Introduce tu búsqueda

Campus
Joyland Asuntos familiares
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    HALLOWEEN (JOHN CARPENTER, 1978)

    Halloween 1978 Carpenter
    'La noche de Halloween', de John Carpenter en el segundo episodio de 'Sesión doble'
    MUCHO MÁS QUE LA MADRE DE TODOS LOS SLASHERS
    La noche de Halloween (Halloween, John Carpenter, Estados Unidos, 1978)

    Corría el año 1978 cuando una modesta película de terror de serie B titulada “Halloween” irrumpió en las pantallas de todo el mundo cambiando para siempre el género. Muchos la señalan como el primer slasher (película en que un asesino psicópata acaba con sus víctimas con las más variadas armas blancas, especialmente adolescentes de buen ver), olvidando que desde los tiempos de Norman Bates en “Psicosis” (1960) ya se dieron este tipo de filmes. Sin ir más lejos, en 1974, Tobe Hooper había tenido un impacto similar con “La matanza de Texas”, mucho más brutal y explícita que la de Carpenter. También de 1974 es la menos conocida “Black Christmas” de Bob Clark. Novedosa o no, “La noche de Halloween” causó sensación. Con un coste de 325.000 dólares, acabó recaudando la increíble suma de 47 millones en todo el mundo. Tuvo la friolera de siete secuelas a cuál más floja y en 2007 tuvo su remake correspondiente, dirigido por Rob Zombie. También dio lugar a una oleada de cintas (todas inferiores) de temática similar, de las que “Viernes 13” (1980) de Sean S. Cunningham, puede considerarse como la más afortunada, al menos en lo que a rentabilidad se refiere.

    La historia comienza con una secuencia tremendamente impactante e icónica dentro del género. En la noche de Halloween de 1963, el pequeño Michael Myers se enfunda una máscara y la cámara sigue, a través de sus ojos, el recorrido que realiza desde la calle hasta la habitación de su hermana, lugar donde la asesina a sangre fría con un enorme cuchillo de cocina. A continuación, es descubierto por la policía con el arma en la mano y en estado catatónico. 15 años después, Myers protagoniza una huída del sanatorio donde se encuentra recluido. Su psiquiatra, el Dr. Sam Loomis, que ya había avisado al comité médico de lo peligroso que podría llegar a ser su paciente, emprende la búsqueda del asesino. Todo apunta a que Myers ha vuelto al pueblo de Haddonfield, lugar donde empezó todo, para celebrar su Halloween particular. Sus víctimas, un grupo de niñeras encabezado por Laurie Strode.

    John Carpenter (Nueva York, 1948) ha demostrado ser uno de los directores más personales y queridos por el amante del cine fantástico. Solía escribir la mayoría de sus películas y también se encargaba de componer sus bandas sonoras (a excepción de la música de “La cosa”, para la que contrataron al gran Ennio Morricone). Antes de “Halloween”, este realizador había llamado la atención con un pequeño filme de ciencia ficción, “Dark Star” y, sobre todo, el thriller “Asalto a la comisaría del distrito 13”, un particular homenaje al “Río Bravo” de Howard Hawks. Pero el verdadero reconocimiento de la industria le llegó con la cinta que nos ocupa, a la que siguieron títulos tan remarcables como “La niebla” (1980), “1997: Rescate en Nueva York” (1981), “La cosa” (1982), “Christine” (1983), “Starman” (1984) o “Golpe en la Pequeña China” (1986). El resto de su filmografía ha sido más irregular, más cercana a la serie B.

    Tony Moran fue el actor encargado de dar vida al Michael Myers adulto tras esa fría máscara blanca, pero quienes sacaron mayor beneficio de sus papeles fueron el veterano Donald Pleasence como el Dr. Loomis y una prometedora actriz que debutaba con esta película, Jamie Lee Curtis. Pleasence era un actor reconocido en Hollywood gracias a títulos como “La Gran Evasión” (1963) o “Sólo se vive dos veces” (1967), donde ejerció de villano frente al mismísimo agente 007, pero fue su personaje en “Halloween” por el que será más recordado. Curtis tenía la interpretación en la sangre, hija de dos estrellas del Hollywood clásico como Tony Curtis y Janet Leigh, se convirtió, de la noche a la mañana, en la reina del grito. Su madre lo había sido en 1960 gracias a “Psicosis” de Hitchcock. Tras protagonizar otros títulos como “Prom Night” (1980) o “El tren del terror” (1980), claramente oportunistas y continuadores de la fórmula de “Halloween”, Jamie Lee Curtis demuestra poseer, aparte de un cuerpo de infarto, unas excelentes dotes cómicas en éxitos como “Entre pillos anda el juego” (1983), “Un pez llamado Wanda” (1988) o “Mentiras arriesgadas” (1994), rompiendo con su encasillamiento. No ha tenido una gran carrera, pero ha demostrado ser una actriz más que competente, con un BAFTA y dos Globos de Oro en su poder.

