Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Las melodías de una generación

    Un joven James Horner

    Despedida a James Horner
    panóptico por José Antonio Martín (Las Palmas de Gran Canaria) ©

    Para los amantes del Séptimo Arte que nacimos en la década de los 70 y vivimos nuestra infancia y juventud a lo largo de las dos décadas siguientes, James Horner fue uno de los hombres que mejor supieron poner banda sonora a nuestras vidas a través de una impecable trayectoria de más de 100 películas. El 22 de junio de 2015, un trágico accidente aéreo ha hecho que las pantallas de cine se vuelvan un poco más silenciosas. James Horner se nos ha ido demasiado pronto, a la edad de 61 años, pero el recuerdo de su impresionante legado musical perdurará para siempre en la memoria cinéfila colectiva y, gracias a la sensibilidad de muchas de sus composiciones, también en nuestros corazones. Este brillante director de orquesta estadounidense, hijo de inmigrantes judíos, ha ejercido las labores como compositor de bandas sonoras durante más de 35 años, aunque siempre será recordado por su trabajo para la taquillera Titanic (James Cameron, 1997), con la que ganó los dos únicos Óscars de su carrera, a mejor banda sonora y mejor canción para My Heart Will Go On, cantada por Celine Dion. La selección de cortes para el filme de James Cameron, además, se convirtió en uno de los LP más vendidos de la Historia —algo que, como con Braveheart, provocó una segunda tirada de compactos con el sobretítulo de More music from—, algo inusual en este tipo de obras.

    Horner comenzó su carrera de la mano del productor de serie B Roger Corman, componiendo la partitura de la aventurilla de ciencia ficción Los siete magníficos del espacio (Battle Beyond the Stars, Jimmy T. Murakami, 1979), repitiendo al año siguiente en otro clásico friki como fue Humanoides del abismo (Humanoids from the Deep, Jimmy T. Murakami, Barbara Peters, 1980). Pasó a trabajar con directores más reputados (en sus inicios, eso sí) como Wes Craven —Bendición mortal (Deadly Blessing, 1981)— u Oliver Stone —La mano (The Hand, 1981)—, pero su gran salto como compositor de primera de linea no se produciría hasta su alabada labor en la partitura de Star Trek II: la ira de Khan (Star Trek II: The Wrath of Khan, Nicholas Meyer, 1982). A este trabajo le siguieron algunos de los grandes éxitos de los 80, como Límite: 48 horas (48 Hrs., Walter Hill, 1982), Cocoon (Ron Howard, 1985), Comando (Commando, Mark L. Lester, 1985), Aliens: el regreso (Aliens, James Cameron, 1986), El nombre de la rosa (Le nom de la rose, Jean-Jacques Annaud, 1986), Willow (Ron Howard, 1988) o Tiempos de gloria (Glory, Edward Zwick, 1989), aunque cabría destacar, muy especialmente, las maravillosas composiciones creadas para dos joyas animadas de Don Bluth como Fievel y el nuevo mundo (An American Tail, 1986) -cuya canción Somewhere out there logró una nominación al Óscar- y En busca del valle encantado (The Land Before Time, 1988).

    James Horner y Mel Gibson
    Componiendo Braveheart. James Horner y Mel Gibson en los Estudios Abbey Road de Londres

    Los fisgones (Sneakers, Phil Alden Robinson, 1992), En busca de Bobby Fischer (Searching for Bobby Fischer, Steven Zaillian, 1993), El informe Pelícano (The Pelican Brief, Alan J. Pakula, 1993), Leyendas de pasión (Legends of the Fall, Edward Zwick, 1994), Apolo 13 (Apolo XIII, Ron Howard, 1995), Braveheart (Mel Gibson, 1995) o La máscara del Zorro (The Mask of Zorro, Martin Campbell, 1998) le mantuvieron como uno de los pesos pesados de su gremio durante la década de los 90. Fue un artista que supo crear música épica y vibrante a partir de melodías íntimas, si bien es cierto que también fue bastante criticado por el hecho de, más que repetirse, reciclar parte de sus partituras (sus famosos parabarás) en diferentes trabajos. Esto también juega a su favor a la hora de que sus bandas sonoras sean fácilmente reconocibles y asociables a su autoría, a pesar de la gran diversidad de géneros en los que se movió. Una mente maravillosa (A Beautiful Mind, Ron Howard, 2001), Iris (Richard Eyre, 2001), Casa de arena y niebla (House of Sand and Fog, Vadim Perelman, 2003), Troya (Troy, Wolfgang Petersen, 2004), El nuevo mundo (The New World, Terrence Malick, 2005), Apocalypto (Mel Gibson, 2006) y, sobre todo, Avatar (James Cameron, 2009) continuaron dejando constancia, en los últimos años, de su talento para transmitir todo tipo de sentimientos con sus poderosas creaciones. 10 nominaciones a los Óscar, 9 a los Globos de Oro o 3 a los BAFTA hablan por sí solas de la calidad de su currículum, aunque el premio más importante lo tiene en el cariño de los millones de oídos que han quedado huérfanos de su talento, y que no dudarán en recuperar la magia de sus melodías, una y otra vez, a través de las inolvidables películas que tuvieron el privilegio de contar con él como compositor. James Horner no ha muerto. Simplemente, se nos ha ido con la música a otra parte.

































    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]