Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    D'A 2016 | Un clásico vuelve a casa

    Ahora sí, antes no

    El Festival Internacional de Cine de Autor (D’A) celebra este año su sexto aniversario, con lo que se confirma como una cita primaveral tan ineludible para los residentes en la ciudad condal como Sant Jordi, el Salón del Cómic, el Primavera Sound, la astenia de temporada o la alergia al polen. Obviamente, y dada la voluntad del certamen de difundir en nuestros lares un tipo de cine cuya distribución deviene muy complicada, bien por su carácter exigente y/o a contracorriente, bien por la condición novel de sus autores, o bien por lo “exóticas” que resultan para el amplio público las nacionalidades de muchas de las obras exhibidas, asistir al D’A no debería ser un privilegio exclusivo de los barceloneses. Y es que su parrilla vuelve a contar con la flor y nata del cine más arriesgado y auténtico, aquel que hace realmente válida la denominación “de autor”, puesto que sigue exprimiendo las posibilidades de un arte adocenado por la condición de entretenimiento pueril que Hollywood le ha impreso. No parece, empero, que a pesar de una oferta sin duda “elitista” –en el sentido menos antipático del término–, el D’A vea peligrar su futuro inmediato. Ahí está el éxito de la película inaugural –Cegados por el sol (2015) de Luca Guadagnino– para probarlo, con el aforo completo en los dos pases simultáneos ofrecidos el jueves 21 en sendas salas del Aribau Club, sede habitual de la muestra junto a la Filmoteca de Cataluña y el Museo CCCB.

    Para su primer día de proyecciones regulares, el Festival ofreció algunos de sus “platos fuertes”, entre ellos el pase de Oleg y las raras artes (2016) de Andrés Duque, documental que opta a los tres galardones del certamen –Premio Talents, Premio de la Crítica y Premio del Público–, y que dispuso de la presencia del equipo. También destacar la nueva obra del director surcoreano Hong Sang-Soo, Ahora sí, antes no (2015), convertido en todo un clásico del D’A, algo que ha permitido acceder a una brillante filmografía de casi nula distribución en nuestras salas. Afortunadamente, La Aventura se ha hecho cargo de esta cinta, lo que garantiza su estreno en España. Redundando en todas las obsesiones de la obra previa de su autor, la pieza es, básicamente, un cuento moral sobre la honestidad y, por tanto, toda una declaración de principios vitales y artísticos. Con su característica factura visual aparentemente descuidada –marcada por el estatismo de los encuadres, los travellings y zooms bruscos y la ausencia del contraplano–, con su humor costumbrista y melancólico –lo que explica que a Hong Sang-Soo se le conozca como “el Woody Allen coreano”– y con el multiperspectivo que divide en dos la historia y convierte otro de sus relatos sobre directores de cine, alcohol y mujeres en una reflexión sobre el sentido de nuestros actos, Ahora sí, antes no es una pequeña joya que cualquier cinéfilo debería visionar.

    Mañana, más.

    Cegados por el sol de Luca Guadagnino.

    «Ralph Fiennes se merienda a su enemigo y deja a Tilda para el postre, dos monstruos irrepetibles que se dan la réplica en una historia cuya sensualidad alcanza niveles inflamables cuando Dakota Penélope Johnson, perfecta en un segundo plano cada vez más principal, aparece en pantalla».

    Ahora sí, antes no de Hong Sang-soo.

    «En el cine de Sang-soo, la concepción del “amor líquido” parece la única forma posible de perseguir pequeños momentos de plenitud sentimental en esta indeterminación caótica».
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]