Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Karlovy Vary 2014 | Día 8. Críticas: 'Boyhood', 'Jauja' & 'The Word (Obietnica)'

    Presentación de Ida

    Bonus Track Vol. 1

    Crónica de la octava jornada de la 49ª edición de Karlovy Vary
    Críticas|
    Boyhood, de Richard Linklater
    Jauja, de Lisandro Alonso
    The Word, de Anna Kazejak

    Se nota que llega la hora de decir adiós. Para empezar, en la sala de prensa desde donde les escribo está semivacía. Lejos queda la espera para llegar a un hueco donde poder trabajar. La gente se apilaba en las paredas exteriores, buscando ese oro invisible llamado WiFi. El ambiente fuera, en cambio, sigue siendo increíble, y más con la vuelta del buen tiempo. Un paseo por la linde del río camino al Pupp o Lazne III, con un frappé en la mano, es un auténtico placer. El jolgorio contrasta con el trabajo de los operarios, que a un día vista del cierre oficial del festival, ya van recogiendo materiales y estructuras prescindibles. Es momento para el relax y también para algún descubrimiento. Uno de ellos ha sido el Kinosál C, la sala de cine con la que cualquiera sueña como cuarto de estar. 50 cómodas butacas y un olor a celuloide que va más allá de los sentidos. Está justo al lado de la mazmorra de la que les hablaba días antes, el ‘A’. Del cielo al infierno en un único giro. Caminando, observando, se pasan las horas antes de la despedida. También hay momento para algo de cine. Y no de cualquier película. La última proyección del día de ayer fue Boyhood. Sí, esa de la que todo el mundo habla. Una maravilla realmente inspiradora. No fue el único visionado del día. Por la mañana, Jauja, una de esos filmes de festival que dejan huella. Por la tarde, una cinta polaca de clara factoría Sundance. Para hoy, y como bonus track, Blind, La desaparición de Eleanor Rigby y Calvary que mi compañero Gonzalo Hernández reseñó en Berlín. 32 películas vistas pero la que se quedará en mi cabeza es la obra de Richard Linklater. Es nuestra infancia en 150 minutos. Con esta crónica, y a la espera del palmarés y el habitual artículo con el Top del certamen, concluyo la narración de mi paso por la 49ª edición del KVIFF. Agradecimientos a la organización por su apoyo; y a ustedes por su lectura. La próxima parada, San Sebastián. Brzy Karlovy Vary.

    Jauja

    JAUJA

    Dirigida por Lisandro Alonso
    Escrita por Lisandro Alonso
    Productora: 4L
    País: Argentina, Dinamarca
    Reparto: Viggo Mortensen, Ghita Nørby, Vilbjørk Mallin Agger
    Another View

    Tras ver Jauja, uno se sorprende de que este largometraje no entrará en la máxima competición en Cannes –obtuvo el FIPRESCI de Un Certain Regard—. Posee todas las señas de identidad del festival galo, comenzando por la brillante interpretación de Viggo Mortensen, que da cuerpo al cabeza de una familia danesa que, como otro centenares de miles de compatriotas, emigró a la Argentina más inhóspita —con una referencia inicial a la mitológica Xauxa— a finales del siglo XIX. La película de Lisandro Alonso, recorre un paraje agreste, alejado de la civilización para desnudarnos tanto a un hombre como a un país en unas circunstancias excepcionales. Una composición minimalista, de elaboradas estampas, ejecutada bajo un ritmo parsimonioso, que nos traslada a un final de difícil digestión. Es probable que Alonso intente reflejar esa esencia perdida aunque aún perenne, abordando los lodos del imperialismo de la vieja Europa. O simplemente quería experimentar con nuestras mentes. Cualquiera que sea el caso, Jauja es un filme sugerente, potente, de los que deja una señal. Un jeroglífico que busca una vía en nuestros sentidos. Un documento bastante original sobre emigración ultramarina que debe marcar un punto y aparte en la carrera de este prometedor cineasta. | ★★★ |

    Boyhood

    BOYHOOD

    Dirigida por Richard Linklater
    Escrita por Richard Linklater
    Productora: IFC Productions
    País: Estados Unidos
    Reparto: Patricia Arquette, Ethan Hawke, Ellar Coltrane, Lorelei Linklater
    Horizons

    Se puede abordar este filme desde dos vertientes: la emocional o la técnica. Si empezáramos por la segunda, estaríamos hablando de un trabajo único. Por la paciencia de su autor, por el tono aplicado, por la labor de unos actores que se convierten en pocos minutos en primos o vecinos que pasan ante nuestros ojos semana tras semana. La sensibilidad con la que Linklater describe el caminar de un niño hasta la adultez, es solo descifrable si nuestra memoria decide abrir sus puertas para permitir ese flujo de imágenes y situaciones que han tenido un equivalente en uno mismo. Y ahí entra lo emocional, la extrapolación es tal que es imposible no sentir la empatía por Mason, en cualquiera de sus momentos vitales. Pero también por su madre (Patricia Arquette) y su padre (un brillante Ethan Hawke). Boyhood es un álbum de instantáneas que debe marcar un hito en la Historia de la cinematografía. Importará poco si los Óscar o los Globos de Oro le dan la mano. El trabajo de Linklater representa todos los valores del buen cine: experimentar otra vida, en este caso, ya vivida por un yo paralelo que tiene los rasgos de Ellar Coltrane. Un filme que es inspiración pura y que certifica que el alma está bastante por encima de cualquier cimiento preciosista, tan habitual en eventos de este tipo. | ★★★ |

    The Word

    THE WORD

    Obietnica
    Dirigida por Anna Kazejak
    Escrita por Magnus von Horn, Anna Kazejak
    Productora: Opus Film
    País: Polonia, Dinamarca
    Reparto: Eliza Rycembel, Mateusz Więcławek, Magdalena Popławska, Dawid Ogrodnik
    Another View

    Y hablando de envoltorios. El que recubre a esta interesante cinta polaca es el cada vez más extendido formato Sundance. Fotografía policromática, banda sonora que calca a Thomas Newman, e intérpretes seleccionados en un casting de instagram. Es el poso que deja The Word, una creación de costuras marcadamente prediseñadas. Aún así, merece la pena echarle un vistazo. Estamos ante el clásico drama romántico, que implica a dos jóvenes –caracterizados por los aspirantes a modelos Eliza Rycembel, Mateusz Więcławek— con una relación no demasiado sana, que en su tercio final se convierte en un thriller judicial algo críptico (y tramposo) pero que consigue magnetizar a la platea. Básicamente, porque hacen falta respuestas a esa erupción de secretos y tropiezos. Se le perdonan los clichés —encabezado por esa madre con la crisis de los cuarenta, acompañada por un veinteañero con el rostro de Dawid Ogrodnik, al que pudimos ver en Ida—y su manida narrativa ya que consigue entretener, que no es poco. Una buena muestra de la excelente salud del cine polaco. Su paso por la Generation Plus 14 de Berlín y por el KVIFF deben ayudar a su estreno en el resto de Europa. No hay que descartar, por tanto, su paso por España. | ★★ |

    Emilio Luna
    enviado especial a la 49ª edición de Karlovy Vary


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]