Introduce tu búsqueda

Descansa en paz
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    EL CUERPO | CRÍTICA

    Crítica de El cuerpo, de Oriol Paulo
    VINO DE TETRA BRIK
    El cuerpo (Oriol Paulo, 2012)

    Hace diez meses, José Coronado subió la aséptica escalinata de los premios Goya para recoger su trofeo a una labor encomiable. Rompía así cierto escepticismo que se cernía sobre él debido a la discordancia de su filmografía y a su largo paso por televisión. Probablemente sin querer, por su estatus de guapo con percha de galán, fue identificado como el sucesor lánguido de un Carlos Larrañaga en su faceta más popular. Aquel cabezón que sostenía entre sus manos consagraba por fin a un tipo eternamente bajo sospecha, harto de yogur y demás lavativas gastrointestinales. El director vasco Enrique Urbizu había hecho de él su actor fetiche, demostrando que si tocabas la tecla adecuada o le conducías con inteligencia (y ojo de sastre), podía llegar a ser un actor solvente, creíble, e incluso conmovedor. Coronado necesitaba vacunarse contra las inseguridades de Coronado: complejos que se filtraban de una u otra forma en sus intervenciones. El veneno de las series españolas, además, contaminaba a todos aquellos que pretendían valerse del recurrente trampolín hacia el estrellato en primera división. O sea, el cine. De alguna manera, su victoria en los Goyas valía por dos: eliminaba de un plumazo la única esperanza de Mientras duermes, filme que había adquirido su única papeleta (algo incomprensible, por cierto) en la categoría de mejor intérprete masculino, gracias a ese inefable camaleón llamado Luis Tosar. Coronado se imponía –con mayor o menor merecimiento– a un actor superlativo, modélico, extraordinario por su rictus y su registro inabarcable. No habrá paz para los malvados supuso un trámite ineludible para la Academia, deudora del corrupto Rafael Mazas de La caja 507 y del tranquilo hermano de un ludópata con una mujer demasiado abandonada, cariñosa y excepcionalmente sencilla. La vida mancha materializaba aquello tan ordinario y sincero de “la puta vida”. Resultaba tan obvio como justo opinar que nadie sabía dirigir a Coronado, salvo Enrique Urbizu. Hasta hoy.

    Aura Garrido, El cuerpo
    Aura Garrido en 'El cuerpo', de Oriol Paulo
    El cuerpo (2012), debut de Oriol Paulo como realizador de un largometraje, certifica el estímulo definitivo de un intérprete despojado de sus antiguos complejos, sereno e intimidante –a pesar de esa peluca peinada a lametones– en su recreación de ese policía atormentado que investiga la desaparición del cadáver de una mujer que yacía en la morgue. Tras haber explotado su veta de guionista en diversas tv-movies y en ese fallido thriller de terror titulado Los ojos de Julia, Paulo clava su mirada en este artefacto de suspense intermitente, que transita de puntillas los áridos terrenos del (falso) noir con ínfulas heterogéneas. Y el policía es un protagonista involuntario, pues el personaje vehicular de la historia es el joven viudo de esa millonaria cuyo cadáver ha desaparecido sin dejar rastro, como un fantasma en mitad de la densa bruma. Ellos son Hugo Silva y Belén Rueda. La química escasea, pero aguantan el tipo dentro de una trama que juega permanentemente al filo de la verosimilitud –y quizá muy cerca del sopor– para más tarde golpear con un giro (re)buscado, pero insuficiente a fin de cuentas. El director abusa de los cenitales y los golpes de efecto de receta sorpresiva se adivinan –nunca mejor dicho– un tanto vacuos. Recurre al trazo milimétrico de la escuadra y el cartabón, diluyendo irremisiblemente un prometedor desarrollo que sedimenta sin profundidad. Por fortuna divisamos, a corta distancia, los demonios del circunspecto detective, quien guarda en sus regresiones los porqués de esas lágrimas que surcan el rostro de un Coronado aparentemente hermético, duro, incluso antipático. Él y su principal sospechoso, alguien más impenetrable aún, se alejan y se miran y se preguntan y se responden secamente en un pulso febril, entre bocanadas de humo y secundarios que sobran –por blandos y por mal dispuestos–. Así pues, todos convienen en esa morgue de reflejos memorísticos y zonas oscuras. La incógnita del cuerpo que da título al filme se enreda en su madeja de trucos hitchcockianos, y finalmente sólo podemos recurrir a la translúcida alma del rencoroso: el sabueso absorbe las tormentas de esa figura catalizadora que inocula interés en el espectador. El resto es sugestión de barraca yuppie.

    Juan José Ontiveros.

    2012, España. ‘El cuerpo’. Director: Oriol Paulo. Guión: Oriol Paulo. Música: Sergio Moure. Fotografía: Óscar Faura. Reparto: José Coronado, Belén Rueda, Hugo Silva, Aura Garrido, Juan Pablo Shuk, Cristina Plazas, Oriol Vila, Manel Dueso, Nausicaa Bonnín. Productora: Rodar y Rodar / Antena 3 Films.

    El cuerpo poster
    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    La patria perdida
    Green Border
    German Film Fest
    Alternativa Pro
    Alternativa Oficiales
    Green border Alternativa Ofi

    Estrenos

    Alternativa Pro German Film Fest

    Streaming

    Alternativa OficialesLa patria perdida
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas