Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Recap | The Walking Dead (4x12)

    The Walking Dead (4x12)

    Un todavía necesario

    crítica de Still (4x12) | The Walking Dead (Temporada 4)
    Este artículo contiene spoilers*

    AMC | EEUU, 2014. Director: Julius Ramsay, Guión: Angela Kang, Creador: Frank Darabont, Reparto: Andrew Lincoln, Lauren Cohan, Chandler Riggs, Norman Reedus, Steven Yeun, Danai Gurira, Melissa McBride, Scott Wilson, Sunkrish Bala, David Morrissey, Fotografía: Stephen Campbell, Música: Bear McCreary.

    Beth y Daryl andan por el bosque en busca de refugio. La necesaria convivencia ha despertado las notables diferencias entre ambos. No les queda otra alternativa que unirse para sobrevivir. Mientras enfrentan a los muertos vivientes fortalecen la distante relación entre ellos.


    Es difícil capturar a la audiencia en la noche de los Óscar. Por tanto, requiere cuidado pensar en qué capítulo de una serie será trasmitido ese día. En todo producto audiovisual la clave es entretener y evitar el estancamiento. Sin embargo, revelar detalles básicos en un episodio que se sabe de antemano tendrá bajas audiencias no parece una decisión muy sabia. Y bien claro lo tuvieron los guionistas de The Walking Dead, que con su capítulo doce, denominado Still, supieron sortear más de cuarenta minutos entretenidos pero prescindibles. Predominó la caracterización de personajes, y la trama lineal que se viene articulando en esta temporada de la serie quedó intacta. Por tanto, para aquellos que decidieron dedicar su noche a los Premios de la Academia norteamericana, no les va a ser difícil retomar la próxima entrega de estos sobrevivientes al ataque zombie. Para los que prefirieron apostar por la producción de AMC, ahora saben más de dos de sus personajes, aunque siga la angustia por un desenlace que no llega.

    The Walking Dead (4x12)

    Sólo Beth (Emily Kinney) y Daryl (Norman Reedus) protagonizan este episodio. En Inmates (4.10) ya quedó claro que el circunstancial binomio había sobrevivido tras el ataque a la prisión, y deambulan solos buscando refugio. En este nuevo capítulo continúan buscando un lugar seguro, mientras la relación entre dos personalidades tan diferentes parece ir chocando con más frecuencia. Ella esperanzada en medio de un panorama demasiado adverso, y él desmotivado ante tantas pérdidas irreparables. Así se construye un capítulo equilibrado en el que, a pesar de emocionarnos con lo cerca que parece la muerte de Beth, la acción cede al diálogo entre los personajes, en constante caracterización. Después del paro de mitad de temporada, el equipo de The Walking Dead ha optado por capítulos similares. En este, lo más meritorio radica en la contraposición entre personajes que genera una creíble tensión como telón de fondo a la historia narrada. Si bien en las temporadas anteriores Beth había sido un personaje con poco lucimiento, ahora está lista para importar. Con una adolescencia detenida necesariamente, esta nueva Beth parece no querer perder sus sueños, a pesar de la hostilidad que la rodea. Emily Kinney defiende con esmero el personaje, dotándolo de una simpleza y credibilidad sorprendente. Para los que anticipaban que Beth podría ser la próxima en la lista negra de la serie, Still es un episodio fundamental. Ahora Beth se hace entrañable, y con ello una clara presa para decir adiós. Los guionistas nos tienen acostumbrados a que el cariño en esta serie se corte sin contemplaciones. Daryl, por su parte, resulta no ser tan duro como parece, algo que ya habíamos visto en situaciones anteriores. Sin embargo, con Beth hay otra dimensión de él que desconocemos y sale a la luz. El arquero le ha encontrado sentido a su vida en medio del desastre. Su pasado relacionado con la adicción a las drogas le hizo deambular mucho antes de que se desatara la crisis.

    El cierre reserva lo mejor del episodio. Mientras suena The Mountains Goats con su tema Up to the wolves, Beth y Daryl deciden quemar su nuevo refugio, con ayuda del alcohol que ambos pretendían beber y las páginas del diario de ella. “Siempre habrá un par de cosas, tal vez varias, que vas a encontrar muy difícil de perdonar”, se escucha de fondo. Mientras ambos personajes dejan atrás no solo su pasado inmediato, las llamas sellan un nuevo pacto entre Beth y Daryl. Un pacto en el que solo importa el futuro, ahora ni tan soñado ni tan apocalíptico. Más allá del romance que algunos pudieran precipitarse a encontrar, se evidencia una mutua necesidad afectiva. Comienza a desesperar la llegada de un desenlace para esta temporada. Han sido cuatro capítulos –después de la primera mitad– en los que la trama profundiza pero avanza poco. Ello, si bien eleva las expectativas para con el final de la serie, presiona fuertemente y pudiera terminar generando un mayor efecto contrario si no cumple. No obstante, sigue la confianza en un producto que ha demostrado con abundancia cómo cautivar a la audiencia a pesar de lo específico de su trama. En las tres temporadas anteriores, The Walking Dead ha reservado finales de lujo, y podemos confiar en que ésta no será la excepción. A pesar de este camino lento que a algunos no termina por convencer. | ★★★ |

    Alain Arias
    Redacción Buenos Aires

    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Classics

    • Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».

    Premios

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]