Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Cuerpos especiales

    Cuerpos especiales

    COLEGAS A LA FUERZA

    crítica Cuerpos especiales | The Heat, Paul Feig, 2013

    La boda de mi mejor amiga (2011) supuso hace un par de temporadas una de las sorpresas más gratificantes de la cartelera, ofreciendo una especie de alternativa femenina a esas comedias gamberras y habitualmente varoniles de Judd Apatow. Con un reparto de actrices en estado de gracia y un guión chispeante que dosificaba muy bien algo de humor escatológico y unos diálogos subiditos de tono que rompían con el encorsetamiento propio de la comedia romántica más tradicional, la cinta no sólo fue un gran éxito comercial (más de 288 millones de dólares en todo el mundo), sino que fue calurosamente recibida por la crítica, colocando el nombre de su director, Paul Feig, como uno de los realizadores a tener en cuenta dentro del género. En 2013 ha vuelto a repetir la jugada con Cuerpos especiales (traducción muy particular del título original The Heat), comedia policiaca que empareja a dos de las actrices más representativas del humor actual, Sandra Bullock y Melissa McCarthy.

    En el caso de Bullock, su carrera se encuentra totalmente consolidada y en los últimos tiempos se ha preocupado de ampliar registros con personajes dramáticos como los de Crash (2009), The Blind Side (2009) –por la que ganó su discutido Oscar– y, este mismo año, Gravity (2013), la ciencia ficción de Alfonso Cuarón que tantas alegrías promete traerle en la temporada de premios que se avecina. Por su parte, Melissa McCarthy se encuentra en pleno despegue como protagonista después de eclipsar a sus compañeras de La boda de mi mejor amiga con aquella genial caracterización de Megan que le valió una sorprendente nominación al Oscar como mejor actriz secundaria. A McCarthy le sucede lo mismo que a Zach Galifianakis, descubrimiento de Resacón en las Vegas (2009) y que dio el salto a los papeles protagonistas junto a Robert Downey Jr. en Salidos de cuentas (2010). Es una infalible máquina para arrancar la carcajada del espectador en pequeñas píldoras como las de Si fuera fácil (2012) o R3sacón (2013), pero corre el riesgo de resultar demasiado intensa (y pelín cargante) si lleva sobre sus hombros el peso de una película –es el caso de Por la cara (2013), donde le complicaba la vida hasta extremos insoportables al bueno de Jason Bateman–. Afortunadamente, el director de Cuerpos especiales es consciente de ello y ha diseñado un vehículo para lucimiento de la estrella emergente McCarthy, pero con un compartido protagonismo con una Sandra Bullock en su salsa. Ambas salen victoriosas de este duelo interpretativo, demostrando una magnífica química. Se nota que se lo pasaron bien haciéndola y ese buen rollo se contagia al público.

    Cuerpos especiales

    Las buddy movies (películas de amistad entre dos varones) han gozado de buena aceptación comercial desde los tiempos de Starsky y Hutch. Títulos como Arma letal (1987), Danko: Calor rojo (1988) o Tango y Cash (1989) presentaron a parejas de policías que, pese a que en un principio parecían condenadas a no entenderse, terminaban formando unos tándems perfectos. Esta variante también fue tocada en clave de humor en películas como Algo más que colegas (1982), Colegas a la fuerza (1991) o Arma fatal (2007) y con Cuerpos especiales encuentra ahora su respuesta femenina. En el filme, la estirada y perfecta agente del FBI Sarah Ashburn (Sandra Bullock en un rol diametralmente opuesto al de Miss Agente Especial) debe compartir investigación con Shannon Mullins (Melissa McCarthy en una extensión del tipo de personaje que lleva repitiendo desde La boda de mi mejor amiga y al que le tiene perfectamente cogido el pulso), una excéntrica y malhablada agente de policía de Boston. Ambas son las encargadas de dar caza a un peligroso terrorista ruso. Como es de esperar en este tipo de historias, la estricta disciplina y buenas maneras de Sarah chocarán con los métodos políticamente incorrectos de Shannon y la relación entre ambas, que comienza siendo algo más que complicada, termina con una bonita amistad en la que ambas logran entenderse y aceptar aspectos mejorables de sus respectivas personalidades. La nimia trama criminal queda relegada, por supuesto, a un segundo plano, adquiriendo mayor relevancia los divertidos conflictos que nacen entre estas dos mujeres de armas tomar (y nunca mejor dicho).

    Cuerpos especiales no inventa nada nuevo. Los guionistas son conscientes de que el material que tienen entre manos ya ha sido explotado en multitud de ocasiones en el cine, pero no por ello hay que restarle un ápice de mérito a su efectividad cómica. Las dos heroínas están perfectamente dibujadas –con todos los tópicos que se quiera: Sarah es la típica mujer exitosa en el trabajo pero desafortunada en el amor y Shannon expresa mediante la agresividad y sus desconcertantes estallidos de locura, la frustración por una vida familiar caótica– y genialmente interpretadas por sus protagonistas, que se entregan en cuerpo y alma a un recital de slapstick, con un humor muy físico donde demuestran tener muy poquito sentido del ridículo. Hay suficientes gags hilarantes para convertir a la película en una de las citas humorísticas más disfrutables del verano. Las escenas en las que aparece la estrafalaria familia de Shannon, la borrachera de las dos colegas en el bar (con bailes y stripteases incluidos), el catastrófico intento de traqueotomía en la cafetería, el cuchillo de quita y pon en la pierna de Sarah o el orondo gato que, de vez en cuando, ésta toma “adoptado” de sus vecinos, son algunas de las mejores muestras de ello. Por lo tanto, estamos ante uno de los éxitos más honestos del año, una comedia exenta de ambiciones artísticas pero que ofrece exactamente lo que se espera de ella, manteniendo envidiablemente el ritmo a lo largo de casi dos horas de metraje. No optará a ningún premio importante –sí la veo candidata a unos cuantos Globos de Oro en las categorías de comedia– ni recibirá grandes elogios de la crítica especializada, pero difícilmente defraudará a los espectadores que acudan a verla esperando simple y llanamente una digna y simpática evasión. ★★★★★

    José Antonio Martín.
    crítico de cine.

    Estados Unidos. 2013. Director: Paul Feig. Guión: Lee Eisenberg, Katie Dippold, Gene Stupnitsky. Productora: 20th Century Fox/ Chernin Entertainment. Presupuesto: 43.000.000 dólares. Recaudación en USA: 156.625.657 dólares. Localización principal: Massachusetts. Fotografía: Robert D. Yeoman. Música: Michael Andrews. Montaje: Jay Deuby, Brent White. Intérpretes: Sandra Bullock, Melissa McCarthy, Demian Bichir, Marlon Wayans, Michael Rapaport, Jane Curtin, Spoken Reasons, Thomas F. Wilson, Dan Bakkedahl, Taran Killam, Michael McDonald. 

    The Heat póster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma