Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Cannes 2015 | 50 posibles títulos

    La giovinezza de Paolo Sorrentino

    Con el poso de Sundance y Berlín aún latente, y a la expectativa de las nuevas ediciones del South by Southwest de Austin (13 al 21 de marzo), Tribeca (15 al 26 de abril) y el Visions du réel (17 al 25 de abril), es inevitable pensar qué nos deparará el más grande de los certámenes que se celebrará del 13 al 24 de mayo. Cannes comienza a calentar motores. Lo hace con un dueto en la presidencia del jurado confirmado —Joel & Ethan Coen— y con pequeñas noticias —Cinéfoundation, Atelier, Lambert Wilson como maestro de ceremonias...— que acompañan a las gestiones de acreditación que se desarrollan durante este mes. Inminente es el anuncio de la película que inaugurará una 68ª edición que promete, como siempre, tener un alto nivel. Antes del carrusel de títulos y la consecuente subida de expectación, en El antepenúltimo mohicano presentamos un extenso listado de posibles aspirantes a conformar una de las selecciones cinematográficas de mayor poder mediático. Una relación llena de grandes apellidos que pudieran ser protagonistas tanto en Cannes como durante el resto del año.

    Y no ha sido sencillo escoger cincuenta películas. Autores como Cristi Puiu, Kiyoshi Kurosawa, Corneliu Porumboiu, Jacques Audiard, Thomas Vinterberg —cuya Lejos del mundanal ruido se presupone que tendrá su presentación mundial al comienzo de mayo—, Kenneth Branagh o Terrence Malick —no hay que descartar una doble participación en festivales de categoría A del maestro tejano—, entre otros muchos, se quedan fuera. Tan sólo veinte podrán aspirar relevar a Nuri Bilge Ceylan en el palmarés. Cineastas como Hirokazu Koreeda, Apichatpong Weerasethakul, Paolo Sorrentino, Terence Davies o Sean Penn, sin embargo, parecen tener garantizado su hueco. Así como la cuota francesa, que podría estar liderada por veteranos como Jean-Paul Rappeneau, Robert Guédiguian o Phillippe Claudel o por jóvenes directoras como Lucile Hadzihalilovic y Maïwenn LeBesco. Otra nación con enorme solera en territorio cannois es Italia. Este año tendría hasta cinco obras con firma de primer nivel como candidatas. Al citado Sorrentino se le podrían unir Luca Guadagnino —creador de la estupenda Yo soy el amor—, Nani Moretti, Marco Bellocchio o Matteo Garrone, todos con experiencia en el evento galo. La representación del viejo continente se podía cerrar con los últimos trabajos de Miguel Gomes, Alex van Warmerdam —que sorprendió hace dos años con Borgman—, Yorgos Lanthimos —con su esperadísima The Lobster— y Rúnar Rúnarsson —con su segunda película, Sparrows—. Este último caso es nuestra apuesta personal. El joven realizador islandés ya deslumbró al público francés en 2011 con Volcano; es uno de los posibles tapados de esta 68ª entrega.

    The Sea of Trees
    The Sea of Trees, de Gus Van Sant

    Con respecto al cine en lengua anglosajona, todo hace indicar que Ben Wheatley y Terence Davis, por el lado británico, y Jeff Nichols, Cary Fukunaga, Gus Van Sant —Cannes no perderá la oportunidad de que el actor de moda, Matthew McConaughey, asome por la alfombra roja— y Todd Haynes, por el lado norteamericano, presentarán sus nuevas propuestas; sin descartar a Denis Villeneuve o el debut en Estados Unidos del noruego Joachim Trier, Louder than Bombs. En cuanto a Asia, Brillante Mendoza, Sion Sono, Im Sang-Soo, Hou Hsiao Hsien —cuya The Assassin debe ser una de las sensaciones— o Jia Zhangke podrían acompañar a los ya nombrados Koreeda y Weerasethakul. Una representación de lujo, como es garantía en Cannes, de la cinematografía oriental. En la segunda sección en interés, Un certain regard, podrían exhibirse los largometrajes de Boudewijn Koole —con su segunda película tras la emotiva Kauwboy—, del húngaro Bence Fliegauf, la ganadora en Sundance Me and Earl and the Dying Girl, de Alfonso Gomez Rejón o la ópera prima de Eva Husson. El cine en lengua española podría tener a Pablo Trapero y Alejandro Amenábar como baluartes. Aunque esta última opción, el pase de Regresión, de darse, podría encajar mejor en una proyección fuera de competición. Muchos títulos y muchas secciones (Quincena de los Realizadores, Semana de la Crítica...) que completar. Estaremos muy atentos. Por segundo año consecutivo, EAM estará presente en la riviera francesa para informarles de todo lo que acontezca en el Festival de Cannes. Por la Croisette paseará nuestro compañero Alberto Sáez Villarino, cámara y bloc de notas en mano, para ofrecernos una mirada crítica y subjetiva del certamen internacional más importante del mundo.

    COMPETICIÓN


    Sparrows, de Rúnar Rúnarsson (Islandia).
    1001 nuits, de Miguel Gomes (Portugal).
    Box, de Florian Serban (Rumanía).
    Schneider vs Bax, de Alex van Warmerdan (Países Bajos).
    The Lobster, de Yorgos Lanthimos (Grecia).
    Chevalier, de Athina Rachel Tsangari (Grecia).
    The Girl King de Mika Kaurismaki (Canadá, Finlandia).
    Belles familles, de Jean-Paul Rappeneau (Francia).
    Nos Arcadies, de Arnaud Desplechin (Francia).
    Marguerite et Julien, de Valerie Donzelli (Francia).
    Une historie de fou, de Robert Guédiguian (Francia).
    Une Enfance, Philippe Claudel (Francia).
    Rien ne sert de courir, de Maïwenn LeBesco (Francia).
    Evolution, de Lucile Hadzihalilovic (Francia).
    Our Little Sister, de Hirokazu Koreeda (Japón).
    An, de Naomi Kawase (Japón).
    Shinjuku Swan de Sono Sion (Japón).
    Taklub, de Brillante Mendoza (Filipinas).
    In the room, de Eric Khoo (Singapur).
    Love in Khon Kaen, de Apichatpong Weerasethakul (Tailandia).
    Shan He Gu Ren (Mountains May Depart), de Jia Zhangke (China).
    The Assassin, de Hou Hsiao Hsien (China).
    Seoul Station de Yeon Sang-ho (Corea del Sur).
    My Friendly Villains, de Im Sang-Soo (Corea del Sur).
    The Last Face, de Sean Penn (Estados Unidos).
    Louder than bombs, de Joachim Trier (Estados Unidos).
    Beasts of No Nation, de Cary Fukunaga (Estados Unidos).
    Midnight Special, de Jeff Nichols (Estados Unidos).
    Carol, de Todd Haynes (Estados Unidos).
    The Sea of Trees, de Gus Van Sant (Estados Unidos).
    Sicario, de Denis Villeneuve (Estados Unidos).
    El clan, de Pablo Trapero (Argentina).
    Amnesia de Barbet Schroeder (Suiza).
    Sunset Song, de Terence Davies (Reino Unido).
    High Rise, de Ben Wheatley (Reino Unido).
    La giovinezza, de Paolo Sorrentino (Italia).
    A Bigger Splash, de Luca Guadagnino (Italia).
    Mia madre, de Paolo Moretti (Italia).

    UN CERTAIN REGARD


    Beyond Sleep, de Boudewijn Koole (Países Bajos).
    Bang Gang, de Eva Husson (Francia).
    Me and Earl and the Dying Girl, de Alfonso Gomez Rejón (Estados Unidos).
    Bombay Velvet, de Anurag Kashyap (India).
    Les Chevaliers Blancs, de Joachim Lafosse (Bélgica).
    Liliom Ösveny, de Bence Fliegauf (Hungría).
    Montanha, de Joao Salaviza (Portugal).

    PROYECCIONES ESPECIALES


    Mad Max: Fury Road, de George Miller (Estados Unidos).
    Tomorrowland, de Brad Bird (Estados Unidos).
    The Walk, de Robert Zemeckis (Estados Unidos).
    Icon, de Stephen Frears (Estados Unidos).
    Regresión, de Alejandro Amenábar (España).

    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]