• Culpa y riesgo / Julieta, de Pedro Almodóvar.

    Especial 69º Festival de Cannes / Cobertura completa.

    El álbum familiar de Koreeda / Nuestra hermana pequeña.

    Filmogramas / El cine social de Jeff Nichols

    Un ejercicio cinematográfico inmaculado / Cemetery of Splendour.

    APFLICKORNA (SHE MONKEYS, 2011)

    Apflickorna - She Monkeys, de Lisa Aschan
    Cuando el espectador se enfrenta a She Monkeys (Apflickorna, 2011), una vez más, sorprendente propuesta de la cinematografía escandinava, puede atisbar ciertas resemblanzas con el más retorcido Haneke o con la extrañeza en el cine de Giorgos Lanthimos, pues asistimos una vez más a un viaje a los recovecos más intricados del alma humana. No es un viaje fácil, pues el espectador se encontrará con una tensión “sosegada” en una película contemplativa y ambigua.

    La cinta que nos ocupa nos presenta, a modo de pinceladas, momentos llenos de contención, de silencios, que otorgan. Y es que She Monkeys es puro ejercicio de contención. De hecho, la narración funciona a base de golpes de intensidad, pero moderada. Es quizá la contención la que permite a los personajes de la ópera prima de Lisa Ashchan controlar las acciones y los comportamientos, y por ende, los destinos del prójimo y los suyos propios. Sin embargo, hablamos de un arma de doble filo, pues esta deliberada contención conduce a los protagonistas de esta historia a una cada vez más decadente insensibilidad hacia la sociedad, lo que provoca una ausencia de empatía. Pero esta represión les sirve de auto-defensa, de protección contra todo el sufrimiento externo.

    En el filme de Lisa Ashchan existen ciertas lagunas en lo que a narración se refiere, pero ese espacio en blanco sugiere. Probablemente no vislumbremos el por qué de este comportamiento, el origen de todo, pero deducimos una ausencia de afecto así como una desmedida obsesión por la perfección. En la película, la idea central gira en torno al arte ecuestre, que refleja el equilibrio anhelado por las, en apariencia, inocentes Emma y Cassandra, personajes ora similares ora antagónicos que mantienen durante toda la historia un tour de force ciertamente ambiguo y muy sutil, enseñando los dientes y aplicando la Ley del más fuerte. Esta armonía física-y probablemente psíquica como consecuencia- siempre bajo un constante e intensivo adiestramiento-omnipresente en toda la película y en todos los personajes que la habitan, a modo, incluso de adoctrinamiento-. Pero todo tiene un precio, pues para la consecución de ese equilibrio se requiere ambición y una fría y calculadora actitud hacia la vida.

    Si bien hemos cambiado el modo de presentar la conducta humana -esta nueva “corriente” de cine europeo así lo constata-, los temas exhibidos en la cinta son universales, bien conocidos, pero no por ello menos complejos.

    Julio Mogollón.
    crítico de cine.

    Suecia, 2011. Título original: "Apflickorna". Directora: Lisa Aschan. Guión: Lisa Aschan, Josefine Adolfsson. Productora: Atmo Production / Film i Väst / Kameraten / Swedish Film Institute / Swedish Television. Música: Sami Sänpäkkilä. Fotografía: Linda Wassberg. Intérpretes: Mathilda Paradeiser, Linda Molin, Maria Hedborg, Sigmund Hovind, Inger Lindberg, Isabella Lindquist, Adam Lundgren, Sergej Merkusjev, Malin Müller, Nasrin Pakkho, Elin Söderquist, Kevin Caicedo Vega.

    mejor película en el festival de Tribeca 2011; ganadora de tres premios (entre ellos mejor filme) Guldbagge (Academia de cine sueco) 2011; mención especial | Oso de plata-Generación 14 en la edición de la Berlinale 2011.

    2 comentarios:

    1. Ida de olla tremenda esta peli. Aun no sabría como abordarla. Tiene instantes excelentes con otros algo idiotas.

      ResponderEliminar
    2. Me gustó mucho. La vi el año pasado. Es la esparta nórdica algo que los maestros conocemos por esas largas teorías. Como dices es una película templada pero que lleva una enorme carga de sensaciones. Es probable que para muchos estás no aparezcan. Notable.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    Magazine

    • ¿Quién demonios es Hong Sang-soo?

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Porque responder a esa pregunta implica responder a la misma pregunta incesante que vertebra su cine. Y que consiste, si se trascienden los tres monosílabos que forman dicho nombre, en responder a la pregunta de quién demonios somos nosotros mismos, hombres y mujeres, y qué pintamos en este mundo».
    • Escenas: «El caballo de Turín», de Béla Tarr

      Por Luis Enrique Forero desde Berlín / «A menudo, provoca una fascinación oscura la contemplación de la renuncia. Arthur Rimbaud, uno de los poetas más influyentes en el cambio de paradigma y el paso a la modernidad, decidió abandonar la literatura a sus 19 años, con una contundencia tan inquietante como —por qué no decirlo— admirable, y durante el resto de su corta vida anduvo dedicado a otros asuntos presumiblemente más importantes».
    • «Siento al cine como un ser vivo con alma».

      Entrevista con el director tailandés Apichatpong Weerasethakul / por Miguel Muñoz Garnica desde el Festival de Gijón / «Creo que mis películas no suelen dejar a nadie indiferente. Hay quien me dice que le han hecho sentir una gran conexión, y quien me dice que no ha conseguido entrar en ellas en absoluto», advierte Apichatpong Weerasethakul. El tailandés, elevado a los grandes altares del cine contemporáneo por la crítica...».

    Festivales

    Oscar Race

    [12][Trailers][slider3top]

    Televisión