Introduce tu búsqueda

  • [8][Portada][slider3top]

    LA VIDA SECRETA DE WALTER MITTY (1947)

    The Secret Life of Walter Mitty posterEl escritor y dibujante James Thurber escribió en el año 1942 un relato de apenas nueve páginas titulado La vida secreta de Walter Mitty. En él narraba un rutinario día de compras del señor Mitty con su esposa. Él no es más que un pelele que hace todo lo que ella le dice, y continuamente se evade de todo imaginando que es un héroe en mil y una situaciones distintas. Pese a su corta extensión, el cuento se hizo muy popular, hasta el punto de que burlonamente se usaba la expresión “síndrome de Walter Mitty” para referirse a esa capacidad de abstracción ensoñadora. Cinco años después se adaptó para el cine. Ya sabéis aquello que se dice siempre: “es mejor el libro que la película”. Bueno, pues no siempre debería decirse, porque aquí el relato era bueno, pero la película es mejor.

    The Secret Life of Walter Mitty fue dirigida por Norman Z. McLeod en 1947. Un director correcto que se puso aquí al servicio del humorista Danny Kaye, trabajo que ya había hecho en su película anterior, El asombro de Brooklyn (The Kid from Brooklyn, 1946), la cual adaptaba una película que el mismo McLeod había dirigido en 1936 (no acreditado ya que el realizador titular era Leo McCarey) con Harold Lloyd de protagonista, La Via Lactea (The Milky Way, 1936). McLeod también había trabajado con los hermanos Marx (Pistoleros de agua dulce en 1931 y Plumas de caballo en 1932) y con Bob Hope (Camino de Río, 1947) antes de hacerlo con Kaye, dando muestras de saber adaptarse al diferente estilo de cada humorista, o bien dando muestras de no tener ningún carácter, como prefiráis.

    Los guionistas Ken Englund y Everett Freeman, con la colaboración del propio Kaye, supieron hacer crecer la idea original de Thurber. Si en el relato de éste, Mitty debe enfrentarse a su esposa, en la película es su madre la que ocupa su lugar, con lo que esto tiene de patético para el personaje. Walter Mitty es el epítome del hombre gris y común, el que se pasa la vida soñando con algo mejor de lo que tiene. Pero lo que lo hace distinto a los demás es su prodigiosa imaginación. Lo domina su madre, la suegra, la novia, la perrita de la novia, su jefe, sus compañeros de trabajo… Todos le pisan y le ignoran o lo toman por idiota. Su madre lo acompaña todas las mañanas a tomar el tren que lo lleva al trabajo, y siempre le endosa algún cacharro inútil que debe devolver en alguna tienda, así que el pobre Mitty se pasa el día de aquí para allá con un rastrillo, una regadera o un reloj enorme en las manos. El jefe le roba todas las ideas y las presenta como suyas, le levantan a la novia en sus mismas narices… En fin, un desastre. Es como ver tu propia vida en la pantalla. Pero como en la propia vida, Mitty tiene una válvula de escape: su imaginación.

    The Secret Life of Walter Mitty, Danny Kaye and Virginia Mayo
    Walter trabaja en una editorial que edita revistas y novelas pulp: literatura de evasión de todos los temas imaginables con portadas llamativas llenas de sangre, llamadas a la aventura y chicas ligeras de ropa. Algunos de los chistes que propician estas portadas y esta literatura son sencillamente geniales, pero la elección de este trabajo es un acierto de los guionistas: estas revistas pulps, con sus tramas imposibles y sus protagonistas increíbles, son la semilla de sus sueños, y sus sueños son los de esas aventuras disparatadas, él siempre el héroe que será capaz de solventar cualquier situación, desde arreglar una máquina de anestesia “que nadie en el mundo puede arreglar” con un bolígrafo a salvar un barco de hundirse en una tormenta gracias a que él está pilotando el timón. Paquete-paqueta paquete-paqueta y zas: ya lo tenemos sumido en su ensoñación. Y en ellas la rubia de sus sueños siempre rendida a sus pies.

    The Secret Life of Walter Mitty stillPero esta chica rubia que solo parece vivir en su imaginación se tornará real en uno de sus cotidianos viajes en tren. Y la aventura, que parecía ser solo fruto de su vida frustrada, acudirá a él en tromba. Una espectacular Virginia Mayo será quien encarne ese ideal soñado de compañera y persona amada, la joven de sus sueños ahora de carne y hueso, una joven en peligro que reclama su ayuda. En un detalle sensacional, se nos la mostrará en un momento de la película con un fondo de portadas de publicaciones pulp, unas portadas que muestran docenas de chicas como Virgina Mayo.

    Unos malvados de opereta entre los que brilla de manera especial un excelente Boris Karloff provocarán que nuestros héroes huyan de un lado a otro acosados por su maldad, dando pie a los momentos más divertidos de la película. Una de mis secuencias favoritas quizá sea cuando Karloff se presenta como un autor en la editorial donde trabaja Mitty con su libro en el que cuenta cómo cometer un crimen perfecto (si le clavas a alguien un carámbano de hielo en la cabeza, el hielo se derretirá y no quedará arma homicida) e intenta asesinarlo.

    The Secret Life of Walter Mitty, Danny KayeEl humor de Danny Kaye es un humor inocente y blanco que a día de hoy resulta anacrónicamente refrescante. Sé que a muchos su blandura les hará rendirse a los pocos planos, tanto de esta como de cualquiera de sus otras películas, pero su vena cómica es genuina y siempre hay momentos en sus películas en los cuales la risa aflorará con incontenibles lágrimas. En La vida secreta de Walter Mitty quizá no haya ninguna tan tremenda, pero a cambio se nos ofrece una de sus películas más compensadas, en la cual su humor gestual y sus acelerados juegos de palabras se combinan con ritmo elegante con una bien tramada comedia de situación. La cobardía de Mitty y su asombrosa torpeza contribuirán al descacharre general.

    También, como era habitual en su cine, se desgranarán un par de canciones. Las secuencias oníricas suponen una acertada parodia de todos los géneros imaginables tanto de la literatura como del mismo cine, y ofrecen algunos momentos de verdad impagables. Es una película que se ve con una sonrisa permanente en los labios, y consigue que el espectador sea Walter Mitty en sus casi dos horas de duración: sus sueños serán también los nuestros. Nos llevará a un mundo fantástico e imaginario donde todo tiene un final feliz. Y hay días en que nuestro espíritu solo puede aceptar películas que a uno lo hagan feliz, porque como la del desgraciado Walter la realidad es demasiado gris.

    Separador
    Imdb Kashchey bessmertnyyPor José Luis Forte

    Escribe encerrado en una cueva, nunca entra el sol.
    Proyecta películas en la pared, ni que fuera Platón.
    Cuando sale se divierte, aunque solo piensa en volver.
    Cuando por las noches llueve, también le gusta leer.

    arthurmachen [@] hotmail.com
    La décima víctima

    Separador
    Gaza mon amour
    Las cosas que decimos Miss Marx La vida de los demás El teléfono del viento

    12 comentarios:

    1. ¡Paqueta, paqueta, paqueta, paqueta! ¡Mi película favorita de Kaye! La habré visto por lo menos 10 veces ¡seguidas!

      ResponderEliminar
    2. Jajaja, Pato, pero no olvides "El asombro de Brooklyn", firme competidora a ser la mejor de Kaye: ta-rarara-rán, BUM BUM, BUM BUM!!!

      ResponderEliminar
    3. Yo hace un montón que no la veo, pero si que la recuerdo con mucho agrado y cariño. El duo Kay-Mayo tenía por ahí algo más simpatico, que yo recuerde, fueron pareja cinematografica en más de unha pelicula.

      ResponderEliminar
    4. Amigo Roy Bean, pues precisamente "El asombro de Brooklyn" tiene a Danny Kaye y a Virginia Mayo como protagonistas. ¡A mí me gusta tanto como "La vida secreta de Walter Mitty"! ¡Gracias por pasarte y comentar!

      ResponderEliminar
    5. Estoy seguro de que la he visto porque los fotogramas me suenan demasiado familiares. Eso sí, decir que la reseña es fantástica JL y que me he enamorado de nuevo de Virginia Mayo.

      Un abrazo.

      ResponderEliminar
    6. ¡Cuántas veces habré visto esta película de pequeña!! Me encantaba Danny Kaye. Me lo pasaba en grande con sus películas. ¡Gracias por traerme hoy tantos recuerdos!
      Besotes!!!

      ResponderEliminar
    7. Emilio, no puedo creer que en algún momento te hayas desenamorado de Virginia Mayo...

      Margari: es una excelente película, pero para los que la vimos de niños es una película inolvidable. Me ha sorprendido cuánta gente me ha comentado por otros medios cómo les quedó grabada esta y otras películas de Danny Kaye...

      ResponderEliminar
    8. Aaahhh, pero es que esa yo no la he visto... (hint)

      ResponderEliminar
    9. ¡Nooooooooooo puede ser! Tienes que verla. Hay que solucionar este desastre de alguna manera, jaja.

      ResponderEliminar
    10. Muy bueno este comentario. La película no la he visto, aunque ya se esta descargando. El humor como dices de Danny Kaye, puede resultar infantil, pero particularmente me gusta y sus números musicales tambien.

      Lo bueno de estos blogs, es eso. Que te recuerdan películas que tenias olvidadas o que nunca llegastes a ver, _Y mas si quien suele comentar tiene cierta idea de que va esto. Abrazos campeón

      ResponderEliminar
    11. Danny Kaye es un autèntico genio, creo que su interpretaciòn es flexible y profesional. Un personaje muy carismàtico y expresivo.
      Ni me acordaba de la peli, que bien que me la hayas recordado, por cierto hacìa dìas que no pasaba por aquì. Un abrazo y aprovecho para felicitaros, con un poco de retraso, el 2012!
      sara m.

      ResponderEliminar
    12. ¡plared, sara, gracias por comentar! Me encanta que el comentario os haya hecho recordar esta maravillosa película. La próxima, todo un clásico...

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Streaming

    Inéditas