Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    [BFI] Crítica | Reina y patria, de John Boorman

    The Queen and the Country

    Soldados de la reina

    crítica a Queen and Country (2014), dirigida por John Boorman | ★★★ |

    He de reconocer que vi Queen and Country sin saber que su director era John Boorman. Por despiste o por mala memoria, era un dato que ignoraba en el momento de verla, y no puedo estar más que agradecida por ello. Porque tengo la sensación que, de haberlo sabido, mi impresión de la película hubiese sido bastante peor; y, la verdad, no creo que se lo merezca. Boorman es un director que lleva años de capa caída. Por otro lado, no es que nunca haya sido un prodigio de regularidad. Junto a obras como Deliverance (1972), Excalibur (1981) o Esperanza y gloria (1987), encontramos horrores del calibre de Zardoz (1974) —a mayor gloria del bikini bizarro de Sean Connery— o El exorcista II: El hereje (1977). Su último filme realmente decente fue El sastre de Panamá (2001). Vista la lista, entenderéis que agradeciese haber visto Queen and Country desde una perspectiva, digamos, “virgen”.

    Argumentalmente, Queen and Country es hija de Esperanza y gloria. Si no fuese por toda una serie de pequeños detalles que no coinciden (el apellido de la familia protagonista, algunos personajes que han sido omitidos…), podría decirse que es una secuela directa. De hecho, es difícil decir si esos detalles han sido cambiados a propósito o si son simples fallos de continuidad por parte de Boorman. El niño protagonista de Esperanza y gloria, Bill (Callum Turner), es ahora un joven (casi) veinteañero que ha sido llamado a cumplir el servicio militar obligatorio. Estamos en 1952, año crucial para la historia del Reino Unido, que marcaría el fin de una época con el fallecimiento del rey Jorge VI y el ascenso al trono de la aún hoy soberana del país, Isabel II. A lo largo de los dos años de servicio militar, Bill experimentará amistades, amores, traiciones y descubrimientos que le llevarán a la edad adulta, con el fantasma de la Guerra de Corea siempre acechando al fondo.

    The Queen and the Country

    No hay mejor expresión para definir Queen and Country que lo que los anglosajones, tan rimbombantes ellos, llaman “coming of age movie”. Sólo que en este caso, no es únicamente el protagonista el que se hace adulto, sino todo un país con él. En una sociedad donde la monarquía tiene aún tanto peso —moral que no político—, la muerte de un soberano varón, adulto y eficiente justo después del trauma de la Segunda Guerra Mundial, y la sucesión de una mujer joven de la que no se sabía muy bien qué esperar, supuso el golpe de gracia a toda una forma de entender la existencia. Las generaciones que habían vivido la guerra siendo niños, que desconocían en su mayoría los sufrimientos que había provocado la lucha contra el nazismo, se enfrentaron a la clásica reacción “una-guerra-teníais-que-haber-pasado”, sin saber que una contienda, bélica y moral, igual en el fondo pero no en la forma les esperaba a la vuelta de la esquina. Los enfrentamientos entre Bill, su compañero de correrías Percy (Caleb Landry-Jones) y su maniático —¿maníaco?— oficial superior, Bradley (David Thewlis) reflejan esa diferencia generacional con considerable acierto.

    Pero Queen and Country no es un sesudo análisis sobre el tema, a pesar de todo. Es una comedia sobre hacerse adulto en un lugar y momento determinados, y a poco más aspira. Se beneficia de un dúo protagonista que no resulta desagradable ni pesado (aunque la tendencia a los tics de Caleb Landry-Jones pueda enervar a más de uno), y de una retahíla de actores secundarios de enorme calidad que se encargan de darle relumbrón; desde Thewlis y su actitud psicópata (menos caricaturesca de lo que cabe esperar en un principio), al estoicismo no exento de ironía de Richard E. Grant, a la dulzura que imprime a su personaje la nunca suficientemente valorada Sinéad Cusack. Quizá, el mayor lastre de la película lo suponga la sosa, aburrida e irritante subtrama romántica del protagonista con la “chica inalcanzable” de turno, que parece un elemento indispensable en cualquier historia de este tipo, y que aquí sólo sirve para ralentizar el metraje y para que den ganas muy fuertes de abofetear a semejante pavisosa, por mucha cara de pena infinita que ponga. Queen and Country no pasará a la lista de trabajos excelsos de Boorman. Por fortuna, tampoco entrará en la de los horrores. Es una historia menor, un cuento de madurez y crecimiento, y un retrato amable de un momento decisivo en la historia de un país, contado en clave de comedia para romper el molde. Su gran y única virtud. | |


    Judith Romero
    Enviada especial a la 58ª edición del Festival de Londres


    Reino Unido, 2014. Director: John Boorman. Guión: John Boorman. Productora: Merlin Films. Fotografía: Seamus Deasy. Montaje: Ron Davis. Música: Stephen McKeon. Intérpretes: Callum Turner, Caleb Landry Jones, Pat Shortt, David Thewlis, Tamsin Egerton, Vanessa Kirby, Richard E. Grant, Sinéad Cusack, Aimee-Ffion Edwards, David Hayman, John Standing.

    Póster: The Queen and the Country
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]