Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Impresionante shot by shot de Tiburón (1975) de Steven Spielberg


    Una cámara sumergida avanza en contrapicado, enfocando las piernas tambaleantes de unos nadadores incautos, mientras dos notas repetitivas confirman la sensación de amenaza. El plano subjetivo del gran cazador marino es el más célebre de Tiburón (Jaws, Steven Spielberg, 1975), y puede que efectivamente sea su hallazgo más destacable, pero no se queda atrás el resto de la técnica de la película. Ésta, que inauguró el blockbuster moderno y redefinió el thriller veraniego, suele incitar análisis y discusiones que se mueven en el nivel de la producción o la narración. En la perspectiva “macro”, podríamos decir. Sin embargo, desde un punto de vista “micro”, si uno se fija en cómo están planificadas y rodadas las escenas individualmente consideradas, también se encuentra mucho material digno de estudio. Esto es lo que nos recuerda este vídeo de unos 30 minutos, montado por el cinéfilo manifiesto y ocasional cineasta Antonios Papantoniou. El mismo se centra en 9 escenas del filme antedicho, desglosando las posiciones y ángulos de la cámara, los cortes y las intenciones, en un recorrido que se antoja bastante provechoso para apreciar más si cabe la cinta de Spielberg, aún cuando tampoco se revele nada rompedor ni se exponga una tesis llamativa.

    Lo que quizás sí es llamativo es que la característica que mejor define el estilo de este director, el dinamismo, fuera tan apreciable desde el inicio de su carrera. En obras posteriores ha ido depurando y a la vez cargando los movimientos de cámara y las trabajadas composiciones, holgados presupuestos mediante. Pero ya en Tiburón, con la ayuda de una Dolly bien empleada en decorados ricos en detalle, consigue dotar de gran fluidez y profundidad a cada secuencia. Renunciando a cortes innecesarios y alargando la duración de las tomas, aunque sin llegar a ostentosos planos secuencia, se apoya en la organicidad de los actores para ir cambiando, siempre con justificación dramática, el punto de vista o el emplazamiento. El video compara en alguna ocasión este estilo con el de Polanski, aunque este último suele reforzar la sensación de claustrofobia mediante encuadres más cerrados. En el cine de Spielberg los planos respiran más: los actores parecen salir más libremente de campo, y los tamaños son menos fijos y más flexibles. La comparación es en cualquier caso interesante porque revela que la frecuente acusación de ligereza comercial que se le vierte a este último es infundada, si se contrasta con su madura elaboración técnica. En definitiva, sirva este recomendable vídeo para defender el lugar de Spielberg entre los más grandes, a todos los niveles | Ignacio Navarro Mejía (Madrid).

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]