Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica en Serie | Hannibal (1x04)

    Hannibal 1x04

    LA FAMILIA COMO CAMPO DE CULTIVO

    crítica del cuarto capítulo de Hannibal, ‘Ceuf’ (1x04)

    NBC | EEUU, 2013. Director: Peter Medak. Guión: Jennifer Schuur. Creador: Bryan Fuller. Reparto: Hugh Dancy, Mads Mikkelsen, Laurence Fishburne, Caroline Dhavernas, Hettiene Park, Scott Thompson, Aaron Abrams, Kacey Rohl, Molly Shannon, Gina Torres. Fotografía: Karim Hussain. Música: Brian Reitzell.

    Varias familias están siendo asesinadas, todas con el común denominador de un hijo desaparecido meses antes. Bajo la mirada de Hannibal, Will, Jack y Abigail Hobbs miran su pasado. La relación entre el doctor y la joven se afianza al ganarse éste su confianza.

    Como en todo buen policíaco que se precie de serlo, los casos que nuestros héroes deben resolver cada semana sirven a menudo de metáfora de sus complicadas vidas. En Ceuf, la guionista Jennifer Schuur filtra la negrísima crónica de familias muertas que el episodio cuenta en las relaciones de los personajes. Lo hace de manera evidente (los 3 miembros del equipo forense hablando de su infancia), de manera parcialmente sutil (Lecter cuestiona a Will sobre su infancia) o de manera más elaborada (Abigail colocada de té alucinógeno reflexiona sobre la vida familiar de los Hobbs). Hasta el jefe Jack Crawford pasa por el trámite, ya que intuimos que su matrimonio no pasa por su mejor momento. La escena que cierra el episodio confirma parcialmente la sospecha. Una doble curiosidad es que la esposa de Jack está interpretada por la siempre eficaz Gina Torres, esposa de Laurence Fishburne en la vida real y también importante estrella invitada de Criando malvas. Otra pieza del universo Fuller presente en Hannibal.

    La familia como elemento definitorio de quienes somos al crecer. La perversa madre de acogida que interpreta con inquietante ternura Molly Shannon arrebata a niños de sus familias biológicas para construirse un universo de bonita apariencia, pero por dentro viciado de miedo y violencia. Las escenas del crimen en Hannibal están perfectamente rodadas y fotografiadas, siguiendo la apuesta estilística de Bryan Fuller de igualar en importancia forma y fondo. Y con bienvenido humor (el villancico de fondo al descubrir la masacre navideña, el flash de la caza del doctor mientras cena con Jack) como válvula de escape ante tanta idea retorcida. Es muy difícil hacer que los casos de una serie policíaca sean interesantes en 2013, pero de tanto en cuanto sale alguna serie con imaginación e ingenio. Hannibal está cumpliendo en esa parte por el momento, aunque también es verdad que sólo llevamos 4 episodios. A la vista del tiroteo en la escuela de Sandy Hook, NBC decidió eliminar este episodio de la parrilla de emisión porque la trama criminal portaba infanticidios. Para que el espectador no estuviera perdido al ver el siguiente capítulo, la cadena montó una webserie con las escenas más relevantes para poder seguir las relaciones personales de los protagonistas. En 22 minutos y 6 partes, NBC ofrecía las sesiones/charlas del doctor Lecter con Abigail, Will y Jack y las de la doctora Alana Bloom con la joven Hobbs. La misión de Oeuf es profundizar en la misteriosa relación entre Hannibal y Abigail. ¿Cuánto saben en realidad uno sobre el otro? De momento parece que Lecter lleva ventaja sobre el resto, incluyendo su visita a la casa de Will y la sutil alteración del orden de un maniático. Hablando de Will, la tortuosa psique del agente especial se sigue exponiendo al espectador a través de artísticos sueños o crípticas frases, de carácter extrañamente poético. Sus súbitas declamaciones bordean lo pomposo cuando lo que intentan es señalar su inteligencia y enfatizar lo rápido que funciona su mente.

    Hannibal 1x04

    Como rápida avanza la trama autoconclusiva de los niños asesinos. Demasiado rápido, ya que a Jennifer Schuur le sobreviene la prisa y en un par de escenas se quita de encima la carga de conectar lógicamente datos. Por supuesto que Will desentraña el origen de los ataques y una oportuna grabación de supermercado otorga la pista definitiva. Para crear inquietud se hace creer a la audiencia que el último ataque va a funcionar mientras la policía acude al rescate. Su llegada da lugar a una atropellada serie de momentos donde los asesinos son detenidos en el momento justo y la malvada madrastra cae por un disparo del posible segundo interés amoroso de Will, la agente Beverly Katz. Toda esta última parte está demasiado calculada para resultar creíble y sucede con histérica velocidad, sin tiempo para que la audiencia tenga claro quién-es-quién-. Le sigue otra forzada charla entre uno de los críos asesinos y Jack donde se incide lateralmente en la posible causa del problema con el matrimonio Crawford: la falta de descendencia. Ceuf es un buen capítulo con secciones bien diferenciadas. Acierta al combinar las tramas personales y las criminales, pues es lógico pensar que ante un caso así uno se cuestione de dónde viene. Nuestros héroes son diseccionados poco a poco, con detalles más o menos explícitos que ayudan a construir un vínculo con el espectador. ★★★★★

    Adrián González Viña.
    crítico de cine y series de televisión.
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma