Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Jack el caza gigantes

    Jack el caza gigantes, de Bryan Singer

    HABÍA UNA VEZ…

    crítica de Jack el caza gigante | Jack the Giant Slayer, Bryan Singer, 2013

    En los últimos años, parece que se ha creado una rentable corriente entre los grandes estudios de Hollywood de rescatar cuentos clásicos de toda la vida para ofrecer espectaculares versiones, repletas de efectos especiales de última generación y protagonizadas por las grandes estrellas del celuloide. Blancanieves, por ejemplo, fue objeto de tres visiones completamente distintas entre sí, el pasado 2012. Julia Roberts, Maribel Verdú y Charlize Theron compitieron por ser la madrastra más malvada de la temporada y, en el caso de la versión protagonizada por la última, las recaudaciones en taquilla fueron lo suficientemente generosas como para asegurar el rodaje de una secuela. Este 2013, los hermanos Grimm fueron víctima de hasta cuatro terribles adaptaciones diferentes de su Hansel y Gretel y la precuela Oz, un mundo de fantasía arrasaba en las taquillas sin necesidad de recuperar a Dorothy, Totó y compañía. Si algo tenían en común la mayoría de estos títulos, era la falta de fidelidad a las obras que adaptaron, apuntándose al derroche de magia digital impuesto por las películas de El señor de los anillos, cuyas formas visuales copiaron sin disimulo, además de poseer unas buenas dosis de mala baba, impropias del cine familiar de otros tiempos. Se agradece, por lo tanto, la blancura y sencillez narrativa de esta visión del cuento Jack y las habichuelas mágicas de Hans Christian Andersen.

    Lo que llama la atención, en primer lugar, es el hombre que se encuentra en la dirección de la película, Bryan Singer. Se ganó el respeto de la crítica con la soberbia Sospechosos habituales (1995) y el favor del público con las dos primeras (y estupendas) entregas de X-Men. Rodó una de las cintas más vapuleadas de los últimos tiempos, la siempre reivindicable Superman Returns (2006) y se puso al frente de uno de los vehículos más ambiciosos para lucimiento de Tom Cruise, la interesante Valkiria (2008). Jack el caza gigantes podría considerarse, a priori, un paso atrás en su filmografía, pero nada más lejos de la realidad. La historia de esta nueva relectura del popular cuento nos presenta una atractiva mitología donde seres humanos y gigantes se encontraban en guerra, hasta el momento en que éstos últimos fueron desterrados a vivir en una ciudad más arriba de las nubes. Tras siglos de paz, un joven granjero volverá a poner a la humanidad en peligro por error, cuando de unas habichuelas mágicas que le dieron a cambio de su caballo, crezca una enorme planta que llegue hasta el reino de los gigantes. Estos, sedientos de venganza, raptarán a la bella princesa del reino, de la que Jack se ha enamorado, y el rey le enviará junto a sus mejores soldados a recuperar a su hija. El gran acierto de la película es que, pese a tratarse de una versión adulta del cuento, se mantiene en unos márgenes de violencia y oscuridad aceptables para gustar a toda la familia. Pese a que cuenta con unos efectos digitales realmente apabullantes, capaces de crear los mágicos reinos donde tiene lugar la acción en todo su esplendor –las tomas aéreas y planos cenitales también son deudoras de las películas de Peter Jackson–,

    Jack el caza gigantes, de Bryan Singer

    Jack el caza gigantes tiene mucho del sano espíritu aventurero de las aquellas producciones de los 80 que muchos añoramos, desde Lady Halcón (1985) hasta Willow (1988), pasando por La princesa prometida (1987). En la actualidad, pocos títulos han conseguido recuperar ese aroma –se me ocurre la infravalorada Stardust (2007) y poco más–, y el filme de Singer lo logra. Estamos ante la eterna lucha entre las fuerzas del bien y del mal, donde los buenos son muy buenos y los malos son terribles. Los personajes son arquetipos, no hay lugar en el guión para dotar de gran profundidad emocional a sus criaturas y el romance es todo lo previsible y ñoño que se espera de un cuento de hadas. En cambio, al contrario que le sucede a Oz, un mundo de fantasía, la otra apuesta de fantasía con la que tuvo que competir en las carteleras, Jack el caza gigantes puede presumir de mantener un excelente pulso narrativo de principio a fin. Desde el brillante prólogo que muestra, mediante una espectacular animación, la ancestral rivalidad entre los gigantes y los humanos, el ritmo no muestra síntomas de fatiga en ningún momento, hasta desembocar en una vigorosa lucha final en el castillo, todo un prodigio del uso de la magia digital. Deja también alguna escena para el recuerdo, como el rescate de la princesa en la cocina de los gigantes, que posee el sentido de la maravilla y la tensión de aquella de los niños y los velocirraptores en Parque Jurásico (1993). Los actores cumplen a la perfección, especialmente el joven Nicholas Hoult –que este año llamó la atención en Memorias de un zombie adolescente–, que dota de gran humanidad y carisma a su heroico Jack. El filme tiene alma, manteniendo intacto el encanto y candidez de la historia, en medio de su festival de efectos especiales, algo de lo que pueden presumir pocos títulos del género.

    Tristemente, los 195 millones de dólares de presupuesto –totalmente plasmados en la pantalla– hicieron imposible que esta obra resultara rentable, convirtiéndose en uno de los batacazos más sonados de los últimos tiempos. Mientras tanto, su rival Oz, mucho más ambiciosa e irregular, recaudó lo suficiente para tener una secuela preparada en el horizonte. Injusticias del mundo del cine. Puede que muchos no le perdonaran a Singer que se desentendiera de la saga X-Men tras su segunda entrega, en beneficio de aquel odiado Superman Returns. O que el público se viera saturado de demasiadas fantasías heroicas en tan poco margen de tiempo. El caso es que Jack el caza gigantes es un dignísimo ejemplo de cine familiar, rodado con inusitado buen gusto, sin herir la inteligencia del espectador y que no deja margen para el aburrimiento. Un espectáculo de primerísimo orden que mereció mejor suerte, la que sus responsables esperaban cuando le otorgaron ese final abierto a una posible secuela. ★★★★

    José Antonio Martín.
    crítico de cine.

    Estados Unidos. 2013. Título original: Jack el caza gigantes. Director: Bryan Singer. Guión: Christopher McQuarrie, Mark Bomback, Darren Lemke, Dan Studney (Fábula: Hans Christian Andersen). Productora: Legendary Pictures/ New Line Cinema/ Original Film. Presupuesto: 195.000.000 dólares. Recaudación: 197.687.603 dólares. Fotografía: Newton Thomas Sigel. Música: John Ottman. Montaje: John Ottman, Bob Ducsay. Intérpretes: Nicholas Hoult, Eleanor Tomlinson, Ewan McGregor, Stanley Tucci, Eddie Marsan, Ewen Bremner, Ian McShane, Christopher Fairbank, Simon Lowe, Mingus Johnston.

    Jack el caza gigantes póster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma