Introduce tu búsqueda

El barco del amor
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    CRÍTICA | EL CHICO DEL PERIÓDICO

    El chico del periódico | The Paperboy
    UN ASUNTO (NADA) MARGINAL
    crítica de El chico del periódico | The Paperboy, Lee Daniels, 2012

         Más temprano que tarde, la incredulidad se impone a la razón. También a cierto victimismo pueril, a la psicología enfermiza supeditada a la calentura sexual. Apenas unos vagos detalles que conforman la idiosincrasia del sur. La sorpresa no existe, sólo hay que esperar a que pase algo, pero ese algo está pasando continuamente. Así es El chico del periódico (The Paperboy, EE.UU, 2012), y así es la rubia en discordia que inflama el ambiente en un pueblito al sur de Florida, en la década de los 60. Una barbie —botox incluido, como las buenas— morbosa, con peluca e ingentes capas de maquillaje y modelos demasiado coloridos incluso para una señorita que sin necesidad de (auto)proclamarse paradójica mercenaria del sexo gratuito, no duda a la hora de llamar al pan pan y a las felaciones, mamadas. Es el agente pernicioso en mitad de una investigación periodística que intenta arrojar luz sobre el asesinato —y presente condena del supuesto asesino— de un sheriff que podría conducir a ese reo por la milla verde. Allí, entre sol radiante y gente sudorosa, se detectan las trazas del mismo realizador que gustaba de marear la perdiz con asuntos marginales, unas veces de forma convincente y otras sin credibilidad. Se llama Lee Daniels y su anterior filme, Precious, cosechó varias nominaciones a los Oscars. De alguna manera, invocó el derecho del antiguamente ninguneado cine indie, cuya llama alumbraría con fuerza en las sucesivas ceremonias, dejando entrever que toda clase de historias pueden competir de tú a tú sin perjuicios presupuestarios. Real o no, lo cierto es que esa chica obesa y maltratada física y psicológicamente y violada y, poco después, embarazada por su ebrio padrastro, era una soñadora implacable dentro del círculo discriminatorio de instituciones, funcionarios, políticos, telerealidad, medios de comunicación y vecinos mórbidos. Aquello no era el palacio de Xanadú, principalmente por decisión imperiosa del autor: Daniels desea incomodar, removernos en la butaca. Y, de paso, quizá dinamitar los cimientos del lenguaje en su vertiente más ligera.

    El chico del periódico | The Paperboy
    COSECHA CANNES 2012 | Matthew McConaughey en 'The Paperboy'
    Sí, tenemos a Zac Efron, Nicole Kidman, Matthew MacConaughey, John Cusack, e incluso a ese actor maxilofacialmente compacto, de nombre David Oyelowo. Al chico Disney, o sea Zac, le resbalan los clichés; pero no se ha vacunado contra el efecto espejo del guaperas precoz (y libre de culpa). Su personaje, además, insiste en el retrato de Apolo con complejo de Edipo. Su madre huyó, ya no vive en Florida con él y con su padre, ahora inmerso en una nueva y ortodoxa relación sentimental. Sólo tiene el cariño de una sirvienta afroamericana que, para colmo de males, respira con silencioso orgullo los vientos de cambio que trae la lucha por los derechos civiles (un aspecto éste, que se muestra a través de las relaciones entre personajes, y no como telón argumental), durante una década prodigiosa para la música negra, que vivió el esplendor del soul y la incontinencia verbal del rock ‘n’ roll. Florida en los 60, y Efron paseándose en calzoncillos. Aunque sí llevará ropa cuando reciba a su hermano mayor, Ward Jensen, un reputado periodista del Miami Times que regresa a su pueblo natal junto a su compañero y plumilla en mil batallas, para intentar esclarecer qué sucede con el caso de Hillary Van Wetter, el perturbado cazador de cocodrilos que cumple condena por asesinar al sheriff de aquella región excesivamente cálida, cuyas altas temperaturas se pegan como un chicle fundido. Y logran contactar gracias a la desaprensiva que se cartea con Van Wetter, esa rubia plastificada que vuelve loco al chico en gayumbos. Y a medida que se internan en la ciénaga (no es ninguna metáfora), más profundo es el descontrol y más palpable la desorientación.

    El libreto de Lee Daniels y Peter Baxter, autor de la novela homónima, sitúa el foco de manera intermitente en la frustración sexual del protagonista, convirtiendo la narración en una expectativa tal vez irresoluble, olvidándose momentáneamente del motor principal, ese periodista —potente recreación del subvalorado Matthew McConaughey— convencido de la inocencia del reo —John Cusack, machete y cara de perro rabioso, en modo psicokiller— y portador de un discurso más o menos íntegro e intrigante. Y sin embargo, casi todo se reduce al torso de Zac Efron: cualquier excusa sirve para rodar unos cuantos planos del ídolo. Primeros planos que tiritan, vacuos efectos de postproducción que sobreexponen, una voz en off que no aporta nada, pantalla partida, exploitation, aparatosos zooms y algo de funky. El negro sin él. Una escena de sexo telepático en un vis a vis que no es tal porque hay cinco interlocutores y, ah, Nicole Kidman alcanzando el orgasmo, aullando de placer, simulando una felación mientras el cabello enmarañado de John Cusack, A.K.A. Hillary, se encrespa más y más, y entonces moja los calzoncillos ante la mirada incrédula del resto. Fin del primer capítulo en chirona. Las cartas ya mostraban serios indicios de perversión. Ella es una bomba, aunque hace no mucho era una de las mejores actrices de su generación. Pero llegaron, ay, las inyecciones de botox, la sucesiva inexpresividad, los pómulos abrillantados. “No quiero estropear nuestra amistad por una simple mamada”, le dice más tarde al chaval. Tiene principios, al fin y al cabo. Y si al chico le pica una medusa, quién sino ella va a regarle con su pis. Y si alguien pregunta por qué ha de convertirse el protagonista en un objeto masturbatorio, ahí está Lee Daniels para aclara cualquier duda: “¡Es guapo! Es inevitable que la cámara le adore. ¡Y yo soy gay!”. El chico del periódico funciona, pues, como ejercicio primero de insinuación para acabar, en un indeseable chorro de amoníaco, como burda parábola del reporterismo maldito. Un artefacto estanco a la luz, pero con pequeñas aberturas que velan el resultado final. ★★★★★

    El chico del periódico | The Paperboy
    Juan José Ontiveros.
    crítico de cine.

    Estados Unidos, 2012. Título original: The Paperboy. Director: Lee Daniels. Guión: Peter Dexter, Lee Daniels (Novela: Peter Dexter). Presentación: Sección Oficial Cannes 2012. Fotografía: Roberto Schaefer. Música: Mario Grigorov. Reparto: Zac Efron, Matthew McConaughey, Nicole Kidman, John Cusack, David Oyelowo, Scott Glenn, Ned Bellamy, Nealla Gordon.

    El chico del periódico | The Paperboy poster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Fuera de temporada
    Descansa en paz
    La patria perdida
    Green Border
    Alternativa Pro
    Alternativa Oficiales
    Fuera de temporada Blondi

    Estrenos

    Green border

    Streaming

    La patria perdida
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas