Introduce tu búsqueda

  • [8][Portada][slider3top]

    BFI Londres 2014 | Día 6

    Reese Witherspoon en el London Film Festival

    Reese Witherspoon y Kristian Levring dividen a la crítica

    Crónica de la sexta jornada de la 58ª edición del Festival de Londres

    La semana arranca fuerte y empieza a ofrecer algunos de sus platos principales, como suele ser habitual a estas alturas. Hoy, sin embargo, los pases de prensa han visto más opiniones divididas que ningún otro día hasta el momento. El inicio de traca se ha producido con Wild, la tan esperada nueva película de Jean-Marc Vallée (Dallas Buyers Club), con guión de Nick Hornby y protagonizada por una Reese Witherspoon au naturel. Lo cierto es que este “basado en una historia real” no ha dejado indiferente a nadie, mezclándose los que se han deshecho en halagos hacia Witherspoon y su interpretación de una mujer en busca de su identidad a lo largo del Pacific Crest Trail, uno de los puntos clave del senderismo en Estados Unidos, que se extiende más de 4.000 kilómetros, desde la frontera con México hasta la frontera con Canadá. Otros la han encontrado aburrida, llena de tópicos sobre los problemas de los urbanitas en la naturaleza, y con una interpretación que, si bien es solvente, se está sobrevalorando excesivamente. Lamento decir que servidora se encuentra entre estos últimos, y que, a no ser que el espectador sea un aficionado al senderismo o alguien con problemas existenciales y/o aficionado a dejar letras de canciones y poemas a su paso, el filme le va a dejar bastante indiferente. Y por favor, basta ya de premiar actrices sólo por atreverse a salir sin maquillaje ante la cámara. La que sí ha gustado, y bastante, ha sido Leviathan (Andrey Zvygintsev, 2014). La representante rusa a los Óscar, de cerca de dos horas y media de duración, es un sobrio —sombrío, más bien— drama social, ambientado en la Rusia actual, que habla sin tapujos de corrupción política, social y moral, de miseria y de apatía. Cuesta digerirla, es densa y a veces más directa de lo que parece, pero se trata de una propuesta valiente —sobre todo teniendo en cuenta el clima político ruso—, de la que muchas cinematografías europeas deberían aprender una o dos cosas. La terna se ha cerrado con The Salvation (Kristian Levring, 2014), un western de factura clásica pero apariencia muy europea —un “smørrebrød western”, como lo he oído llamar por ahí— que no ofrece nada nuevo bajo el sol, pero resulta de lo más entretenido que ha pasado por el festival hasta el momento. Mads Mikkelsen está en su salsa —si bien algo desaprovechado— ejerciendo de héroe vengador, y Eva Green resulta extraña, hermosa y peligrosa como sólo ella sabe serlo. No es una obra maestra —ni pretende serlo—, pero es divertida y totalmente falta de prejuicios.

    De los pases públicos, poco a destacar, salvo la presentación de Serena (Susanne Bier, 2014), que a la hora de escribir estas líneas está siendo aún proyectada (más información los próximos días), y el gran recordatorio a las dos guerras mundiales, enmarcado en los actos con motivo del centenario de la Gran Guerra que están teniendo lugar en la capital británica a lo largo del año. El primero es la proyección de la version restaurada de Maudite soit la guerre (Alfred Machin, 1914), un hermoso alegato antibelicista en forma de historia de amistad y amor en los dos lados de la trinchera, que hace tiempo que había sido olvidada. El segundo, titulado simplemente German Concentration Camps Factual Survey, es ni más ni menos que un documental sobre la liberación de los campos de concentración nazis, que jamás había visto la luz hasta ahora, y en cuyo desarrollo participó el mismísimo Alfred Hitchcock. Restaurado y editado por el Imperial War Museum, se trata de un documento de valor cinematográfico e histórico incuestionable que muy difícilmente podrá volver a verse proyectado en un cine de forma masiva (aunque es probable que el IWM lance alguna edición en DVD en los próximos meses).

    The Salvation
    The Salvation, de Kristian Levring
    La conmemoración de la Gran Guerra termina mañana, con la proyección, patrocinada por la alcaldía de Londres, de Testament of Youth (James Kent, 2014), biopic de la escritora Vera Brittain protagonizado, entre otros, por Alicia Vikander, Kit Harington, Emily Watson, Hayley Atwell y Miranda Richardson. En los pases públicos tendremos las presencias de Hungry Hearts (Saverio Costanzo, 2014), el nuevo documental de Ulrich Seidl, In the Basement, el remake de The Town that Dreaded Sundown (Alfonso Gomez-Rejon, 2014) y el estreno en el festival (y en tierras británicas) de Ocho apellidos vascos (Emilio Martínez-Lázaro, 2014) —que los anglosajones, tan suyos, han retitulado como Spanish Affair—. Seguiremos informando de todas ellas desde la cada vez más otoñal capital británica.

    Judith Romero
    Enviada especial a la 58ª edición del Festival de Londres


    Publicidad

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    Panorama

    Clásicos