Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    ADICTOS EN SERIE: HOUSE MD (8ª TEMPORADA)

    House Season 8 PosterLa cojera de House no tiene cura. Algo que argumentalmente era una utopía y que se ha trasladado a la serie estrella del canal Fox. El paso de los años, cómo es habitual, han hecho mella en un producto que supuso una revolución en las televisiones de medio mundo allá por 2004. Pese a las ocurrencias y el carisma de Gregory House, la serie ha ido bajando sus prestaciones, tocando fondo en la séptima y penúltima temporada. Problemas económicos y contractuales, el cansancio y posterior marcha de algunos de sus protagonistas, y, el paulatino descenso de audiencias han minado la popularidad de este procedimental que aun drama y sarcasmo. El propio Hugh Laurie (House) ha manifestado su hastío por el propio personaje ya que las dolencias de éste le estaban generando problemas de salud. Con todos estos antecedentes llega la octava temporada, que pudiera ser la última. Nada es para siempre.

    T
    ras el soso y previsible final del curso anterior, House comienza con fuerza. Si en la sexta nuestro doctor comenzaba en un hospital psiquiátrico, en la octava lo hará en una penitenciaría. Un lugar donde busca su sitio pero sólo encontrará un mundo cruel y nada compasivo. Un primer capítulo muy atractivo y entretenido que devuelve al mejor House a la pantalla. Ese tan irregular como genial que cada año deja cuatro o cinco episodios para el recuerdo. Tras su breve paso por la cárcel –transcurre un año entre los sucesos del último capítulo de la séptima temporada y su ingreso en prisión--, su vuelta a Princeton Plainsboro no será cómo él espera. Un hospital sumido en la crisis donde, con su equipo de diagnóstico disuelto, tendrá un viejo conocido cómo jefe. Más de lo mismo pero con otro tono. Suena a homenaje y también cómo sólida apuesta para conseguir el mejor colofón posible.

    Gregory House in Prison
    Así lo corroboran los primeros episodios que presentan un panorama muy versátil e interesante. Además, junto al gotear de antiguos miembros del equipo y la relación House-Wilson, se añaden nuevos nombres en forma de cameo más que atractivos: si en la primera entrega Jaleel White (Cosas de Casa) era un de sus apoyos mercantiles en el tercer episodio ronda el centro médico Wentworth Miller (Michael Scofield en Prison Break). Con sus luces y sombras, House continúa siendo un serial sugestivo y entretenido. Una apuesta segura. Ojalá tenga una despedida acorde a la calidad de esta gran serie y su estupendo protagonista. Larga vida al Rey.

    Puntuación: **** ADICTOS EN SERIE/SERIES DE TELEVISIÓN USA.
    El jardín

    10 comentarios:

    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      ResponderEliminar
    2. Quizas el problema de las series, es su duracion. Cuando alguna tiene exito, su vida se alarga de manera artificial, hasta hacerla tediosa. Sinceramente, este cinico a mi particularmente ya me aburre.

      Lo que no quita que calidad siga teniendo, pero frescura, dicil mantenerla. Saludos

      ResponderEliminar
    3. Y más con un procedimental al uso, Plared. El tema que han dejado a House y sus relaciones con Wilson y Cuddy como única trama coherente a lo largo de las temporadas y eso es demasiado tiempo y muy poca sustancia.

      Se sigue viendo bien pero debe finalizar antes de que empeore más. Por ahora los primeros episodios están bien pero se les puede hacer muy cuesta arriba la temporada. Debe tener un final grande.

      Un abrazo.

      ResponderEliminar
    4. Sigo enganchada a la serie. Será porque el cinismo nunca me aburre. Y me encanta escuchar sus diálogos. Pero reconozco que ya debería acabar. Esta manía de alargar las series hasta que acaben en fracaso no la entiendo. Por ahora esta última temporada me está gustando bastante. Pero creo que con esta serie muy objetiva no soy.
      Besotes!!!

      ResponderEliminar
    5. Por ahora Margari, a mi me está gustando, no deja de ser lo mismo pero cierto halo de despedida. Siempre es entretenida pero demuestra que no puede dar más.

      Prueba de ello es el tercer capítulo. Con un buen actor invitado y una trama interesante no logra sacar todo el jugo y los temas paralelos pues no son interés. Este radica en las vueltas completas o instantáneas del resto del equipo.

      Después de ocho años, eso sí, no pienso dejarla en la estacada jaja.

      Un besito. Muchas gracias.

      ResponderEliminar
    6. lleva 8 temporadas y sigue siendo una de las mejores series que he visto.

      ResponderEliminar
    7. No está mal, a mi me sigue gustando pero ya no me produce el nivel de adicción de antaño. Sigue siendo una buena serie pero ya sólo al alcance de los fans de siempre.

      Un saludo, gracias por pasaros.

      ResponderEliminar
    8. Creo que ya te comenté en otra entrada mi admiración hacia "House", fue la primera serie que empecé a ver semanalmente y de la que colecciono todas sus temporadas, pero lo evidente es lo evidente, la séptima temporada fue verdaderamente floja y monótona, recuerdo que sólo me gustaron realmente cuatro episodios. Pero la octava temporada ha empezado bien, he visto los tres primeros (esta es la única que sigo en español porque me gusta enterarme de los diagnósticos, y su lenguaje técnico y velocidad no ayudan en VOSE) y ya me estoy bajando el cuarto. Me gusta cómo la han enfocado por el momento y espero que el nivel no decaiga ya que esta serie se merece un final digno, y sobre todo Hugh Laurie, magnífico siempre.

      Un besito Emilio :)

      ResponderEliminar
    9. La séptima salvo un par de rigor Bea fue decepcionante. De hecho el final es flojo y previsible. Se notó que les faltó ilusión y que las ideas, tristemente, se gastan.

      Esta octava ha empezado bien, al menos, es otro tono, otras perspectiva. Yo tengo claro que seguiré a House hasta el final. Y que este sea digno es lo único que pido.

      La primera temporada es magnífica. Sólo por ello merece la pena haber continuado con este estrafalario y brillante doctor.

      Un besito guapa!Muchas gracias!

      ResponderEliminar
    10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]