Introduce tu búsqueda

En nombre de la tierra
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    CRÍTICA | AMOR ES TODO LO QUE NECESITAS

    Amor es todo lo que necesitas
    EN ITALIA NACE EL AMOR
    crítica de Amor es todo lo que necesitas | Den skaldede frisør (Love Is All You Need), Susanne Bier, 2012

    Susanne Bier puede presumir de ser una triunfadora en esto del cine. Directora, guionista y productora danesa, no tiene nada que demostrar a estas alturas de la película. Desde su debut en 1991 con Freud´s Leaving Home, sus obras no han parado de recibir premios en los festivales más importantes, siendo sus mayores éxitos Hermanos (2004) –que conocería un remake hollywoodiense protagonizado por Tobey Maguire y Jake Gyllenhaal–, Después de la boda (2006) –candidata al Óscar a la mejor película de habla no inglesa–, Cosas que perdimos en el fuego (2007) –su interesante e infravalorada incursión en el cine americano, protagonizada por Halle Berry–y, especialmente, la cinta que le otorgó el Óscar y la definitiva proyección internacional, En un mundo mejor (2010). Tras ésta, con todas las miradas puestas en su próximo movimiento, Bier sorprende con Amor es todo lo que necesitas, una típica comedia romántica totalmente alejada del dramatismo de sus anteriores obras.

    La historia no puede ser más sencilla: los miembros de dos familias se reúnen en la paradisiaca localidad italiana de Sorrento para celebrar la boda de una pareja de enamorados. Philip, el padre del novio, es un hombre de negocios que, tras la traumática muerte de su mujer, vive entregado al trabajo. Su carácter serio y moderado contrastará con el de Ida, la madre de la novia, una mujer que acaba de sufrir una mastectomía por un cáncer de pecho y, para colmo de males, ha descubierto la infidelidad de su marido con una chica que podría ser su hija. Ida es una persona vital, espontánea y directa que trastocará la gris existencia de Philip y, tras una antipatía inicial mutua, ambos verán como el tren del amor vuelve a pasar por sus vidas.

    El argumento no ofrece nada nuevo bajo el sol. De hecho, podría haberlo interpretado cualquier reina de la comedia romántica americana del tipo de Sandra Bullock o Julia Roberts, pero en esta ocasión tenemos a una actriz danesa del prestigio de Trine Dyrholm –que ya fue trabajó con la realizadora en En un mundo mejor– asumiendo el protagonismo junto a un Pierce Brosnan que tiene muy asumido su papel de galán maduro en el que parece haberse especializado en los últimos años. De hecho, tanto por los bucólicos ambientes italianos de la función, como por la trama alrededor de una ceremonia nupcial, casi podríamos estar hablando de una secuela de la taquillera Mamma Mia (2008), de Phyllida Lloyd, en la que Brosnan realizó un personaje casi idéntico. A veces da la sensación de que todos se van a poner a cantar y bailar en cualquier momento. Hay que reconocer que hay buena química entre los dos protagonistas, pese a que ella se muestre mucho más natural y fresca en su trabajo que él, mucho más forzado, especialmente en sus escenas más afectadas. La película comienza bastante bien, con una aceptable presentación de los personajes, pero desde el momento en que la acción aterriza en Italia, todo se vuelve previsible y plagado de lugares comunes. Bien es cierto que no hay que pedirle peras al olmo, pero a veces resulta irritante saber exactamente qué va a ocurrir en pantalla en cada momento. Y no hay que ser adivino para ello, simplemente haber visto muchas comedias románticas. En la trama aparecen todos los arquetipos posibles en este tipo de cine, desde la cuñada enamorada y malísima, hasta el novio con serios conflictos de identidad sexual, pasando por el marido infiel, machista e infantiloide. Pese a que aparecen en segundo plano temas tan controvertidos como el cáncer, la homosexualidad o la bulimia, sorprende en esta directora la ligereza y blancura de su filme, incapaz de arriesgar en ningún momento u ofrecer algo nuevo al espectador. El choque de personalidades entre Philip e Ida prometía en el primer tercio un poco más de mala leche, algo así como una versión mediterránea de La fiera de mi niña (1938) o Algo salvaje (1986), donde mujeres fuertes entraban como huracanes en las vidas de unos hombres apáticos, poniéndolas del revés. Tristemente, el azúcar se adueña de la historia antes de lo previsto y el amor nace, sin más, a la primera de cambio, saltándose cualquier regla de progresión dramática, inundando la función de bonitas estampas de preciosos paisajes de la campiña italiana, puestas de sol y momentos románticos que harán las delicias del público femenino. El resultado final es poco menos que un folletín rosa, aderezado de subtramas que no aportan nada–o están poco explotadas, como la de los novios–y con uno de los finales más ñoños que he podido ver en muchos años (aunque habrá mucha gente que lo encuentre bonito y emotivo).

    Amor es todo lo que necesitas

    Con todo esto, no quiero decir que Amor es todo lo que necesitas sea una mala película. En su género resulta bastante digna –gracias al personaje de Ida, de lejos el mejor dibujado de la cinta–, mantiene cierto buen equilibrio entre humor y drama y, pese a rodar con piloto automático, en ocasiones se vislumbra la buena mano de la realizadora. Sin embargo, viniendo de ella, estos logros me parecen insuficientes para dotar al producto de una entidad mayor que las que puedan tener las típicas comedias sobre romances otoñales interpretados por Meryl Streep –No es tan fácil (2009)– o Diane Keaton –Cuando menos te lo esperas (2003)–, considerablemente más divertidas que ésta. Queda un trabajo intrascendente, el más marcadamente comercial de la carrera de Bier que, sin embargo, tampoco debe suponer una mancha en su currículum. Seguro que con su segunda incursión en Hollywood, Serena (2013), protagonizado por Bradley Cooper y Jennifer Lawrence tras su éxito en El lado bueno de las cosas (2012), recuperaremos a la cineasta valiente y sutil que tanto nos ha encandilado. ★★★★★

    José Antonio Martín.
    crítico de cine.

    2012. Dinamarca. Título original: Den skaldede frisør (Love Is All You Need). Directora: Susanne Bier. Guión: Anders Thomas Jensen. Productora: Coproducción Suecia-Dinamarca-Italia-Francia-Alemania; Zentropa Productions/Zentropa International Sweden/Zentropa International Köln/Film i Väst/Lumière & Company/Teodora Film/Slot Machine/Liberator Productions. Localización: Salerno (Italia). Fotografía: Morten Soborg. Música: Johan Söderqvist. Montaje: Morten Egholm, Pernille Bech Christensen. Intérpretes: Trine Dyrholm, Pierce Brosnan, Kim Bodnia, Paprika Steen, Sebastian Jessen, Thomas Voss. 

    Amor es todo lo que necesitas
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Disco boy

    Estrenos

    Disco boy
    L'Alternativa

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas

    Rizoma