Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Cannes 2014 | Ryan Gosling invoca a Winding Refn en Lost River

    Lost River, de Ryan Gosling

    Driver se queda en la cuneta

    recepción de Lost River | Ryan Gosling (Estados Unidos) (Un Certain Regard)

    Ni en las premieres de la Competición hay tanta expectación. Ayudaba mucho el desconocimiento previo. Ninguna referencia. Tan sólo varias imágenes y un críptico clip publicado el día anterior. Se trataba del debut del Golden Boy de Cannes, que hacía su tercera visita a la Costa Azul –tras Blue Valentine (2010) y Drive (2011)— con su debut en la dirección titulado Lost River. Colas kilométricas y empujones por doquier para ver este thriller apocalíptico con toques de fantasía que dejan clara de forma inmediata sus referencias. El aroma del cine de Nicolas Winding Refn y David Lynch pulula en cada centímetro del rollo de celuloide. Atmósfera opresiva, fotografía de primer nivel –fantástico Benoît Debie— y un envoltorio sonoro de primer nivel acompañan a esta ópera prima que, como era de esperar, se ha llevado más silbidos que aplausos. Principalmente, por la pretenciosidad de un debutante que ha querido saltarse varios pasos y igualarse con los cineastas anteriormente citados. Algo que se puede también tildar de valentía. La prensa ha sido muy dura con el actor canadiense pero también ha dejado entrever que hay talento tras esa cámara neófita. Para una franca minoría estamos ante una cinta que aspirará a ser calificada de culto. Sea como fuere, Gosling ha dado el primer paso. Veremos cuál será el siguiente. Suponemos que siempre atado a una carrera de interprete en standby tras el anuncio de su paso a la realización. Por lo pronto, ya ha igualado al Winding Refn en cuanto a abucheos este año. El tiempo dirá si su presencia en Cannes este 2014 tiene que ver con su fama o con esa aptitud por explotar. Mañana conoceremos la opinión de nuestro compañero Gonzalo Hernández, que asistirá al pase de las 17:00 horas.

    La prensa extranjera ha vertido pocos elogios. Peter Bradshaw, de The Guardian, cree que Lost River «a menudo es ridícula y presuntuosa, pero a menudo también resulta ingeniosa». «Un baño de los sentidos visual y auditivo que muestra un poco de estilo, pero que resulta completamente poco original en todo momento», comentaba Todd McCarthy, de The Hollywood Reporter. Oliver Lyttelton, de The Playlist, se ha pronunciado de forma similar: «teniendo en cuenta el talento reunido, su vacío interior hace que parezca que se ha desperdiciado. Pero se ve muy bien, suena muy bien y a ratos puede ser interesante».

    Los periodistas hispanos, salvo un par de excepciones, no han roto una lanza por el director de Ontario:







    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]