Introduce tu búsqueda

  • Un hombre bueno es difícil de encontrar.
    Tres anuncios en las afueras, de Martin McDonagh.

    Una carta de amor.
    «Loving Vincent», de Dorota Kobiela.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Crítica | After the Fall, de Saar Klein

    Things People Do, de Saar Klein

    Walter White edulcorado

    crítica de After the Fall | de Saar Klein, 2014

    No es casualidad que Saar Klein coloque el nombre de Terrence Malick en la primera línea y en solitario en el apartado reservado a los agradecimientos. El montador de películas como El nuevo mundo y La delgada línea roja tiene muchos puntos en común con el director de Illinois. Sin embargo, está más cerca del Malick de las primeras películas que de la solemnidad profunda y filosófica del último Malick con El árbol de la vida y To the wonder. Klein se lanza a dirigir su primera película con las cosas muy claras a nivel formal. Desprendiéndose del excesivo artificio ceremonioso de su maestro, nos presenta una cinta mucho más digerible y cercana. La sencillez en su puesta en escena y la clara identificación del protagonista y sus medios se transmite a través de una cámara de movimientos suaves, sin estridencias ni planos extraños y que busca el encuadre sencillo para recrear una historia sencilla (y un tanto manida). Klein encuentra en el montaje el mejor aliado para dibujar el entorno cotidiano y familiar que ahoga al protagonista por el miedo a perderlo. Permite que la historia respire y esparce sus momentos malickianos por la cinta para aunar la introspección con la acción. A diferencia de lo que ocurre en To the wonder, Saar Klein parte de la acción y de una historia concreta para llegar al fondo del padre de familia protagonista y sus luchas internas. Evita partir de la abstracción pseudofilosófica que escogería Malick y realiza el viaje de fuera hacia adentro utilizando las armas que mejor conoce: la cámara, el plano y, sobre todo, el montaje. Otra cuestión más peliaguda es el argumento. Klein, con la ayuda de Joe Conway, actor y guionista con pocos títulos a sus espaldas, crea un relato en ocasiones torpe y excesivamente explícito en la transmisión de la información de la trama. Por decirlo de algún modo, al guión se le ve el plumero. El esqueleto típico en tres actos está bien construido, pero es demasiado evidente, especialmente en la presentación del personaje y, sobre todo, en cómo lo verbaliza a través del diálogo. Y eso que empieza bien, con un pequeño engaño al espectador mostrándonos una familia perfecta con un padre de familia ejemplar, pero que en realidad está ocultando que le han echado del trabajo y no sabe cómo podrá sostener a su familia. La maduración y el detalle del que hablábamos anteriormente en el montaje se echan de menos en los diálogos, realmente el talón de Aquiles de la cinta.

    Things People Do, de Saar Klein

    After the Fall se presenta como la consecuencia del sueño americano mal gestionado. La historia de un padre de familia que prefiere delinquir y esconderselo a su familia antes que renunciar al bienestar de una casa con piscina en el desierto de Nuevo México está repleta de tópicos de las familias estadounidenses de la gran pantalla: no falta el suegro adinerado, ni la mujer ama de casa y sumisa, ni los hijos rubios y adorables que ven al padre como el héroe. Klein y Conway dibujan una especie de Ave Fénix de la América familiar que es capaz de conseguir el perdón de los suyos y de la sociedad (encarnada en su amigo inspector de policia), pero incapaz de perdonarse a sí mismo. Por todo ello, la comparación con Walter White es inevitable. Aunque la situación que les empuja a su ciclo delincuente es diferente, al igual que la actividad al margen de la ley que eligen, su espiral creciente de violencia e ilegalidad es la misma: el momento en el que el personaje se da cuenta de la impunidad de sus actos y la fácil realización de los mismos le lleva a subir el tono de sus aspiraciones y a entrar en una etapa de destrucción que empieza por la estructura familiar y termina por él mismo. Sin embargo, la diferencia entre White y Scanlon, que así se apellida el protagonista de la cinta, también reside en la resolución del conflicto: mientras que en la serie se lleva hasta sus últimas consecuencias, Klein prefiere dejarlo en un término medio y que el castigo resida en el fuero interior del personaje, creando así un extraño happy end . De este modo, White se convierte en un héroe y Breaking Bad en una serie de culto, y Scanlon vuelve a ser un tipo normal y corriente con sus fantasmas y After the Fall una película irregular, que no acaba de calar ni de dejar huella, pero bien trabajada a nivel formal. | ★★★ |

    Víctor Blanes Picó
    redacción Barcelona

    Things people do, Estados Unidos, 2014. Dirección: Saar Klein. Guión: Saar Klein, Joen Conway. Reparto: Wes Bentley, Vinessa Shaw, Haley Bennett, Jason Isaacs, W. Earl Brown, Missy Yager, Audrey Walters, Beth Bailey, Aaron Alexander, Crystal Miller. Fotografía: Matthias Koenigswieser. Música: Marc Streitenfeld. Presentación Oficial: Berlinale (Panorama) y SXSW 2014.

    Póster de Things People Do, de Saar Klein
    Tierra de Dios

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    • Anuario 2017. Una recopilación de lo mejor del curso cinematográfico

      «El 2017 se nos ha hecho viejo y, como cada año, toca volver la vista atrás y echar un vistazo a todo lo que nos ha regalado desde un punto de vista cinematográfico. Es el momento de las siempre controvertidas listas de lo mejor del año. Controvertidas porque nunca llueve a gusto de todos, pero también porque, al fin y al cabo, estamos hablando de consideraciones que, aunque no lo parezcan, se hacen en caliente, bajo el influjo del calor cercano de la sala de cine y las sensaciones que nos ha producido...».
    • Mindhunter: Sympathy for the devil

      «Celebérrimo es el aforismo 149 que Frederich Nietzsche formuló en el capítulo IV de su libro Más allá del bien y del mal (1886): «El que lucha con monstruos debe ir con cuidado para no resultar él mismo un monstruo. Pues si miras mucho a un abismo, el abismo acabará por mirar dentro de ti». A buen seguro, los creadores de Mindhunter tuvieron muy presente esta idea del filósofo alemán a la hora de decidirse a adaptar el libro de John E. Douglas y Mark Olshaker, Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes en serie del FBI (1995)...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».

    Festivales

    Premios

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]