Introduce tu búsqueda

  • Malas calles.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Loyal to the nightmare of my choice.
    «Dunkerque», de Christopher Nolan.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino (Próximamente).

    Crítica | Güeros

    Güeros

    La ilusión del bajo coste

    crítica de Güeros | dirigida por Alonso Ruizpalacios, 2014

    Vaya por delante la afirmación de que, sin duda, estamos ante una de las grandes sorpresas que nos ha dejado el recientemente concluido Festival de San Sebastián. La película llegaba precedida por sus éxitos en Berlín (Mejor ópera prima) y Tribeca (mejor fotografía y mejor nuevo director), quizás demasiado palmarés dadas sus competidoras, y, como era esperabl,e se alzó con merecimiento con los principales premios en los que competía, el de Horizontes Latinos y de la Juventud. Triunfos envidiables que, en otras circunstancias socioeconómicas, quizás garantizarán un estreno digno en nuestro país, pero que lamentablemente tan solo dejan abierta la puerta a circuitos alternativos dentro de las principales ciudades. Y puede que hasta eso sea mucho pedir.

    A pesar de su declaración inicial de intenciones, rodada en blanco y negro y en formato 4:3, es la aparente relajación e intrascendentalidad de la obra lo primero que sabe llegar al espectador medio. Porque Güeros ante todo es divertida, muy divertida. La historia de Sombra y Santos, dos amigos que viven en la más absoluta inactividad. Encerrados en un pequeño apartamento al que le han cortado la luz y que se autodeclaran en "huelga de la huelga de estudiantes" que sacude la ciudad es cuestionada a base del dinamismo que otorga la visita del hermano menor de Sombra, Tomás, quién insiste en buscar a la idolatrada y enigmática figura de su infancia, el hombre que pudo haber salvado al rock mexicano. La cinta, que comienza con una secuencia y un pulso de cámara al hombro digno del compatriota Robert Rodríguez, no tarda en mostrar sus cartas con un atrevido movimiento de rotación de cámara en plena carrera, volteando el universo con decisión para que podamos ver lo que normalmente nos pasa desapercibido. Es este desvelamiento el anticipador de toda la ruptura que está por llegar, el primer aviso de que estamos ante un filme distinto. Filme que deriva el siguiente cuarto de hora a base de carcajadas en la estaticidad de la comedia que se vale por sí misma. Ya saben, esa que formalmente luce simple, descuidada, y que fía todos sus recursos cinematográficos a un potente guión bien interpretado. Esa misma que llevó a Kevin Smith a la fama con esa joyita que es Clerks.

    Güeros

    Y cuando nos sentimos cómodos ante este estilo tan reconocible. Cuando el viento sopla y el discurso queda súbitamente superado en el momento en el que los personajes abandonan el edificio en el que viven para aventurarse en la noche de Ciudad de México. Comienza entonces una road movie de temática diluida en la que los personajes y la reflexión se entremezclan en un collage que, a pesar de ser en ocasiones artificioso, no pierde ni naturalidad ni frescura. Son, de nuevo, las formas las que voltean lo que tantas veces hemos visto regalándonos la sensación de novedad, especialmente en la relación de amor y en la humedad de ese último beso que parece no tener fin. Esa puede que sea la principal virtud de este trabajo, que a pesar de no escapar del espíritu gamberro sabe mantener un afán intermitentemente poético. Concediendo pausas en su desarrollo, dejando respirar, concentrándose en detalles insignificantes con primerísimos planos, o en juegos sonoros que a nivel narrativo no van más allá de la impresión que producen. La autoconsciencia de su realizador es la responsable de que podamos hablar de obra de culto instantáneo. Ya que en ese sentido la cinta en ningún momento es una convencionalidad que busque correr riesgos. Está situada en una esfera más elevada, en el nivel del juego y de la diversión, en el de la pura osadía de quién realiza su primera película con total atrevimiento y libertad, y quizás sea así como sin pretenderlo llega a crear esta obra de arte. Porque la narrativa, a pesar de estar guiada por un muy buen guión, no es grande ni pretenciosa. Porque, quizás. la historia, el reflejo de la mitomanía de unos personajes que buscan al ídolo de su infancia, al hombre que hizo llorar a Bob Dylan, quizás sea lo de menos. La forma absorbe al contenido continuamente, envolviéndolo en un halo que causa una atractiva fascinación que no es frecuente de ver en el cine reciente.

    Güeros

    El discurso huele a Nouvelle vague, sí, pero desde un redescubrimiento y una redefinición despojados de todo intelectualismo. Y como en las mejores películas de los maestros franceses en esta dirección hay cabida para todo sin que nada desentone: hay cortes bruscos, elipsis, zooms, travellings, saltos de eje, y hasta metaficción con tintes brechtianos. Por todo ello, no es ni en su ritmo ni en su frescura en donde reside el punto vital, sino en su estilo, en su voluntad plena de transgredir los cánones que la era digital parece haber vuelto a imponer a modo de producción industrial desde las popularizadas escuelas de cine. ¿El resultado? Guiones hechos siguiendo los mandamientos de un manual best-seller y obras de bajo presupuesto que tienden a imitar a millonadas hollywoodienses en una búsqueda de una presunta objetividad artística y estética. Y, sin embargo, no es ninguna trampa que esta cinta no se haya grabado con actores amateurs, seis mil euros y una 5D, porque a pesar de ocultarnos su millón de dólares de presupuesto nos remite a la honestidad más genuina; a la libertad creativa absoluta que asociamos a la esencia cinematográfica pura de la que tanto gustaban de teorizar Truffaut o Godard como el futuro del cine; el tiempo que debió de haber llegado en el que todo individuo podría hacer su película sin presión alguna a modo de ensayo personal. Sinceridad y atrevimiento audiovisual. Ojalá la mitad de películas con presupuesto fueran así. Ojalá todas las películas sin presupuesto fueran así. | |

    Álvaro Martín
    redacción Valladolid | Jurado joven Nuev@s Director@s - 62ª edición del Festival de San Sebastián


    México, 2014, Gúeros. Dirigida por: Alonso Ruizpalacios, Guión: Alonso Ruiz Palacios y Gibrán Portela Música: Tomás Barreiro, Fotografía: Damián García Reparto: Tenoch Huerta, Leonardo Ortizgris, Sebastián Aguirre, Ilse Salas. Productoras: Catatoia Films, Conaculta, Difusión Cultural UNAM. Presentación oficial: Berlinale 2014.


    Póster: Güeros
    El fulgor efímero

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Esto no es una crítica. Convenimos en llamarlo cuaderno de viaje por darle algún nombre a un texto que, en los esquemas que habitualmente manejamos al escribir sobre cine/TV, no encaja en ninguna categoría definida. Evitaremos cualquier sentencia evaluativa escudándonos en que estamos hablando de una obra que no hemos visto en su totalidad, si bien esta excusa oculta también un acto de pura comodidad...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos...».

    Classics

    Trailers

    [12][Trailers][slider3top]