• Noticias
    Loading...

    62 Donostia Zinemaldia | Cobertura desde San Sebastián

    Walking Like a Man | Jersey Boys, de Clint Eastwood

    Especial TIFF 14 | Cobertura especial

    Boyhood | Fragmentos de nuestra memoria

    Especial Karlovy Vary 2014 | Diez días de magia bohemia

    LEGEND (RIDLEY SCOTT, 1985)

    Crítica de Legend, de Ridley Scott
    MR. SCOTT, EL CUENTACUENTOS
    Legend (Ridley Scott, 1985)

    Tras Enemigo Mío, completamos nuestra Sesión doble de esta semana con otro filme de 1985 y, al igual que la película de Wolfgang Petersen, un rotundo fracaso comercial que con los años se ha visto convertido en título de referencia dentro del género de la fantasía en los 80.

    Ridley Scott venía de rodar dos obras maestras consecutivas dentro de la ciencia ficción, Alien el 8º pasajero (1979) y Blade Runner (1982), cuando se embarcó en uno de sus proyectos más personales, Legend (1985). Un cuento de hadas como los de toda la vida, con valientes héroes, princesas en peligro, elfos, hadas, enanos, unicornios y monstruos. El guión de William Hjortsberg poseía todos estos elementos sin salirse un ápice de lo establecido. Una historia bastante poco original, típica variante de la eterna lucha entre el Bien y el Mal que de no ser por la mano maestra de Scott en la dirección, habría sido condenada al mayor de los olvidos. Ciertamente, la gestación de la película fue de lo más problemática. El titánico presupuesto de 30 millones de dólares de la época y un rodaje que se extendió desde 1982 hasta su estreno tres años más tarde a causa de múltiples vicisitudes no presagiaban un buen final. Un incendio en los estudios Pinewood de Londres donde se rodaba el filme hizo que se tuvieran que construir improvisadamente nuevos decorados. De un metraje de 150 minutos, Scott tuvo que recortar casi una hora para hacer de su obra algo más rentable. En el montaje estrenado en salas estadounidenses, la magnífica banda sonora de Jerry Goldsmith fue sustituida por otra más infantil compuesta por la banda electrónica Tangerine Dream por razones igualmente comerciales. Mia Sara tenía 15 años cuando comenzó a interpretar a la princesa Lili y acabó el rodaje casi con 18. Sería mentira afirmar que todos estos inconvenientes no se reflejaron en el resultado final: Legend es un título fallido, tan cargado de fascinantes hallazgos visuales como de imperfecciones argumentales y, sobre todo, de montaje.

    Legend Tom Cruise

    Está claro que Ridley Scott quería dar un giro a su carrera tras Blade Runner y ofrecer una fantasía más accesible en una temporada donde comenzó un auténtico desembarco de filmes similares como El dragón del lago de fuego (1981), Lady Halcón (1985) o Dentro del Laberinto (1986). La historia era, como ya señalé, bien simple: en un lugar y época indeterminados, las fuerzas del Mal lideradas por Darkness intentan acabar con la pureza y la bondad en el mundo. Su reinado de sombras y maldad comenzaría al matar a los dos últimos unicornios que existen y para lograrlo utilizará a la dulce princesa Lili, a la que también pretenderá atraer al lado oscuro para tomarla en matrimonio. Como en toda aventura fantástica que se precie, no podía faltar el héroe dispuesto a darlo todo por la chica. Aquí es Jack, un chico que vive en el bosque y que puede definirse como el único personaje que mantiene su pureza intacta en toda la película. Una especie de Peter Pan acompañado de un grupo de enanos (bien podrían ser los niños perdidos de la obra de James Matthew Barrie) y un hada demasiado parecida a Campanilla. Tom Cruise fue el encargado de dar vida a Jack en los inicios de su carrera, demostrando unas buenas aptitudes como héroe de acción y convirtiéndose en el nuevo ídolo de quinceañeras de la época. Mucho más sosita fue Mia Sara como la princesa Lili en un personaje bastante desdibujado y que no consigue crear la empatía necesaria en el espectador. Lo que debería ser un personaje bondadoso y puro, a veces resulta caprichoso y antipático. Este mismo error en la construcción de personajes se podría hacer extensible a la galería de secundarios. David Bennent, famosísimo por haber sido el niño protagonista de la obra maestra El tambor de hojalata (1979), está bastante irritante como el elfo Gump que acompaña a Jack en sus aventuras. El hada Oona no es precisamente un encanto, ya que se muestra envidiosa y celosa de la princesa Lili, al estar enamorada de Jack. Su aspecto físico, además, recuerda a más a la Daryl Hannah de Blade Runner que a la dulce Julia Roberts de Hook (1991), por ejemplo. Y es que bajo el aspecto de amable y blanco cuento de hadas para toda la familia, Scott oculta un corazón bastante negro. Cada línea de diálogo o verso aparentemente inofensivo, esconde su buena dosis de mala baba, solo perceptible para el público adulto. Sus señas de autor están bien impresas en cada fotograma de Legend desde lo visual. Es en su aspecto plástico, en la poderosísima belleza de sus imágenes, donde la película es una auténtica obra maestra.

