Introduce tu búsqueda

  • Cómo hilvanar la conexión y la desconexión.
    El hilo invisible, de Paul Thomas Anderson.

    We need to talk about Thelma.
    Thelma, de Joachim Trier.

    Nada dorado puede permanecer.
    Heartstone, de Guðmundur Arnar Guðmundsson.

    El fulgor del melocotón.
    Call me by your name, de Luca Guadagnino.

    Cannes 2015 | La bella senectud

    La juventud de Paolo Sorrentino

    Prestigio en la Croisette

    editorial/previa de la octava jornada de la 68ª edición del Festival de Cannes

    Día grande en Cannes con la proyección de dos de los pesos pesados de la Competición. Primero aparecía Jia Zhangke, con la Carroza de Oro otorgada por la Quincena de Realizadores bajo el brazo. En la primera presentación del día, se situaba en el proscenio con una sonrisa pícara, de esas que subrayan a los ganadores. Sorprende su desparpajo, y su expresividad. Es el efecto de la confianza. Zhangke lleva toda una semana en la Riviera francesa, entre premios, masterclass y alabanzas. Además, tiene un último as en el manga: forma en la Sección Oficial, y, encima, con la que posiblemente sea la mejor película de su carrera, y eso, ya es decir mucho. Zhangke es uno de esos cineastas que siempre suena como ganador de la Palma de Oro. Pudo haberlo logrado con la notabilísima Un toque de violencia (2013), pero se tuvo que conformar con el premio al mejor guion. Sus anteriores visitas, Placeres desconocidos (2001) y Ciudad 24 (2008), pasaron desapercibidas. Entremedias, Zhangke obtuvo un León de Oro por Naturaleza muerta (2006), lo que afianzó su apellido en el circuito de festivales europeos. Con Mountains may depart (Shan he gu ren) espera dar el salto definitivo en territorio francés. La acogida por parte de la crítica no ha podido ser mejor; cercana a una unanimidad que también constata que lo mejor de Zhangke está por llegar. Mountains may depart es un apéndice del discurso de Un toque de violencia: retrato coral de los males endémicos que asolan China y que aparecen por esa dualidad de un estado comunisto-capitalista que favorece las desigualdades en una tierra ya de por sí plena de contrastes. Zhangke, para ello, nos acerca la dicotomía de una joven cortejada por sus dos mejores amigos a través de los efectos de sus actos desde el pasado al futuro. Una mirada tan bella como descarnada que ratifica a uno de los estandartes del cine oriental.

    Y, precisamente, del futuro nos habla el segundo protagonista del miércoles: Paolo Sorrentino. Lo hace desde la senectud, desde la decadencia de dos directores (uno de orquesta y otro cinematográfico) encarnados por unos soberbios Michael Caine y Harvey Keitel. Al igual que Zhangke, La juventud (La giovinezza) es una extensión de la anterior obra del cineasta napolitano. Uno de los posibles subterfugios que tomó o tomaría Jep Gambardella. Un filme valiente, sutil, emotivo, que desbroza un periodo de la vida donde no debería haber lugar para la duda. Sin embargo, está repleta de ella. Como era de esperar, la crítica se ha dividido a la hora de exhibir valoraciones ante este ejercicio de sobredotación técnica. Un clásico en el cine de Sorrentino. Oscilando entre el negativismo (Un lugar donde quedarse, 2011) o el positivismo (La gran belleza, 2013, Gran Premio del Jurado y posterior ganadora del Óscar a Mejor película de habla no inglesa), pero no dejando ni un ápice de indiferencia. Es su quinta visita a la Croisette –aparte de las nombradas, presentó Las consecuencias del amor en 2004 e el Il divo en 2008, con la que obtuvo el Premio Especial del Jurado—, y, con dos actores como Caine y Keitel encabezando su proyecto, espera no irse de vacío. Un intérprete de la talla de Michael Caine merece el Prix en su rutilante hoja de servicios. Ojalá el jurado nos dé ese gustazo. La juventud, con o sin galardón, seguro que será una de las grandes películas del 2015. Sorrentino y sus egotrips son garantía del mejor cine.

    Emilio Martín Luna
    Redacción Madrid



    Clermont

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    • Anuario 2017. Una recopilación de lo mejor del curso cinematográfico

      «El 2017 se nos ha hecho viejo y, como cada año, toca volver la vista atrás y echar un vistazo a todo lo que nos ha regalado desde un punto de vista cinematográfico. Es el momento de las siempre controvertidas listas de lo mejor del año. Controvertidas porque nunca llueve a gusto de todos, pero también porque, al fin y al cabo, estamos hablando de consideraciones que, aunque no lo parezcan, se hacen en caliente, bajo el influjo del calor cercano de la sala de cine y las sensaciones que nos ha producido...».
    • Mindhunter: Sympathy for the devil

      «Celebérrimo es el aforismo 149 que Frederich Nietzsche formuló en el capítulo IV de su libro Más allá del bien y del mal (1886): «El que lucha con monstruos debe ir con cuidado para no resultar él mismo un monstruo. Pues si miras mucho a un abismo, el abismo acabará por mirar dentro de ti». A buen seguro, los creadores de Mindhunter tuvieron muy presente esta idea del filósofo alemán a la hora de decidirse a adaptar el libro de John E. Douglas y Mark Olshaker, Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes en serie del FBI (1995)...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]