Introduce tu búsqueda

Descansa en paz
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    Crítica | Plynace Wiezowce (Floating Skyscrapers)

    Plynace Wiezowce (Floating Skyscrapers)

    Deseos reprimidos

    crítica de Floating Skyscrapers | Płynące wieżowce, de Tomasz Wasilewski, 2013

    El realizador polaco Tomasz Wasilewski ha logrado captar la atención de la crítica en su peregrinaje por diversos festivales –entre ellos Gijón 2013– con Plynace wiezowce, su segundo trabajo tras las cámaras tras la inédita en España In the Bedroom (2012). El cine de temática gay ha continuado visitando en los últimos años, cada vez con más asiduidad, las carteleras cinematográficas, con los moderados éxitos de Weekend (2011, Andrew Haigh), Keep the Lights On (2012, Ira Sachs) o El desconocido del lago (2013, Alain Guiraude) como principales abanderados. La normalización de este tipo de obras es, a priori, una feliz noticia para los aficionados al subgénero, pero también se corre el peligro de caer en la repetición de los mismos esquemas ante la avalancha de títulos que cuentan, con leves modificaciones, las mismas (o sospechosamente similares) historias. Plynace Wiezowce, a pesar de su buen puñado de aciertos, no escapa, desgraciadamente, a esa incómoda sensación de déjà vu que parece embargar al espectador con demasiada frecuencia cuando asiste a este tipo de narraciones sobre descubrimientos sexuales repletos de complicaciones.

    La cinta nos presenta a Kuba, un atractivo joven que tiene ante sí un brillante porvenir en el mundo de la natación. Lleva dos años de relación con su novia, Sylwia, con la que convive bajo el mismo techo en la casa de su madre, una mujer castradora y autoritaria que solo desea que la chica abandone el hogar para así tener a su hijo para ella sola. Pese a que la relación de la pareja parece, aparentemente, feliz y normal, Kuba se siente frustrado e insatisfecho con su vida, por lo que suple sus carencias sexuales manteniendo esporádicos encuentros con otros chicos en las duchas. Cuando durante una fiesta, Kuba conoce a Michal, un muchacho homosexual que vive su condición abiertamente, descubrirá por fin lo que es enamorarse de verdad, pero no le será tan fácil que Sylwia renuncie a lo que tienen, por lo que el triángulo amoroso se tornará, inevitablemente, en tragedia. Una vez más, la homosexualidad está reflejada de modo tortuoso y conflictivo, con el personaje protagonista consumiéndose por no poder mostrarse al mundo como en realidad es, dejando que en la intimidad otros hombres le practiquen sexo oral, pero no permitiendo que le besen en la boca, como si esto le hiciera perder su virilidad. El personaje de Kuba, cómo no, mantiene esa lucha interior entre continuar con la estabilidad que le da su relación con su novia y el estar volcado en el deporte o romper con toda esa quimera y gritar a los cuatro vientos su amor por Michal, al que se presenta como un joven cuya sexualidad ha sido, más o menos, bien asumida por su familia, pero que supone un motivo de alejamiento con la figura paterna –no faltan las típicas conversaciones sobre fútbol entre el padre y el hermano heterosexual durante la comida en la mesa, mientras que a Michal se le hace un poco el vacío–. El tercer vértice del triángulo, Sylwia, es el más interesante por encontrarse en el puesto de víctima colateral de ese amor prohibido, pero aun así termina resultando irritante y antipático por la poca dignidad de la que hace gala en los momentos más decisivos.

    Plynace Wiezowce (Floating Skyscrapers)

    Hay que reconocer que el filme está competentemente interpretado por todos sus actores –especialmente por Marta Nieradkiewicz, que dota de la adecuada impotencia a su papel de Sylwia– y que tiene un acabado muy interesante en su apartado visual, gracias al buen trabajo de fotografía, con una bonita paleta de colores fríos y excelentes tomas bajo el agua de la piscina. Las escenas sexuales –tanto las que tienen Kuba y su novia como las gays (sin ningún tipo de protección, lo que da un ejemplo imprudente a la audiencia)– están rodadas con gran naturalidad y realismo, siendo casi tan explícitas como las de la polémica La vida de Adèle (2013, Abdellatif Kechiche). Tampoco escatima el director en algunos momentos de cruda violencia que hacen que la propuesta sea un tanto desagradable para un público que no guste de sensaciones demasiado fuertes. Lamentablemente, la historia no ofrece nada que no hayamos visto antes, está plagada de lugares comunes y sus personajes están construidos a base de clichés. Wasilewski sabe rodar estupendamente pero se muestra incapaz de insuflar de auténtica emoción a su historia de amor. Mucho juego de miradas, mucha tensión sexual en el aire, sí, pero a la hora de la verdad, el fuego no llega a quemar como sería de esperar. Plynace wiezowce es una cinta correcta en todos los aspectos, que se sigue con innegable interés a lo largo de todo el metraje, pero que adolece de una absoluta falta de ideas originales y una excesiva frialdad en el comportamiento de sus protagonistas. Esta falta de riesgo es lo que condena a la película a ser una más de tantas, ya que con el paso del tiempo sus imágenes se mezclarán en nuestra mente con las de otros filmes similares. | |

    José Antonio Martín
    redacción Las Palmas de Gran Canaria

    Polonia. 2013. Título original: Plynace wiezowce. Director: Tomasz Wasilewski. Guión: Tomasz Wasilewski. Productora: Alter Ego Pictures. Fotografía: Jakub Kijowski. Música: Bach. Montaje: Aleksandra Gowin. Intérpretes: Mateusz Banasiuk, Bartosz Gelner, Marta Nieradkiewicz, Katarzyna Herman, Olga Frycz, Izabela Kuna, Miroslaw Zbrojewicz.

    Plynace Wiezowce (Floating Skyscrapers) poster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    La patria perdida
    Green Border
    German Film Fest
    Alternativa Pro
    Alternativa Oficiales
    Green border Alternativa Ofi

    Estrenos

    Alternativa Pro German Film Fest

    Streaming

    Alternativa OficialesLa patria perdida
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas