Introduce tu búsqueda

  • Cenotafio faraónico.
    «Blade Runner 2049», de Denis Villeneuve.

    Especial Festival de San Sebastián.
    Cobertura completa de la 65ª edición.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Crítica | Un castillo en Italia

    Un castillo en Italia | Un château en Italie, de Valeria Bruni-Tedeschi

    El castillo interior

    crítica de Un castillo en Italia | Un château en Italie, de Valeria Bruni-Tedeschi, 2013

    Al igual que con su anterior cinta, Actrices, la mayor fuente de inspiración de Valeria Bruni Tedeschi es ella misma, su propia vida. Echando mano de nuevo a sus temas recurrentes, la religión como último refugio desesperado y la losa de la interpretación en la vida de una actriz, Valeria vuelve a crear en Un castillo en Italia una historia con tintes autobiográficos centrada esta vez en la crisis existencial de Louise (interpretada por la propia directora), hija de una familia adinerada que intenta encontrar un rumbo en su vida mientras lidia con su madre (Marisa Borini, madre en la vida real de la directora) y con su hermano enfermo de sida (Filippo Timi). Ahogados por las deudas, necesitan actuar y obtener liquidez mediante la venta de su ingente patrimonio (como el castillo familiar en Italia que da título a la cinta). Aquí es donde empiezan las leves disputas entre la familia: los caprichos del hijo, la manifiesta inacción de la madre, Louise completamente perdida… Este juego de tiras y aflojas constituye, sin duda, la parte más interesante del universo construido por Valeria. Pero a todas estas losas familiares en la vida de Louise se une su incapacidad para el amor y su anhelo por ser madre. Su relación con Nathan (Louis Garrel), mucho más joven que ella y nada interesado en procrear, desestabiliza aún más su existencia.

    Un castillo en Italia | Un château en Italie, de Valeria Bruni-Tedeschi

    A medio camino entre el drama y la comedia, la película está salpicada de puntos de catarsis emocional y de momentos del humor más absurdo y sencillo (véase la escena en el convento cuando la protagonista se aferra al sillón con supuestos poderes fertilizantes). La cinta adolece de una clara polarización entre estos dos aspectos, como si se tratase de notas aisladas dentro de una misma sinfonía. Valeria entra en la escena de forma abrupta, sin concesiones al espectador, y esto ahonda en el sentimiento de desunión de cada escena, como si tratase de buscar el gag aquí y allá mientras va mostrando de manera independiente las miserias de una cuarentona de descendencia noble. El humor negro y el drama más visceral se entienden como dos entes aislados, muy bien construidos individualmente, pero a los que les falta una ligadura que consiga hacer fluir el conjunto. Es justo en las escenas donde lo consigue, como la reunión con el asesor fiscal, en las que Valeria da en el clavo. Un castillo en Italia se convierte así en una película del qué en lugar de un psicoanálisis del quién. El gran trabajo de creación y definición de cada uno de los personajes que hay detrás del guión pide a gritos una mayor exploración de esto último. Valeria no acaba de colgarse del hombro de sus personajes, ni siquiera de ella misma. Las relaciones de la familia protagonista quedan desdibujadas debido a la distancia que adopta la directora, que potencia el momento cómico (que, insistimos, funciona y Valeria controla a la perfección) pero no logra ir más allá. Esta percepción queda todavía más latente debido al brillante trabajo actoral. A parte de la propia creadora de la cinta, cabe destacar el trabajo de Marisa Borini: estupenda, llena de matices, de una candidez que sobrepasa la pantalla. Un castillo en Italia acaba siendo un pequeño divertimento al que le falta garra y fondo. Valeria sigue buscando la película que retrate las crisis existenciales asociadas a la edad. Sin embargo, su gran castillo en el norte de Italia, lleno de lujos y reliquias, no es lo único que queremos conocer. Nos falta recibir la invitación al castillo interior de Valeria, recorrer sus pasadizos y perdernos por sus inseguridades. Ojalá sea capaz de plasmarlo sin renunciar a su innegable talento para el humor. | ★★★ |

    Víctor Blanes Picó
    redacción Barcelona

    Un château en Italie. Francia. 2013. Dirección: Valeria Bruni Tedeschi. Guión: Valeria Bruni Tedeschi, Noémie Lvovsky, Agnès de Sacy. Reparto: Valeria Bruni Tedeschi, Marisa Borini, Louis Garrel, Filippo Timi, Xavier Beauvois. Fotografía: Jeanne Lapoirie. Productora: SBS Films. Presentación Oficial: Cannes 2013.

    Póster de Un château en Italie, de Valeria Bruni-Tedeschi
    El jardín

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Festivales

    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».
    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».

    Extras

    Premios

    [12][Trailers][slider3top]