Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Crítica | Un castillo en Italia

    Un castillo en Italia | Un château en Italie, de Valeria Bruni-Tedeschi

    El castillo interior

    crítica de Un castillo en Italia | Un château en Italie, de Valeria Bruni-Tedeschi, 2013

    Al igual que con su anterior cinta, Actrices, la mayor fuente de inspiración de Valeria Bruni Tedeschi es ella misma, su propia vida. Echando mano de nuevo a sus temas recurrentes, la religión como último refugio desesperado y la losa de la interpretación en la vida de una actriz, Valeria vuelve a crear en Un castillo en Italia una historia con tintes autobiográficos centrada esta vez en la crisis existencial de Louise (interpretada por la propia directora), hija de una familia adinerada que intenta encontrar un rumbo en su vida mientras lidia con su madre (Marisa Borini, madre en la vida real de la directora) y con su hermano enfermo de sida (Filippo Timi). Ahogados por las deudas, necesitan actuar y obtener liquidez mediante la venta de su ingente patrimonio (como el castillo familiar en Italia que da título a la cinta). Aquí es donde empiezan las leves disputas entre la familia: los caprichos del hijo, la manifiesta inacción de la madre, Louise completamente perdida… Este juego de tiras y aflojas constituye, sin duda, la parte más interesante del universo construido por Valeria. Pero a todas estas losas familiares en la vida de Louise se une su incapacidad para el amor y su anhelo por ser madre. Su relación con Nathan (Louis Garrel), mucho más joven que ella y nada interesado en procrear, desestabiliza aún más su existencia.

    Un castillo en Italia | Un château en Italie, de Valeria Bruni-Tedeschi

    A medio camino entre el drama y la comedia, la película está salpicada de puntos de catarsis emocional y de momentos del humor más absurdo y sencillo (véase la escena en el convento cuando la protagonista se aferra al sillón con supuestos poderes fertilizantes). La cinta adolece de una clara polarización entre estos dos aspectos, como si se tratase de notas aisladas dentro de una misma sinfonía. Valeria entra en la escena de forma abrupta, sin concesiones al espectador, y esto ahonda en el sentimiento de desunión de cada escena, como si tratase de buscar el gag aquí y allá mientras va mostrando de manera independiente las miserias de una cuarentona de descendencia noble. El humor negro y el drama más visceral se entienden como dos entes aislados, muy bien construidos individualmente, pero a los que les falta una ligadura que consiga hacer fluir el conjunto. Es justo en las escenas donde lo consigue, como la reunión con el asesor fiscal, en las que Valeria da en el clavo. Un castillo en Italia se convierte así en una película del qué en lugar de un psicoanálisis del quién. El gran trabajo de creación y definición de cada uno de los personajes que hay detrás del guión pide a gritos una mayor exploración de esto último. Valeria no acaba de colgarse del hombro de sus personajes, ni siquiera de ella misma. Las relaciones de la familia protagonista quedan desdibujadas debido a la distancia que adopta la directora, que potencia el momento cómico (que, insistimos, funciona y Valeria controla a la perfección) pero no logra ir más allá. Esta percepción queda todavía más latente debido al brillante trabajo actoral. A parte de la propia creadora de la cinta, cabe destacar el trabajo de Marisa Borini: estupenda, llena de matices, de una candidez que sobrepasa la pantalla. Un castillo en Italia acaba siendo un pequeño divertimento al que le falta garra y fondo. Valeria sigue buscando la película que retrate las crisis existenciales asociadas a la edad. Sin embargo, su gran castillo en el norte de Italia, lleno de lujos y reliquias, no es lo único que queremos conocer. Nos falta recibir la invitación al castillo interior de Valeria, recorrer sus pasadizos y perdernos por sus inseguridades. Ojalá sea capaz de plasmarlo sin renunciar a su innegable talento para el humor. | ★★★ |

    Víctor Blanes Picó
    redacción Barcelona

    Un château en Italie. Francia. 2013. Dirección: Valeria Bruni Tedeschi. Guión: Valeria Bruni Tedeschi, Noémie Lvovsky, Agnès de Sacy. Reparto: Valeria Bruni Tedeschi, Marisa Borini, Louis Garrel, Filippo Timi, Xavier Beauvois. Fotografía: Jeanne Lapoirie. Productora: SBS Films. Presentación Oficial: Cannes 2013.

    Póster de Un château en Italie, de Valeria Bruni-Tedeschi
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]