    La exquisita fotografía de Alex Thompson y una barroca dirección artística nos transportan inevitablemente a ese mundo mágico que el director nos propone. Las bucólicas escenas en el bosque, llenas de luz y acompañadas de pétalos de flores o burbujas de jabón, contrastan con el tenebrismo de la guarida de Darkness. Estos interiores recuerdan con sus grandes columnas y su barroquismo a algunos momentos de Blade Runner en la Tyrell Corporation. Una de las escenas más espectaculares y recordadas del filme es el baile de Lili convertida en una versión oscura y misteriosa de sí misma, seducida por los lujos que le ofrece Darkness. Por cierto, esta versión del Diablo sigue siendo una de las más impactantes desde el punto de vista de caracterización y maquillaje, jamás vistas en una pantalla. Bajo este trabajo de 6 horas diarias en manos del maquillador Rob Bottin, se encuentra el excelente Tim Curry, inolvidable protagonista de The Rocky Horror Picture Show (1975). Su imponente presencia, inspirada en obras como Fantasía (1941) o La Bella y la Bestia (1946), con ese musculoso cuerpo rojo y sus enormes cuernos, se convirtió en uno de los iconos del cine fantástico de los 80. Esta creación, junto a la monstruosa bruja verde del pantano, hicieron que Legend resultara demasiado terrorífica para el público infantil. Aquí residió el mayor problema del filme de cara a la taquilla, ya que el montaje final quedó demasiado oscuro y retorcido para los niños y, en el plano argumental, el público adulto la encontraba bastante simple y poco interesante. Si queríamos un cuento de hadas para todos los públicos, divertido y con un buen guión, ahí tendríamos a La princesa prometida (1987) de Rob Reiner.

    Legend Ridley Scott

    Legend nunca va a pertenecer al grupo de las mejores obras del gran Ridley Scott. Tuvo la mala suerte de nacer tras sus dos mayores obras maestras y ser estrenada entre muchas cintas de similares características y con un poder de convocatoria mayor que el suyo. Recaudó 15 millones de dólares en Estados Unidos, la mitad de su presupuesto. Pero lo que nadie le negará jamás es su perfección técnica, ya que 27 años después sigue siendo un auténtico placer para los sentidos. Una obra personalísima, arriesgada y mucho menos convencional de lo que pueda parecer en un primer visionado, y que consolidó a Scott como uno de los realizadores con mayor talento visual de los últimos tiempos. En la actualidad, Legend es un título de culto dentro de la fantasía de los 80, un pequeño clásico que los que rondamos los treinta años no podremos borrar de nuestra memoria cinéfila, aquella en la que las verdaderas cualidades cinematográficas se confunden con el componente nostálgico.

    José Antonio Martín.

    Ficha técnica:

    Estados Unidos- Reino Unido. 1985. Título original: Legend. Director: Ridley Scott. Guión: William Hjortsberg. Productora: Universal Pictures/20th Century Fox. Presupuesto: 30.000.000 dólares. Localización principal: Estudios Pinewood, Inglaterra. Música: Jerry Goldsmith. Fotografía: Alex Thompson. Montaje: Terry Rawlings. Intérpretes: Mia Sara, Tom Cruise, Tim Curry, David Bennent, Alice Playten, Billy Barty, Annabelle Lanyon.

    Legend poster

    4 comentarios:

    1. Visualmente esta película es una maravilla, aunque es verdad que tiene varias escenas que para los niños, si son un poco asustadizos... Pero sigue siendo todo un placer, como bien dices, ver esta película, aunque ya hayan pasado años.
      Besotes!!!

      ResponderEliminar
    2. Pues yo me uno y me gusta. Qué esperaba la peña? Blade Runner en Narnia? Excelente tu artículo Jose.

      Un saludo.

      ResponderEliminar
    3. ¿A que sí, Margari? No podemos pensar en nuestra infancia sin recordar Legend, por oscura que nos pareciera en su momento. Seguiremos resucitando más títulos de esos que tanto nos gustan. Un besote.

      ResponderEliminar
    4. Gracias Marco. Tienes toda la razón. No todo va a ser Blade Runner. Hay que juzgar cada obra en su justa medida y las comparaciones son odiosas. A mi también me gusta. Un saludo.

      ResponderEliminar

    "Sueñen. Vean cine."

    Avances