Introduce tu búsqueda

  • Especial Festival de Cannes.
    Cobertura de la 70ª edición.

    Obsesión por los absolutos.
    La ciudad perdida de Z, de James Gray.

    Naderías y pasatiempos.
    Certain Women, de Kelly Reichardt.

    Romper las cuerdas.
    Lady Macbeth, de William Oldroyd.

    Bajo la máscara de la tolerancia.
    Déjame salir, de Jordan Peele.

    Las melodías de una generación

    Un joven James Horner

    Despedida a James Horner
    panóptico por José Antonio Martín (Las Palmas de Gran Canaria) ©

    Para los amantes del Séptimo Arte que nacimos en la década de los 70 y vivimos nuestra infancia y juventud a lo largo de las dos décadas siguientes, James Horner fue uno de los hombres que mejor supieron poner banda sonora a nuestras vidas a través de una impecable trayectoria de más de 100 películas. El 22 de junio de 2015, un trágico accidente aéreo ha hecho que las pantallas de cine se vuelvan un poco más silenciosas. James Horner se nos ha ido demasiado pronto, a la edad de 61 años, pero el recuerdo de su impresionante legado musical perdurará para siempre en la memoria cinéfila colectiva y, gracias a la sensibilidad de muchas de sus composiciones, también en nuestros corazones. Este brillante director de orquesta estadounidense, hijo de inmigrantes judíos, ha ejercido las labores como compositor de bandas sonoras durante más de 35 años, aunque siempre será recordado por su trabajo para la taquillera Titanic (James Cameron, 1997), con la que ganó los dos únicos Óscars de su carrera, a mejor banda sonora y mejor canción para My Heart Will Go On, cantada por Celine Dion. La selección de cortes para el filme de James Cameron, además, se convirtió en uno de los LP más vendidos de la Historia —algo que, como con Braveheart, provocó una segunda tirada de compactos con el sobretítulo de More music from—, algo inusual en este tipo de obras.

    Horner comenzó su carrera de la mano del productor de serie B Roger Corman, componiendo la partitura de la aventurilla de ciencia ficción Los siete magníficos del espacio (Battle Beyond the Stars, Jimmy T. Murakami, 1979), repitiendo al año siguiente en otro clásico friki como fue Humanoides del abismo (Humanoids from the Deep, Jimmy T. Murakami, Barbara Peters, 1980). Pasó a trabajar con directores más reputados (en sus inicios, eso sí) como Wes Craven —Bendición mortal (Deadly Blessing, 1981)— u Oliver Stone —La mano (The Hand, 1981)—, pero su gran salto como compositor de primera de linea no se produciría hasta su alabada labor en la partitura de Star Trek II: la ira de Khan (Star Trek II: The Wrath of Khan, Nicholas Meyer, 1982). A este trabajo le siguieron algunos de los grandes éxitos de los 80, como Límite: 48 horas (48 Hrs., Walter Hill, 1982), Cocoon (Ron Howard, 1985), Comando (Commando, Mark L. Lester, 1985), Aliens: el regreso (Aliens, James Cameron, 1986), El nombre de la rosa (Le nom de la rose, Jean-Jacques Annaud, 1986), Willow (Ron Howard, 1988) o Tiempos de gloria (Glory, Edward Zwick, 1989), aunque cabría destacar, muy especialmente, las maravillosas composiciones creadas para dos joyas animadas de Don Bluth como Fievel y el nuevo mundo (An American Tail, 1986) -cuya canción Somewhere out there logró una nominación al Óscar- y En busca del valle encantado (The Land Before Time, 1988).

    James Horner y Mel Gibson
    Componiendo Braveheart. James Horner y Mel Gibson en los Estudios Abbey Road de Londres

    Los fisgones (Sneakers, Phil Alden Robinson, 1992), En busca de Bobby Fischer (Searching for Bobby Fischer, Steven Zaillian, 1993), El informe Pelícano (The Pelican Brief, Alan J. Pakula, 1993), Leyendas de pasión (Legends of the Fall, Edward Zwick, 1994), Apolo 13 (Apolo XIII, Ron Howard, 1995), Braveheart (Mel Gibson, 1995) o La máscara del Zorro (The Mask of Zorro, Martin Campbell, 1998) le mantuvieron como uno de los pesos pesados de su gremio durante la década de los 90. Fue un artista que supo crear música épica y vibrante a partir de melodías íntimas, si bien es cierto que también fue bastante criticado por el hecho de, más que repetirse, reciclar parte de sus partituras (sus famosos parabarás) en diferentes trabajos. Esto también juega a su favor a la hora de que sus bandas sonoras sean fácilmente reconocibles y asociables a su autoría, a pesar de la gran diversidad de géneros en los que se movió. Una mente maravillosa (A Beautiful Mind, Ron Howard, 2001), Iris (Richard Eyre, 2001), Casa de arena y niebla (House of Sand and Fog, Vadim Perelman, 2003), Troya (Troy, Wolfgang Petersen, 2004), El nuevo mundo (The New World, Terrence Malick, 2005), Apocalypto (Mel Gibson, 2006) y, sobre todo, Avatar (James Cameron, 2009) continuaron dejando constancia, en los últimos años, de su talento para transmitir todo tipo de sentimientos con sus poderosas creaciones. 10 nominaciones a los Óscar, 9 a los Globos de Oro o 3 a los BAFTA hablan por sí solas de la calidad de su currículum, aunque el premio más importante lo tiene en el cariño de los millones de oídos que han quedado huérfanos de su talento, y que no dudarán en recuperar la magia de sus melodías, una y otra vez, a través de las inolvidables películas que tuvieron el privilegio de contar con él como compositor. James Horner no ha muerto. Simplemente, se nos ha ido con la música a otra parte.

































    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]