Introduce tu búsqueda

  • Dos ventanas al vacío.
    A Ghost Story, de David Lowery.

    Cock-a-Doodle Dandy.
    Free Fire, de Ben Wheatley.

    En la sombra de la Bohemia.
    Especial 52º Festival de Karlovy Vary.

    Feminismo bizarro.
    Love Witch, de Anna Biller.

    Crítica | ¡Somos las mejores!

    Vi är bäst! (We are the Best!) de Lukas Moodysson, 2013

    Efervescencia adolescente

    crítica de ¡Somos las mejores! | Vi är bäst! (We are the Best!), de Lukas Moodysson, 2013

    Desde que la película comienza y la cámara nerviosa sigue a una joven por una fiesta de aspecto liberal, un par de cosas están claras. Lukas Moodyson vuelve al género adolescente, y lo hace con mucho acierto. Esta fresca y enérgica propuesta, adaptación del cómic de su pareja Coco Moodysson, nos lleva al Estocolmo de 1982. Bobo y Klara son dos jóvenes inadaptadas que pasan sus días extrañadas ante el mundo que les rodea. Moodyson se pone de su parte desde el comienzo y de forma limpia, haciendo que el entorno sea tan marciano para los espectadores como para ellas. Su aspecto es andrógino y usan la cultura como descacharrante arma arrojadiza, citando cosas sin tener ni idea de lo que están diciendo. Son adorables. We are the best! transmite con admirable pericia esa sensación adolescente de molestia por todo, de que cada acción tiene una importancia tremenda y de vergüenza máxima por los tuyos. Hasta sus últimas consecuencias. No cuenta nada especialmente novedoso, ni quiere hacerlo, pero es una propuesta irresistible.

    La historia dará pronto un pequeño giro, perfectamente integrado, que la llevará a otra situación, inesperada. La pareja protagonista improvisa la formación de una banda para fastidiar a unos veinteañeros rockeros que se meten con ellas. Lo que empieza como una broma les acabará dando la oportunidad perfecta de expresarse y ampliar su grupo de amistades con la inclusión de Hedvig, la única con talento musical. Una chica cristiana que toca la guitarra y canta muy bien. Las jóvenes Mira Barkhammar, Mira Grosin y Liv LeMoyne están estupendas, naturales ante la cámara y dialogando con soltura un guión hilarante, insolente y escrito con conocimiento de causa. Moodysson acierta con la puesta en escena, funcional y neutra, y con las decisiones artísticas que toma para crear el acertado clima de la etapa que están viviendo las chicas protagonistas. A través de pequeñas pinceladas se reflejan sus ambientes familiares, convenientemente distintos, y que ayudan a configurar sus personalidades. Son chicas que se adaptan con facilidad a las circunstancias. La época y el lugar están definidos a la perfección y sin enfatizar más de lo necesario. No parece tampoco un catálogo de puntos a tratar en la convulsa edad de las protagonistas, sino una historia factible en todo momento.

    Vi är bäst! (We are the Best!) de Lukas Moodysson, 2013

    Una serie de momentos álgidos (la actuación de las compañeras de clase, la fiesta del hermano de Klara, con la primera borrachera de las chicas, o la ardua escritura de la canción para su banda) puntúan la mayor parte del metraje, que discurre con agilidad. La película nunca se hace pesada, y la diversión constante que surge de juntar a las chicas en pantalla dibuja una sonrisa en la audiencia en todo momento. Moodysson toma una decisión algo más discutible en el último tramo de la cinta, cuando decide dinamitar un poco la amistad de forma simplona. El trío protagonista decide conocer a una banda de adolescentes rockeros para comparar maneras de entender el mundo, así que llaman por teléfono a uno de ellos y arreglan un encuentro. La inclusión de un chico en su universo pondrá a prueba la relación de Klara y Bobo, con Hedvig de árbitra neutral. We are the best! se torna previsible en este segmento, ya que la tentación es en exceso sencilla. Y demasiado débil para quebrar de forma creíble el poderoso nexo entre las crías. Es una moraleja facilona que empaña la fuerza del relato y que ya hemos visto en otras ocasiones. Tras un paseo por el lado más radical del cine con A hole in my heart (Ett Hål i mitt hjärta, 2004) y Container (2006), y su ambiciosa mirada a la globalidad de Mamut (Mammoth, 2009), Moodysson retoma el primer rumbo de su carrera con esta historia juvenil. La crónica de una amistad entre desarraigadas que buscan su rumbo fuera de lo convencional. Sin paternalismos ni condescendencias, el sueco hace un retrato certero de una edad muy difícil. Y lo hace de forma no estridente y con verismo. Que la actuación musical en el desenlace de la cinta salga como sale prueba que la mirada detrás de las cámaras es sabia. Y festivamente cachonda. Si sólo hubiera podido hacerlo también con la desprejuiciada mirada de su espléndido debut, la operación sería redonda. | ★★★

    Adrián González Viña
    X edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla (SEFF 2013)

    Suecia, 2013. Título original: Vi är bäst!. Director y guión: Lukas Moodysson, en base al cómic de Coco Moodysson. Fotografía: Ulf Brantås. Reparto: Mira Barkhammar, Mira Grosin, Liv LeMoyne, Anna Rydgren, David Dencik, Johan Liljemark, Mattias Wiberg. Productora: Memfis Films. Presentación oficial: Venezia 70.

    Poster Vi är bäst! (We are the Best!) de Lukas Moodysson, 2013
    Feelmakers

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Críticas

    Festivales

    • El cine de Olivier Assayas. Una mirada a su filmografía

      Por Ignacio Navarro / «Todo lo que se necesita para hacer una película es una mujer y una pistola. Esta frase un tanto discutible (por lo sexista) la pronunció Jean-Luc Godard, nada menos que el estandarte de esa corriente tan identificable del cine como fue la Nouvelle Vague...».
    • Las 10 mejores películas de Luis Buñuel

      Por Alberto Sáez Villarino. «A pesar de lo que pudiéramos imaginar, movidos por la falta de preocupación de unos medios de comunicación con cierta tendencia a la holgazanería a la hora de catalogar los estilos y movimientos artísticos, el período surrealista de Buñuel fue considerablemente breve. En realidad, sólo dos películas entran dentro de los esquemas político-estéticos propuestos por André Breton: Un perro andaluz y La edad de oro...».
    • Monstruos que huyen, monstruos que persiguen, monstruos que observan: M, el vampiro de Düsseldorf

      Por Elisenda N. Frisach. «Fue a mediados del siglo pasado, cuando Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial mientras se encaminaba a una tercera contienda de alcance planetario –aunque esta vez marcada por un equilibrio del terror conocido como «Guerra Fría»–, que el historiador francés Daniel Halévy publicó su libro Ensayo sobre la aceleración de la historia (1948), donde, entre otras cosas, determinaba el espíritu de nuestra época; un zeitgeist marcado por la constante transitoriedad tecnológica y científica...».

    Classics

    [12][Trailers][slider3top]