Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica en Serie | Wilfred (Temporada 3)

    Wilfred (Temporada 3)

    UN DILATADO VIAJE DE AUTODESCUBRIMIENTO

    crítica de Wilfred (2011-) | temporada 3

    FX / 3ª temporada: 13 capítulos. | EEUU, 2013. Creador: David Zuckerman. Director: Randall Einhorn. Guionistas: Reed Agnew, Eli Jorné, Cody Heller, Brett Konner, David Baldy, Jason Gann, Guy Endore-Kaiser, Elizabeth Tippet, David Zuckerman, Kevin Arrieta, Jacob Young. Reparto: Elijah Wood, Jason Gann, Dorian Brown, Fiona Gubelmann, Chris Klein. Fotografía: Brad Lipson, Kurt Jones. Música: Jeff Cardoni.

    La nueva temporada de Wilfred se enfrentaba a un reto considerable de entrada. ¿Por qué? Hace unos meses, el creador David Zuckerman delegó sus funciones como showrunner al dúo Reed Agnew & Eli Jorné. El abandono de Zuckerman –que resultó no ser tan drástico, ya que firma un capítulo de esta temporada y permanece como productor ejecutivo– hacía temer lo peor ya que sus capítulos eran los mejores de las temporadas y se presupone que él tenía la respuesta al gran enigma de la serie: ¿Por qué ve Ryan a Wilfred como un humano disfrazado de perro? Sin el creador, se podía caer de lleno en la mecánica estructura que la serie ofreció durante la segunda temporada, consistente en historias autoconclusivas que sirven de simplísimas metáforas y un irritante –por eterno– juego entre los protagonistas. Aunque quedaba como acicate el buen hacer del director Randall Einhorn, responsable de cada capítulo de la temporada y que ofrece de vez en cuando algunas opciones visuales de lo más estimulantes. La buena noticia es que esta temporada es mejor que la segunda. Agnew y Jorné han sido capaces de liderar un equipo de guionistas que firman capítulos menos obvios. La diversión continúa y la incorrección campa a sus anchas por la pantalla, lo cual se agradece siempre. Las metáforas siguen presentes y cada capítulo continúa abriéndose con una cita de la que las palabras se desvanecen hasta quedar sólo el título del episodio, lo cual nos da a su vez una pista bastante clara del sentimiento o tema con el que Ryan va a lidiar cada semana. “Incertidumbre, Consuelo, Sospecha, Sinceridad, Vergüenza, Engaño, Intuición, Perspectiva, Confrontación, Distancia, Estancamiento, Heroísmo, Arrepentimientos”. Todo esto mientras navega por las turbulentas aguas de su salud mental y trata de poner sentido a su vida.

    Wilfred (Temporada 3)

    Elijah Wood sigue contando con un trabajo muy difícil en la serie, y el que además puede pasar más desapercibido. Sería sencillo acusar al actor de interpretar con el piloto automático, o limitarse simplemente a decir sus frases y no insuflarles más emoción que la que estipula el guión, pero Wood está en realidad cumpliendo la función de ser el payaso triste junto a ese torbellino de carisma que es Jason Gann, inmenso como el perro Wilfred. En su triple cometido de productor ejecutivo, guionista y sobre todo actor, Gann se hace sin dificultad con el espectador. La absoluta simbiosis personaje/intérprete, unida al gran ingenio de los guionistas a la hora de escribir reacciones perrunas a situaciones cotidianas pero dichas por un humano, hacen que sea lo mejor de la serie. El gran problema, sin embargo, persiste. El misterio apenas avanza. Son ya 39 capítulos de minúsculos pasos hacia la Verdad, pistas falsas y perpetuas escenas explicativas. La situación mínima que sostiene toda la premisa es cada vez más difícil de creer –Ryan vigila al perro de su vecina Jenna, de la que está enamorado. ¿Alguna vez tendrá el valor de decírselo?– y la evidente demora de toda la acción es cada vez más frustrante. Cuando los protagonistas están cerca de saber algo, un nuevo requiebro acontece en la trama y lleva a otra pregunta. Quizá sea una metáfora de algo más grande que la vida, pero a este cronista le parece que las pretensiones de los responsables de Wilfred no van tan lejos. Les gusta entretener ante todo. No complicar en exceso las cosas, de ahí que cada conflicto se acabe mansamente antes del minuto 19.

    A su favor hay que decir que han resuelto algunos de los grandes interrogantes de la serie: Jenna besa a Ryan y después se da cuenta de que es un error. Parece que la relación nunca funcionaría. Ryan ajusta cuentas con su padre (James Remar dando vida a otro padre icónico) de una vez mientras desentraña si es posible que Wilfred estuviera presente desde su infancia –geniales las escenas oníricas de Perspectiva (3.8), con Lance Reddick de eficaz estrella invitada–. Tras marear la perdiz durante 13 capítulos, la serie da un do de pecho donde suele darlos: en la creación de un cliffhanger de categoría. Un enigmático último plano que lanza la serie a un nuevo nivel. ★★★★

    Adrián González Viña.
    crítico de cine & series de televisión.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma