Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Juego de tronos lidera las nominaciones de los 68º Premios Emmy

    Battle of Bastards

    El reino de FX y HBO

    Nominaciones de los 68ª Primetime Emmy Awards.

    Ha sucedido algo extraño con las nominaciones a la 68ª ceremonia de los Emmy, y es que una serie considerada como “maldita” en el gremio, en el sentido de que casi nunca había recibido candidaturas en las grandes categorías (solo Guion el año pasado), ha llegado a Mejor serie y Mejores Actor y Actriz protagonistas. The Americans despidió su cuarta temporada hace unos meses, y su calidad y el empuje de FX –cadena muy presente este año en los galardones– y llega a los Emmy en forma de Drama, Guion en Drama y sendas menciones a Keri Russell y Matthew Rhys, además de la sempiterna y galardonada Margo Martindale. La cadena de basic cable tiene nombres en casi todas las candidaturas, ya sea en miniseries o en Drama. Su apuesta por las series limitadas hace que Fargo y American Crime Story: The People v. OJ Simpson. Algo similar, aunque añadiendo Comedia, le pasa a HBO, que entre Juego de tronos, Veep, Silicon Valley y sus TV-Movies se garantiza más de una mención dentro de dos meses. Parece que se ha acabado el reinado de la saga American Horror Story, que solo obtiene dos menciones en las grandes ternas, lo cual es curioso porque Hotel es su mejor temporada en años. Mirando la lista, sobreviene la sensación de aburrimiento. Hay una descarada concentración de series y miniseries en múltiples categorías, tanto interpretativas como de guion y dirección, lo cual hace pensar que los votantes no salen mucho de su zona de confort, negando así oportunidades a nuevos talentos (como Rachel Bloom o Jessica Jones) o aniquilando las posibilidades de otros más contrastados de brillar (Hannibal, Billions u Orange is the new black). Aun así, entre las repetidas hay bienvenidas incorporaciones, como la presencia de Kit Harrington, Matt Walsh o Maisie Williams a la terna de intérpretes nominados por sus exitosas series. Pero también hay flagrantes y llamativas ausencias, como Eva Green, Christian Slater o Miranda Otto. O la personalísima dirección de Mr. Robot y la calidad del arranque de Vinyl, que se daba como candidata segura por el peso del nombre de Martin Scorsese.

    Pero no, lo que hay es alguna esporádica sorpresa (black-ish, Laurie Metcalf, Louie Anderson, Master of none) y mucha sensación de déjà vu, de voto por inercia y la consecuente sensación de que los votantes y las audiencias no están en sintonía. Y no es que deban estarlo necesariamente, que al fin y al cabo es una Academia la que tiene la responsabilidad de reconocer a sus miembros, pero parece que se vota creyendo que el talento está concentrado, cuando en esta época dorada de la televisión en que vivimos esa asunción, simplemente, es una mentira. Hay mucha calidad en HBO, FX, Netflix y Showtime, pero la cantidad de nuevos portales de contenido o la manera en que los clásicos se están reformulando merece ser reconocido, y no que dé la impresión de votar todos a una. Por cada novedad como Mr. Robot o Master of none hay alguna sorpresa que simplemente no llega, cuyo talento cae en el olvido. U otras cuyo trabajo es ya más bien digna corrección que siguen llegando a los grandes escaparates. Es una pena que la cadena Starz, llena de propuestas originales y arriesgadas, no suela llegar a estas esferas, pero es que les falta el dinero para la promoción masiva que el proceso requiere. Y, de nuevo, muy pocas mujeres guionistas y directoras nominadas. Aunque logran estar representadas en casi cada categoría, y algo es algo. Al final esto son datos y más datos. Una avalancha de nombres y un panorama donde nadie está, ni puede estar, del todo satisfecho. El 18 de septiembre tendrá lugar la ceremonia, presentada por segunda vez por Jimmy Kimmel tras su eficaz trabajo en 2012 y donde comprobaremos si el palmarés se repite tanto como las candidaturas. Hasta entonces, El antepenúltimo mohicano les ofrecerá en las próximas semanas su habitual cobertura de las grandes categorías en distintas piezas, hasta que en dos meses tengamos una panorámica general que nos haga ver la ceremonia con más consideraciones en mente.

    ArtículoNominaciones



    En cuerpo y alma

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]