    Jamie Lee Curtis Halloween 1978
    Una jovencísima Jamie Lee Curtis en Halloween (1978)
    Como slasher, “La noche de Halloween” marca la diferencia con respecto a sus contemporáneas, en el acierto de Carpenter al priorizar la atmósfera y el suspense, por encima del gore. En este filme no vamos a tener la sobredosis de casquería de “Viernes 13”, sino un angustioso acoso del psicópata hacia sus víctimas, perfectamente acompañado por la ya mítica música compuesta por el propio realizador, que acentúa aún más la sensación de pesadilla que invade la cinta. Sobriamente interpretada (Pleasence está magnífico en un personaje que podría haber caído en la caricatura fácilmente, y Jamie Lee ofrece un trabajo que va más allá del de la chica guapa en peligro, muy creíble para tratarse de un debut), con un hábil uso de los escenarios (la mayoría de la acción transcurre en las casas vecinas donde las chicas hacen de niñera) y un elegante trabajo de dirección (algo que Carpenter parece haber olvidado en sus últimas y “menores” creaciones), “La noche de Halloween” ocupa, por méritos propios, un lugar de honor dentro de la antología del género. Su estructura dramática, el modus operandi del asesino, los traumas que le llevan a matar, todo ello ha sido plagiado hasta la saciedad en decenas de títulos, con mayor o menor fortuna. Incluso en la celebrada “Scream” (1996) de Wes Craven, que viene a ser más de lo mismo pero con unas bienvenidas dosis de autoparodia y cinefilia, se la menciona en más de una línea de guión, haciéndose alusión a un supuesto director llamado Wes Carpenter y comentarios o a Jamie Lee Curtis como reina del grito. Ciertamente, la actríz convirtió a su Laurie en algo parecido a lo que logró Sigourney Weaver con su teniente Ripley de “Alien” (1979): la perfecta heroína de terror, el reverso luminoso del psicópata de turno, Michael Myers en esta ocasión, acentuado en su primera secuela, “Sanguinario” (1981) de Rick Rosenthal. En ella, siendo una obra muy inferior (aunque estimable), aparecen algunas interesantes revelaciones que unían aún más a víctima y verdugo, un secreto del pasado que los guionistas se sacaron de la manga, convirtiendo su argumento en una pequeña mitología. El resto de las secuelas se pueden pasar por alto, directamente, al no aportar nada novedoso o interesante a la saga.

    Seguro que casi todos ya la han visto, pero en el caso de que aún no conozcan al frío y calculador Michael Myers, merece la pena que pasen una terrorífica e inolvidable noche de Halloween en el pequeño pueblo de Haddonfield. El escalofrío está asegurado.

    José Antonio Martín.

    Ficha técnica:

    Estados Unidos, 1978. Título original: “Halloween”. Director: John Carpenter. Guión: John Carpenter y Debra Hill. Productora: Compass International Pictures. Presupuesto: 325.000 dólares. Recaudación mundial: 47.000.000 dólares. Localización principal: California. Música: John Carpenter. Fotografía: Dean Cundey. Montaje: Tommy Lee Wallace y Charles Bornestein. Intérpretes: Jamie Lee Curtis, Donald Pleasence, P. J. Soles, Nancy Kyes, Charles Cyphers, Kyle Richards, Tony Moran, Brian Andrews, Nancy Stephens, John Michael Graham, Sandy Johnson.

    Halloweeen 1978 poster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Asuntos familiares

    Estrenos

    Asuntos familiares

    Streaming

    Inéditas

    Benediction
    Memoria