Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Seminci 2014 | Día 7

    Little Feet, de Alexandre Rockwell

    Infancia blanquinegra

    Crónica de la séptima jornada de la 59ª edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid

    Y llegó el séptimo día de festival, ese en el que todo el mundo está, a expensas de los últimos títulos, empezando a hacer quinielas y cábalas acerca de posibles ganadores, dentro de una edición donde no hay una clara favorita. Lo interesante de que la gente hable tanto y dé tantos nombres es que la confusión de listados acaba promoviendo que en la lectura del palmarés se multipliquen como hongos los famosos “ya te lo dije”, llevando los aprioris epistemológicos a un nivel que quizás Kant no pudo llegar siquiera a concebir. Solo la paciencia y la obligación de ver todas las propuestas me han llevado a esperar a la noche de hoy para realizar mi particular quiniela —que pueden leer aquí—, noche especial pues también estreno mi último cortometraje Desintegración. como parte del maratón nocturno de cortos que clausura las secciones competitivas (de verdad, que perdonen la publicidad, pero es que es irresistible). Y, volviendo con la Sección Oficial, para finalizar la programación nos ha brindado dos películas que, al menos en un primer momento, no apuntan a premio, a pesar de que sean buenas obras que poseen los suficientes elementos como para justificar su visionado, hablo de la británica What we did in our Holiday y de la última obra de Alexandre Rockwell, la independiente Little Feet.

    Nuestro último verano en Escocia (What We Did on Our Holiday, Guy Jenkin, Andy Hamilton, 2014)

    ...Es esta energía cómica inicial la que se despliega de forma casi constante durante todo el largometraje, expandiéndose en una vertiente más profunda o, si prefieren, racional, con la aparición del personaje del abuelo, un fantástico Billy Connolly, y su buena química con el derroche enérgico de sus nietos. Fuente incondicional de conversaciones simpáticas, momentos graciosos y gags fulminantes, siendo estos elementos un pretexto tan único como suficiente para justificar el visionado de la cinta. Que sí, cumple su objetivo haciendo reír mucho y muy bien... [Crítica]

    Little Feet (Alexandre Rockwell, 2014)

    La trama es lo de menos en una cinta poética que ensalza la inocencia y el atrevimiento de los primeros años de vida, que evoca la añoranza de la niñez, de aquellos días largos de juego en la calle y de aquellos veranos que parecían infinitos. Es la ruta que realizan con un carrito de la compra por el medio urbano la excusa perfecta para el desarrollo de todo un estilo rompedor de cualquier norma o convención estílistica... [Crítica]

    Álvaro Martín
    Enviado especial a la 59ª edición de la Seminci


    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]