brotherhood poster
    Miguel Ángel Onoda
    Introduction

    Estrenos

    Miguel Ángel

    Streaming

    Onoda

    Inéditas

    Gagarine