Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Bright Star

    Bright Star

    EL GRAN AMOR DE JOHN KEATS

    crítica de Bright Star | Jane Campion, 2009

    Jane Campion, irrumpió con fuerza en el panorama cinematográfico en 1993 al ser la primera mujer –la única hasta la fecha– en ganar la Palma de Oro del Festival de Cannes con El Piano (1993), un celebrado drama de época con el que cosechó un extraordinario éxito de crítica y público. Tres lustros más tarde regresó con Bright Star (2009). Una obra que guarda ciertas similitudes con la película que le hizo dar el salto. Otro drama de época. En él se dibuja la relación sentimental surgida entre el genial, a título póstumo, poeta británico John Keats (Ben Whishaw) –cuyo homónimo soneto da título al film– y su vecina Fanny Brawne (Abbie Cornish). Más que centrarse la historia de amor como tal, la directora se concentra en el carácter cohibido de la misma, algo abordado anteriormente en su filmografía. El guion relata las distintas fases de un apego que la razón llama a la obsolescencia, porque a Fanny le sobran pretendientes y Keats no es un buen partido: acaba de desertar de sus estudios farmacéuticos para dedicarse a las letras, lo que hace inviable mantener una esposa de su condición. Por ello, la madre de Fanny y su entorno, así como el del escritor se oponen a la consumación de la dependencia emocional. De todas formas, y a pesar de los pesares, la relación se consolida en un afianzamiento obsesivo que deja en un segundo plano la prole de postulantes de una y la carencia de recursos del otro.

    Bright Star

    La directora neozelandesa se atreve a abordar el mito del poeta romántico, pero no desde la óptica biográfica. De ahí que la protagonista principal sea ella. Lo que hace Campion es un reflejo simbiótico entre la obra de Keats y sus palpitaciones amorosas. Y al igual que la lírica del poeta londinense, es una cinta que se afana en conferirle una prioridad vital a los sentimientos. Y es ahí, al igual que muchas otras películas del mismo palo, donde fracasa. Todo termina, por desgracia, atufando a ese forzado, y poco natural, cine inglés de época, plagado de diálogos presumidos y pedantes. Con un ejercicio de estilo algo barroco, una dirección artística preciosista, cuasi perfecta, y una fotografía loable Bright Star se encomienda a la pasión entre dos amantes abocados al fracaso. Esta obsesiva devoción por el ímpeto amoroso, termina por naufragar en un sentimentalismo a veces turbador. Un patetismo exhibicionista que privilegia el protagonismo de la mujer en detrimento del vate. Algo imperdonable, a mi juicio, habida cuenta de la insignificancia de ciertas lides al lado de las estimulantes observaciones sobre la cosmos literario y el día a día del poeta. No me interesan tanto sus cariños y afectos, como el sujeto en sí. No me deja tanto poso su accidentado romance, como esas pinceladas acerca de su maldición familiar –la tuberculosis terminó de forma prematura con su vida y con la de buena parte de su familia–, su carencia de ingresos, su proceso creativo, su actitud ante el fracaso de su obra, sus propensiones melancólicas, sus amistades y sus libros. Si bien es cierto que su vida sentimental estuvo fuertemente ligada a su obra, no lo es menos que su figura histórica es reseñable no sólo por ésta.

    Bright Star

    Dejando de lado las sombras y centrándonos en las luces, resulta elogiable la ausencia de ambiciones líricas. No hay las habituales pretenciosidades métricas que enfurecen al espectador escéptico de la grandilocuencia que acompañan a las películas que representan la vida de literatos. Hay, también, detalles específicos que embellecen ciertas contextualizaciones de las etapas de bonanza y otorgan dramatismo a los escalofríos fatalistas que parecen anunciar el crepúsculo afectivo. En ese sentido la cinta se desenvuelve con brillantez, hace constante hincapié en esa fugacidad de lo mundano, de lo corporal que tan bien se representaba en la obra de Keats. En esa línea de virtudes se encuentra una banda sonora bastante coqueta, casi imperceptible que se eleva y crea unos preciosos paisajes sonoros en consonancia con la lograda ambientación. Prueba de buen gusto, sin duda, como el hecho de ahorrarnos el exhibicionismo morboso de la tuberculosis padecida por el artista romántico. Destacables también las ajustadas actuaciones de los actores principales, especialmente de Ben Whishaw, cuya interpretación está cargada de una dignidad solemne de la que, paradójicamente, adolece la segunda parte del metraje. A decir verdad, la primera hora de película deja unas impresiones que se marchitan por el aire falsamente sublime que inunda la cinta a partir del primer intercambio epistolar. Precisamente es en ese momento cuando la historia empieza a incurrir en la intrascendencia y el tedio. Hasta entonces, uno puede juzgar con benevolencia, incluso positivamente, una relato marcada por la mesura, la contención y la riqueza de matices. Un enfoque, que sin duda se convierte en el mayor lastre de lo que se nos cuenta. Cierto es, que hay otras carencias, alguna vergonzante, como la estúpida rivalidad entre Charles Brown – benefactor y amigo de Keats– y Fanny; pero por encima de todas ellas prima el cambio de registro. En resumidas cuentas, y sin afán reduccionista: un filme entretenido por momentos, correcto hasta el hastío. Sin estrella ni brillo. Sin el resplandor ni la posteridad que alcanzaron los versos del poeta londinense. Con un introito y un final dignos. Plagada de detalles para la galería. Molesta el hecho de que como película, la suma no es superior a cada una de sus partes. Un intento estimable al que las musas de Keats dieron la espalda. ★★★★★

    Andrés Tallón Castro.
    crítico de cine.

    Reino Unido, 2009, Bright Star. Director: Jane Campion. Guion: Jane Campion. Productora: Coproducción GB-USA-Australia-Francia; Pathé / Screen Australia / BBC Films / UK Film Council. Fotografía: Greig Fraser. Música: Marc Bradshaw. Reparto: Abbie Cornish, Ben Whishaw, Paul Schneider, Thomas Brodie-Sangster, Kerry Fox,Edie Martin, Claudie Blakley, Gerard Monaco, Antonia Campbell-Hughes, Samuel Roukin. Presentación oficial: Cannes 2009 (Sección Oficial).








    Bright Star poster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma