Introduce tu búsqueda

El último verano
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    HORRIBLE BOSSES (CÓMO ACABAR CON TU JEFE, 2011)

    STRANGERS ON A TRAIN

    “Divertida y bienintencionada buddy movie que pese a su falta de malicia conquista al público gracias a sus excelentes momentos y personajes plenos de carisma."

    Todd Philips rescató, en pleno siglo XXI, la comedia gamberra que destacó sobremanera en los años ochenta con Resacón en las Vegas (The Hangover, 2009). Todo un éxito comercial que propició una secuela, Resacón II, Ahora en Tailandia (Hangover Part II 2011), y crédito al propio Philips para crear la interesante Salidos de Cuentas (Due Date, 2010). Una resurrección del cine cómico de colegas basado en humor irreverente pero carente de maldad y políticamente correcto. Unas bases que no sólo se aplican a la comedia actual, también a cualquier género comercial del cine americano. La corriente positiva de Hangover auspició un resurgir que se hará más evidente con el paso del tiempo y que marcha paralelo al declive de la comedia romántica. De esta guisa, llega el nuevo proyecto de Seth Gordon, una refrescante sátira que tiene por nombre Cómo Acabar con tu Jefe (Horrible Bosses, 2011).

    Gordon, sorprendió a la crítica americana con su ópera prima, The King of Kong (2007), un documental de fructífero camino en la temporada de premios estadounidense que introdujo en la industria a este novel realizador de Illinois. Tras un fallido largometraje (Four Christmases, 2008) y otro documental (Freakonomics, 2010), Gordon da el gran paso en su carrera con Cómo Acabar con tu Jefe (Horrible Bosses). Camino acompañado con una solvente recaudación y, sobre todo, el beneplácito de una prensa especializada siempre recelosa ante este tipo de productos. Con guión de Michael Markovitz y John Francis Daley y con un notable reparto, que aúna veteranos intérpretes con nuevos valores provenientes de la parodia televisiva en Norteamérica, el film ahonda en uno de los grandes sueños de sociedad contemporánea: eliminar a tu jefe.

    Tras la segunda revolución industrial la figura del patrón cobra vital importancia. Década tras década se ha pasado del negocio tradicional a la multinacional, del maestro/pupilo al superior/subordinado. En una sociedad marcada como el consumo incontrolado y la feroz competencia, la figura del jefe se acerca a la de un tirano jerarca a ojos de su empleado. Una animadversión que cobra momentos límite con el llamado “mobbing”, el acoso laboral y moral en el lugar de empleo. El egocentrismo occidental y la natura humana siempre se han posicionados hacia el protagonismo y en contra de la servidumbre. Es inevitable, por tanto, la ensoñación de erradicar la incomodidad laboral de nuestros días. Algo más que un anhelo, es el diabólico plan de tres amigos para acabar con sus patrones respectivos en Cómo Acabar con tu Jefe. Para ello, recurrirán al crimen perfecto y cierta revisión de uno de los clásicos de Alfred Hitchcock, Extraños en un Tren (Strangers on a Train, 1951).

    Nick Hendricks (Jason Bateman) lucha por progresar en un emporio empresarial pero se encuentra con una dura y agresiva prueba en su psicótico presidente (Kevin Spacey). Dale Arbus (Jason Day), auxiliar de clínica dental, tiene en la ninfomaníaca odontóloga jefe (Jennifer Aniston) una terrible prueba para conservar, no sólo su trabajo, también su idílica relación conyugal. Kurt Buckman (Jason Sudeikis) mantiene una grata relación con su jefe (Donald Sutherland) trabajando como gerente de unos almacenes. Por avatares de la vida dicho puesto lo hereda el hijo de éste, un cruel e hiperactivo drogadicto (Colin Farrell) cuya aspiración será fundir en oro la empresa familiar. Nick, Dale y Kurt son amigos y tras las vejaciones de sus superiores buscan ponerle solución junto a la ayuda de un enigmático gurú, llamado Hdp Jones (Jamie Fox).

    Cómo acabar con tu Jefe, se deja los rodeos a un lado y desde el comienzo presenta la esencia del filme. El dibujo de sus protagonistas es tópico y superficial, denostando cualquier tipo de profundidad en favor de un ritmo perfecto que va intercalando gags y ocurrencias. Un compás que engloba las tres historias y que oculta los defectos de la más débil y enfoca hacia el segmento más atractivo interpretado por un desatado Kevin Spacey. Su presencia en pantalla minusvalora lo que le rodea, representando la mínima garra del filme. Suyos son los mejores instantes de la película. La interacción entre los tres camaradas deja numerosas sonrisas y carcajadas pero con la sensación de con un guión algo más maquiavélico Cómo Acabar con tu Jefe podía haber resultado sublime. Pese a su corrección y diplomacía (obvia incluso el único guiño a la crisis), nunca decae, convirtiéndose en un ameno y sugerente ejercicio cómico.

    Incesantes las referencias a la cultura pop y cinematográfica (con una simpática participación de uno de los clásicos románticos del nuevo milenio), el largometraje de Seth Gordon cala en el espectador a base de buen humor y caracteres que rebosan empatía. Es muy probable que a Guy Haines (Farley Granger) y Bruno Antony (Robert Walker) les hubiera ido mucho mejor con un “hábil” consejero cómo el señor Jones en la gran obra de Hitchcock. Al menos, les hubiera parecido mucho menos tenso y más divertido.

    Lo Mejor: Kevin Spacey. Los numerosos y acertados gags.

    Lo Peor: Guión falto de garra y maldad.

    Puntuación: 7/10 CINE USA 2011/COMEDIA.
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Montessori
    Hate songs
    Rosalie
    La chica que sanaba

    Estrenos

    Amouras neves
    Rosalie

    Streaming

    Amour fou
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas

    Bulle Ogier