Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Cannes 2015 | Taiwán quiere su Palma de Oro

    The Assassin

    Deudas por cobrar

    previa de la novena jornada de la 68ª edición del Festival de Cannes

    Dos obras tan potentes como distintas son las protagonistas de la novena jornada de Cannes: el nuevo drama del francés Jacques Audiard y el sorprendente giro del taiwanés Hou Hsiao-Hsien. El primero vuelve a Cannes para contar la historia de un guerrero de Sri Lanka que huye a Francia y acaba de cuidador en las afueras de París. Se trata de Dheepan, cuarta obra del aclamado realizador que compite por la Palma de Oro tras Un héroe muy discreto (1996, mejor guion), Un profeta (2009, Gran Premio del Jurado) y De óxido y hueso (2012). Audiard siempre convence a la crítica y no parece que Dheepan vaya a ser la excepción, pese a que los primeros pases han despertado opiniones encontradas, siendo el final especialmente cuestionado. Protagonizada por Vincent Rottiers, Marc Zinga, Jesuthasan Antonythasan, Franck Falise y Claudine Vinasithamby, la cinta tiene una poderosa competidora que ya se ha convertido en la favorita de nuestro enviado especial al certamen, Alberto Sáez Villarino, y que, con gran probabilidad, protagonizará los titulares del día: The Assassin, la historia de una joven con poderes mágicos adiestrada para convertirse en asesina.

    «Una película con un lirismo apabullante que sabe intercalar perfectamente los momentos de alta intensidad —representados con los combates— y los momentos de poética reflexión —marcados por un sonido de percusión constante e inalterable—. El estudio de cada plano se convierte en el pilar fundamental sobre el que se asienta el entramado funcional de la arquitectura fílmica, dando sentido y forma a todo lo que acontece en el encuadre. Un concepto de marco de imagen meticulosamente cuidado, en el que la cámara puede permanecer estática, u oscilar suavemente como agazapada y oculta tras las finas cortinas que aportan un filtro rojo de una tremenda explicitud, mientras los personajes llevan a cabos sus acompasadas coreografías». Alberto Sáez Villarino sobre The Assassin.

    Así, la expectación ocasionada por el primer largometraje de Hou Hsiao-Hsien en ocho años sólo es superada por la sorpresa derivada del género de la misma: ¡acción! Así, al igual que hicieron hace unos años Wong Kar-Wai (Este contraveneno del oeste, 1994), Ang Lee (Tigre y dragón, 2000) y Zhang Yimou (Hero, 2002), el por lo general intimista cineasta ha decidido atreverse con el subgénero más popular de las “tres Chinas” (que suelen unirse para coproducir este tipo de obras): las artes marciales, causando una gran sensación durante los primeros pases. Además, se trata de la séptima vez que el realizador compite por la esquiva Palma de Oro, tras hacerlo con El maestro de marionetas (1993, Premio del Jurado), Hombres buenos, mujeres buenas (1995), Adiós sur, adiós (1996), Flores de Shanghái (1998), Millennium Mambo (2001) y, por último, Tiempos de amor, juventud y libertad (2005), hace exactamente una década —El vuelo de globo rojo (2007), pretencioso remake de un cortometraje galardonado en este certamen (El globo rojo, 1956), compitió en la sección Un Certain Regard—. A priori, The Assassin no parece el típico filme galardonado en la Croisette, pero el certamen tiene una deuda que Hou Hsiao-Hsien espera cobrarse. Y quizá este insólito ejercicio es lo que el cineasta necesitaba para ganarse al exigente jurado. O quizá no. Ya queda poco para averiguarlo / Juan Roures (Madrid).


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]