Introduce tu búsqueda

La patria perdida
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    Crítica en Serie | Arrested Development (Temporada 4)

    Arrested Development - Season 4

    UNA BRILLANTE ADAPTACIÓN A LAS CIRCUNSTANCIAS

    crítica de Arrested Development (2003-) | Temporada 4

    Netflix / 4º temporada: 15 capítulos. | EEUU, 2013. Creador: Mitchell Hurwitz. Directores: Mitchell Hurwitz & Troy Miller. Guionistas: Mitchell Hurwitz, Jim Vallely, Richard Rosenstock, Caroline Williams, Dean Lorey, Jim Brandon, Brian Singleton. Reparto: Jason Bateman, Michael Cera, Portia de Rossi, Will Arnett, Jeffrey Tambor, Jessica Walter, Alia Shawkat, Tony Hale, David Cross, Liza Minnelli, Henry Winkler, Maria Bamford, Ron Howard, Chris Diamantopoulos, Isla Fisher, Terry Crews. Fotografía: Peter Lyons Collister. Música: David Schwartz.

    La medida del ingenio en muchas ocasiones puede ser la de improvisar una sólida respuesta a unas circunstancias inesperadas. Como ya se ha dicho, cuando Mitchell Hurwitz obtuvo la luz verde para rodar la cuarta temporada de su comedia de culto Arrested development, se encontró con un obstáculo. Era imposible contar con los nueve actores fijos del reparto original para rodar una nueva temporada. La carrera cinematográfica y otro tipo de compromisos de los intérpretes no permitía que pudieran rodar juntos durante un par de meses los 10 capítulos -que pasaron a 14, y por último a 15- de la nueva tanda. Así que el genial Hurwitz se enfrentó a la adversidad con su mejor arma: el talento. Creó un par de tramas generales que recorrieran toda la temporada -la construcción de un muro para separar EEUU de México y la firma de los derechos de la familia Bluth para hacer una película con ¡Ron Howard!- y centró cada episodio en un personaje. Rodó cuando los actores estuvieron disponibles y con la magia del montaje puso en orden las escenas que iba acumulando. Nada de rodaje cronológico, por eso sólo están Hurwitz y Troy Miller acreditados como co-directores de cada episodio. Y por eso hay tanto guionistas acreditados como asesores -incluido Michael Cera- aunque no llegaran a escribir un guión completo. Trabajaban un par de semanas en cada personaje o trama hasta que el creador no podía pagarles por más tiempo. Una odisea logística de la que los responsables han salido muy bien parados.

    El problema que esto puede plantear de entrada para el purista es que ya no está la gozosa estructura coral de las primeras temporadas. No más tramas cruzadas donde los nueve miembros de la familia Bluth interactúan. E inconscientemente se revelan los personajes menos predilectos del creador, ya que seis obtienen dos capítulos céntricos y tres -Lucille, Maeby y Buster- sólo uno. Pero se gana el asistir fascinado a lo que Hurwitz y sus guionistas han escrito para responder a la primera pregunta: ¿Qué ha sido de cada Bluth en estos años? En la línea temporal de la historia han transcurrido unos cinco años, estamos en 2011. El vuelo de Phoenix (4.1) deja al espectador extrañado mientras acostumbra su ser a la estructura céntrica. Pero tras unos cuantos capítulos, la adaptación es completa. A esto ayuda la difusión simultánea de Netflix, su marca de la casa. Toda la temporada disponible de un tirón. Como era de esperar, abrimos con Michael (un eficaz Jason Bateman, nominado a los Emmy por su trabajo) y su patética existencia desde que terminara Development arrested (3.13). Siempre ha sido el viaje de Michael, la crónica de su vida. De hecho, Bateman es el único actor que aparece en los 15 episodios.

    Arrested Development - Season 4

    La diversión sigue presente desde el primer fotograma. Lo primero que oímos es un meta-chiste del narrador y enseguida entra el primer flashback para explicar la ficticia fiesta que Hurwitz usa como uno de los principales puntos de unión de la temporada. Una vez superada la extrañeza inicial, sólo queda el disfrute. Puro goce. Los guionistas desempolvan casi todos los running gags de las temporadas previas, recuperan a muchas estrellas invitadas -destacan especialmente los trabajos de Liza Minnelli, Henry Winkler o Ben Stiller- y reclutan a muchas nuevas, ya sean meras presencias testimoniales como John Krasinski y la hilarante MaryLynn Rajskub o grandiosas adquisiciones para personajes de importancia como Isla Fisher o Kristen Wiig interpretando a una joven Lucille Bluth. El sentido del humor sigue siendo el mismo, la voz cómica es perfectamente reconocible. Por eso cada una de las explicaciones que rellenan el lapso de cinco años en la vida de los Bluth tienen todo el sentido del mundo. Lo mejor es comprobar que nadie ha cambiado, que siguen siendo un puñado de miserables egoístas. Son tantas las sorpresas que un servidor prefiere callar para que cada uno las descubra a su ritmo, pero basta decir que los siete años transcurridos entre temporadas no se notan para mal.

    La temporada fue salvajemente atacada por fans y expertos, pero la mejor defensa posible es observar la velocidad de las reacciones. Furiosos comentarios en las redes sociales tras un maratón de Arrested development o encendidos artículos sobre los fallos de Hurwitz y su reparto de cara a esta nueva historia menos de una semana después de la multidifusión. La cantidad de estímulos cómicos ofrecidos a lo largo de los capítulos -que además han aumentado de duración, siendo ahora de media 33 minutos- y la nueva opción narrativa son inabarcables para asimilar en un par de días de reflexión. Esta nueva estructura suponía, en muchas ocasiones, revisar la misma situación desde varias perspectivas, añadiendo capas de sentido y risas con la aportación de cada personaje. Uno de los nuevos golpes maestros de Hurwitz. ¬Las expectativas sobre cómo actuará cada personaje se dislocan su humor y sabiduría varias veces, y se hace un uso magistral del equívoco en varias de las tramas. Para disfrute de la audiencia, que sabe la verdad. Y como colofón, Mitchell Hurwitz decide cerrar la temporada con un bofetón a la audiencia (o más bien un puñetazo) al fundir a negro en Zopencos (4.15) con un silencio incomodísimo y muchas tramas abiertas. Una decisión cuestionable pero que funciona como el chiste supremo (y el más cruel para el ansioso público) porque crea una legítima rabia tanto dentro como fuera de la pantalla. Pero se puede ya respirar tranquilo, porque hace unos días el propio Hurwitz confirmó que la familia Bluth volvería, aunque no específico el formato. Una quinta temporada o la esperada película. ★★

    Adrián González Viña.
    crítico de cine & series de televisión.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Green Border
    German Film Fest
    Alternativa Pro
    Alternativa Oficiales
    Ex husbands
    El último verano
    Green border Alternativa Ofi

    Estrenos

    Alternativa Pro German Film Fest

    Streaming

    Alternativa OficialesEx husbands
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas