Introduce tu búsqueda

Totem
FICX Imatge Permanent
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    ADICTOS EN SERIE: THE WALKING DEAD (ANÁLISIS)

    The Walking Dead se ha convertido en uno de los fenómenos audiovisuales del año. Creada y producida por Frank Darabont y el canal AMC ha obtenido grandes audiencias en Estados Unidos. Éxito que se repite en su debut en España con grandes medias en su primer episodio. Cómo ya comentamos (ARTÍCULO SOBRE EL PILOTO DE THE WALKING DEAD), el capítulo piloto era una auténtica maravilla, lleno de calidad en cada segundo de metraje, con un ritmo impecable y muy fiel a la novela gráfica original de Robert Kirkman. AMC ya avisó que The Walking Dead sería una adaptación libre respetando la esencia del cómic, algo que se ha cumplido con el paso de los episodios. Pese a la advertencia y tras el magistral piloto, las expectativas crecieron de manera notable. Tristemente esta perspectiva se desvanece en los cinco capítulos restantes de la primera temporada. Siendo un buen producto, la diferencia entre el primer capítulo y los restantes es demasiado grande. Tras su primera temporada, extraemos que The Walking Dead entretiene y engancha pero es un producto más (y sobrevalorado) de la parrilla televisiva americana.

    Este complejo cómic vivió una situación similar (salvando la enorme distancia), en cuanto a polémicas, con el cambio de dibujante. El canje Tony Moore-Charlie Adlar en el carboncín supuso una decepción para sus seguidores, recuperados por la magnífica historia de Kirkman. En el serial televisivo sólo se nota la mano de su creador en el nombrado primer episodio. En los demás las historias siguen el guión de los productos televisivos tipo, sin personalidad y con giros gratuitos sin profundidad alguna. Algo que se ha notado no sólo en la opinión de los televidentes también para el propio Darabont que ha relevado a toda la plantilla de guionistas. Un hecho mediático que depura responsabilidades ante un producto que es un diamante en bruto y que pudiera marcar una época en la pequeña pantalla. Habrá que esperar a una segunda temporada con muchos interrogantes en el alero.

    A medida que The Walking Dead se alejaba de la novela gráfica original, se hacía más embarullada y menos atractiva. El principal fallo ha sido rellenar la trama con personajes insignificantes y tópicos que servían de menú para las criaturas que pueblan un mundo desolado. Aspecto que roza el patetismo en la figura del maltratador casi anónimo, cuya evolución muere antes de comenzar. Salidas demasiado sencillas que demuestran falta de inspiración y riesgo. Tampoco ayudan algunos fallos de casting como la inclusión de Sarah Wayne Callies (Sarah Tancredi en Prison Break). Lori Grimes es un personaje muy complicado, lleno de ambigüedad y carácter atendiendo la obra de Kirkman pero del que Wayne Callies hace poco atractivo con una interpretación monocorde. El espectador no puede entender el por qué del magnetismo con su marido Rick y el compañero de este, Shane.

    Pero no todo son dudas y correcciones. Muy acertado es ese héroe por accidente llamado Rick Grimes. Interpretado por un Andrew Lincoln cercano y creíble que ve como su mundo se despedaza y donde no hay lugar para la cordura ni la humanidad. Con Grimes, Shane y el espíritu de la idea de Kirkman, The Walking Dead tiene momentos emocionantes y tenebrosos que hacen confiar en un coherente futuro cercano de la serie. Un show donde Darabont demostró su gran capacidad narrativa y su nula dedicación en producción. Por ahora, The Walking Dead, bebe las mieles del triunfo pero sustentado por unos finos cimientos cuyo posible desplome llevarán el hastío a un espectador expectante ante esta magna promesa inicial.

    Puntuación: *** ADICTOS EN SERIE

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Alemania

    Estrenos

    Alemania

    Streaming

    Ti Mangio
    De humanis El colibrí
    El deshielo

    Inéditas

    Rizoma