Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | Writing Heads: Hablan los guionistas

    Writing Heads: Hablan los guionistas

    Cómo ser guionista y no acabar en el fondo de una piscina

    crítica de Writing Heads: Hablan los guionistas | de Alfonso S. Suárez, 2013

    «Era una actriz tan tonta, tan tonta, que para progresar se lió con el guionista».

    Quizás el nombre del asturiano Alfonso S. Suárez no les suene de nada. No se extrañen, eso sería lo normal. Y, sin embargo, es probable que gracias al fenómeno de viralidad de Youtube hayan visto en el muro de su Facebook fragmentos del primer largometraje que rodó allá por el año 2008 reducidos a adictivas píldoras: curiosas entrevistas a dobladores de cine, famosos por su voz, desconocidos en apariencia. Su voces en imágenes era la radiografía de un sector puesto continuamente en entredicho, atacado por motivos evidentes, e incomprendido en su oficio. Una luz tratando de desvelar a esos creadores ocultos que acababa dándoles sus quince minutos de fama. No hay diálogo con el entrevistador, sólo un micrófono que por primera vez sirve como arma de desahogo profesional, como reconstituyente de la existencia personal más allá de la creación. Writing Heads supone el siguiente paso. Encargo del sindicato ALMA, que agrupa a los principales guionistas del país, en su búsqueda de una mayor visibilidad para una figura tan importante como anónima en el desarrollo de una obra audiovisual. ¿Realmente tienen los guionistas el reconocimiento que se merecen? Sin presentaciones ni títulos de crédito, la cinta confía su esencia a las palabras de sus protagonistas, que animadas por un rítmico montaje nos van desvelando en una inapreciable y fluida progresión temática cómo son los universos que habitan: sus trucos, secretos, métodos, referentes… la situación personal y profesional del que dedica su trabajo a crear a partir de la nada los cimientos de la obra en el suelo de la incertidumbre del cine patrio. Así pues, la obra está constituida por una serie de reflexiones y sentencias de algunos de los principales guionistas de nuestro país. La lástima es que a pesar de que no carece de interés, en su reivindicación de figuras desconocidas se deje de lado a autores más notorios que, sin duda, se echan en falta –salvo al ubicuo Sánchez Arévalo—, y cuya ausencia muestra que se ha perdido una gran oportunidad de hacer el gran documental del guión (español).



    ¿Se plantean preguntas? Sí, muchas. ¿Respuestas contundentes? Ninguna. Cada escritor desarrolla su propia introspección, abre su mundo a la cámara y colabora en que sea tan estimulante transitar por las diversas barreras de la subjetividad buscando una conclusión definitiva. Sin embargo, no todo es perfecto, siendo evidente la falta de analítica en su estructura. Tras un inicio rápido, el ritmo no baja en las casi dos horas de duración, produciendo al poco tiempo un desbordamiento de ideas continuo. Desbordamiento que puede llegar a ser abrumador si se pretende seguir la obra con cierto nivel de reflexión personal. Motivo por el que se agradecen tanto las escenas intercaladas que liberan momentáneamente el desarrollo mostrando problemas de guionistas en la gran pantalla: Sunset Boulevard, El último magnate, Encuentro en París, La Condesa descalza o En un lugar solitario. Por todo ello, la obra es disfrutada en función de la cinefilia de cada uno. No obstante, por su tratamiento es en sí misma una pieza de obligada visión para estudiantes de cine o para cualquiera con cierta pretensión en un mundo tan ecléctico y cerrado. Una buena oportunidad para diseccionar la mente, más o menos vocacional, de ese que puede ser considerado el primer creador de la película, el único que parte de cero, el único bajo la ambivalencia de un trabajo tan y a la vez tan poco valorado. ¿Lo más llamativo? Que prácticamente la totalidad de los entrevistados pongan en duda la utilidad de los manuales de guión, que además cuestionen la idea de enseñar a escribir un guión, y que, en cambio, paradojas de la vida, sean profesores de dicha especialidad en másters universitarios y escuelas de cine. | ★★★ |

    Álvaro Martín
    redacción Valladolid

    España, 2013, Writing Heads. Dirección: Alfonso S. Suarez, Fotografía: Juan Tizón, Productora: Verité de Cinematografía, Entrevistados: Agustín Díaz Yanes, Gonzalo Suárez, Juan Tébar, Lola Salvador,Ignacio del Moral, Alicia Luna, Jaime Chávarri, Daniel Sánchez Arévalo, José Luis Acosta, Ángela Armero, Juan Carlos Cueto, Yolanda García Serrano, Cristóbal Garrido, Carlos López, Natxo López, Alberto Macías, David Muñoz, Inés París,Azucena Rodríguez, Virginia Yagüe. Presentación Oficial: 58 Seminci.

    Writing Heads: Hablan los guionistas póster
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]