Introduce tu búsqueda

  • [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Papusza

    Papusza

    BIOGRAFÍA DE UNA MUJER ÚNICA

    crítica de Papusza | Joanna Kos-Krauze & Krzysztof Krauze, 2013.

    48º Festival de Karlovy Vary

    Cuando vi Papusza en el recién clausurado festival de Karlovy Vary, me pareció la mejor de las contendientes por el Globo de Cristal, aunque finalmente se llevase sólo una mención especial del jurado. Quizás pesase el hecho de que Krzysztof Krauze, director de la película junto a su mujer Joanna Kos-Krauze, hubiese ya ganado en este certamen; o quizás resultase finalmente más perjudicial que beneficioso el que la cinta compartiese nacionalidad con la presidenta del jurado, Agnieszka Holland. O puede que simplemente no gustase tanto al jurado como a la mayoría del público que aplaudió su proyección en la sede principal. Yo en cualquier caso estuve entre aquella mayoría, pues sabía que había presenciado un trabajo maduro y memorable, aunque discutiendo más tarde con algunos periodistas, los mismos criticaban de partida la desafortunada contradicción que suponía el retratar el mundo de los gitanos en blanco y negro, quitando el color que caracteriza su forma de ser. Es cierto que, a primera vista, ello parece una maniobra poco justificada y contraproducente, pero en tanto que ese mundo gitano y ese blanco y negro son elementos básicos de una película que, como ya he adelantado, me parece muy madurada, está claro que detrás de esa combinación la pareja de cineastas persigue un efecto determinado. La cuestión es analizar por tanto si tal efecto tiene fundamento y si resulta exitoso.

    Para ello hay que recordar que el filme cuenta con el protagonismo de una gitana, apodada Papusza, repentinamente famosa gracias a la publicación de varios de sus poemas, pero consecuentemente marginada y maldecida por destacar de esta forma y llamar la atención sobre una comunidad a la que le gusta vivir en secreto. No se está por tanto narrando la vida de cualquiera de sus miembros, sino de alguien precisamente que se salió de la norma en esa sociedad. La perspectiva es pues distinta y hay razones para alterar igualmente su visualización. La historia transcurre además en un contexto bélico y de opresión policial en el que priman las penurias y la austeridad, algo que una fotografía descolorida refuerza, al margen de su correspondencia con la época que se retrata (entre los años 20 y los años 60 aproximadamente). En este sentido, presenciamos las vivencias de esta gitana desde su infancia hasta su vejez, pasando por la educación, el amor, el matrimonio, la ilusión y el aislamiento, etapas que componen un ajustado puzle cuyas piezas van uniéndose progresivamente. En efecto, la narración está estructurada en flashbacks que no se suceden de forma cronológica, sino acorde con la fase emocional y dramática concreta en la que se encuentra el guion, cuya evolución es por lo demás bastante académica. Por ejemplo, la historia empieza y termina con el tema de la maldición, que desde su nacimiento acosa a Papusza y que se materializa cuando sufre las represalias de su éxito literario, por lo que es natural que se nos muestren estas escenas respectivamente al principio y prácticamente al final. Otro ejemplo quizás más revelador es el del matrimonio de Papusza a una edad muy joven, momento que sin embargo solo presenciamos tardíamente, después de haberla visto ya crecida, cuando la sufrida relación con su marido se ha desarrollado y ha fracasado un intento amoroso aparte: entonces el triste, casi forzado matrimonio cobra mayor relevancia.

    Papusza

    Es pues interesante ver cómo esta mujer destaca entre sus compañeros nómadas en base a puntos clave como el alfabetismo, las relaciones de pareja o la infertilidad: al tiempo que asistimos al viaje y a la supervivencia de aquellos, tenemos siempre en mente que la historia se fija sobre todo en alguien que en muchas cosas no pertenece a tal grupo, aunque éste inicialmente la acepte. Por todo ello cabe defender un trabajo fotográfico que, además, probablemente sea lo más destacable de la película. Junto a su medida planificación y su experta composición, se trata de un esfuerzo admirable y digno de estudio. Por poner un ejemplo de la sabiduría técnica que recorre la cinta, hay una escena donde los personajes recorren el campo con sus caballos y carruajes, que se nos muestra en dos planos: uno en gran general y picado, dándonos una visión completa de la acción y del ambiente donde se desarrolla, ambos aparentemente limpios y apacibles; y otro a ras de suelo en detalle, donde vemos que en realidad el camino es arduo y embarrado y que a los vehículos y a las personas les cuesta atravesarlo. Con apenas dos planos se nos ofrece esa contraposición tan clara como significativa, mostrándonos las dos caras de la vida de dichos personajes: libre y naturalizada pero llena de dificultades. Este ejemplo lo pueden ver además ustedes en el inicio del tráiler recién publicado de la película. En cualquier caso, la misma me ha recordado en estos y otros aspectos, incluidos su ritmo o su ausencia de música extradiégetica (solo hay cinco intervalos musicales con la gente tocando sus instrumentos en pantalla), a La cinta blanca (Michael Haneke, 2009), comparación algo desnivelada que por un lado realza las virtudes de Papusza aunque por otro precisa, pese a todo lo dicho, que estéticamente no aporta demasiadas cosas novedosas. Pero tampoco tiene fisuras al respecto, por lo que en definitiva estamos ante un retrato pictórico estudiado y absorbente que logrará satisfacer a todo paciente aficionado al cine. | ★★★|

    Ignacio Navarro.
    enviado especial a la República Checa | director & crítico cinematográfico.

    Ficha técnica
    Polonia, 2013. Directores: Joanna Kos-Krauze & Krzysztof Krauze. Guion: Joanna Kos-Krauze & Krzysztof Krauze. Productora: Argomedia. Presentación: Festival de Karlovy Vary 2013. Fotografía: Krzysztof Ptak & Wojciech Staron. Música: Jan Kanty Pawluskiewicz. Montaje: Krzysztof Szpetmanski. Intérpretes: Jowita Budnik, Antoni Pawlicki, Zbigniew Walerys.

    Papusza poster
    Casanova, su último amor

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    Festivales