Introduce tu búsqueda

El barco del amor
FICX Imatge Permanent
  • [8][Portada][slider3top]
    Cine Alemán Siglo XXI

    Crítica | Guardianes de la noche: Rumbo a la aldea de los herreros (鬼滅の刃 刀鍛冶の里編)

    || Críticas | ★★★☆☆
    Guardianes de la noche:
    Rumbo a la aldea
    de los herreros
    Haruo Sotozaki
    Anime más exclusivo que excluyente


    Ignacio Navarro Mejía
    Madrid |

    ficha técnica:
    Japón, 2023. Título original: Kimetsu no Yaiba – Katanakaji no Sato-hen / 鬼滅の刃 刀鍛冶の里編. Dirección: Haruo Sotozaki. Guion: Koyoharu Gotouge (basado en su manga). Producción: Ufotable. Dirección de fotografía: Yûichi Terao. Montaje: Manabu Kamino. Dirección artística: Kôji Etô. Reparto (voces): Natsuki Hanae, Akari Kitô, Ryôta Ôsaka, Hiro Shimono, Yoshitsugu Matsuoka, Katsuyuki Konishi, Toshihiko Seki, Akira Ishida. Duración: 110 minutos.

    En los últimos años cada vez es más difícil estrenar una película en cines, pues los costes suben, la taquilla baja y la mayoría de los espectadores prefiere quedarse en casa, con el mando de su televisión o el cursor de su ordenador a mano, para disfrutar de la amplia oferta de las múltiples plataformas a nuestra disposición. Y estas cada vez incluyen más películas, accesibles directamente en su catálogo, con mucho menos gasto y mayor difusión que su exhibición en salas limitadas. Con todo, esta tendencia tiene sus excepciones. Al margen de las grandes producciones que siempre tendrán su público incondicional en la gran pantalla, y que no se podrían disfrutar de otra manera, hay fenómenos más extravagantes, curiosidades cinematográficas que se salen de la norma y que, contra todo pronóstico (al menos para un observador externo), arrastran innumerables seguidores o, más precisamente, otakus. Estamos hablando del anime y, sobre todo, de aquellas películas basadas en mangas, por lo general shōnen, que han podido tener antes su traslación en series o en otros formatos. Las dos películas más taquilleras de la Historia en Japón son animes, si bien muy distintas: la segunda en la clasificación es El viaje de Chihiro (2001), obra cumbre del legendario Hayao Miyazaki, alabada por la crítica y muy reconocible para el público occidental. La líder absoluta, sin embargo, es Guardianes de la noche: Tren infinito (2020), que, paradójicamente, conocerá mucha menos gente fuera de su país de origen y de los otakus foráneos, teniendo en cuenta, además, que no tendría sentido verla sin haber visto las entregas previas de la serie.

    Esta película anterior del anime de Ufotable, basado en el manga de Koyoharu Gotouge, era una adaptación de varios capítulos posteriores a sus primeros tomos, ya adaptado en esa parte para televisión (o, más precisamente, para ordenador, pues la serie se distribuye en la plataforma Crunchyroll), aunque en cualquier caso conformaba un largometraje por derecho propio. Al mismo le siguió el llamado arco del Distrito Rojo o arco del Distrito del Entretenimiento, sin versión en largometraje sino únicamente como serie, y ahora se ha estrenado la cinta que es objeto de esta reseña. Por su título, parecería seguir el modelo del estreno anterior de 2020, pero no es así, y algún espectador no informado que pueda ir a verla se llevará una sorpresa desagradable. Guardianes de la noche: Rumbo a la aldea de los herreros introduce el noveno arco de la serie, pero lo hace con un formato ajeno al de cualquier película al uso. Los primeros cincuenta minutos de metraje comienzan con una breve secuencia de montaje para resumir lo acontecido previamente, y luego se reproducen los dos últimos capítulos (que ya se emitieron hace más de un año) del arco anterior, el del Distrito Rojo, con cabecera y títulos de crédito incluidos. Solo después es cuando comienza el nuevo arco, pero al mismo solo se le dedica una hora, como una especie de capítulo extendido, que concluye con un verdadero cliffhanger. Nadie que no sea fan de Kimetsu no Yaiba tiene pues cabida en una sala donde se proyecte esta película, o como se quiera llamar.

    Y, aun así, se proyecta en bastantes salas de nuestro país, entre otros muchos países, por supuesto. Es refrescante y llamativo que un producto tan ajeno a una producción comercial ordinaria tenga entonces este tipo de puesta de largo, que sería absurda atribuir a un despiste generalizado de sus varias distribuidoras y exhibidoras. No, realmente hay que pensar que existen suficientes otakus familiarizados con este anime, más allá de Japón donde es evidente que son mayoría, para justificar un estreno de estas características. Si es así, revela un futuro esperanzador para estrenos en cines de filmes que tengan asegurado un cierto rendimiento (de este género o de otros que puedan desarrollarse eventualmente, con sus respectivos seguidores), fuera de la industria predominante o del cine de autor, lo que permitiría diversificar y estimular la cartelera. A partir de ahí, quien acuda a ver esta película en concreto, con esa información previa, se sentirá satisfecho, pues la misma cumple sin duda las expectativas. Ufotable sigue demostrando pericia y virtuosismo técnico, por encima de otros competidores, en este sector de la animación, lo que puede volver a disfrutarse, ahora en pantalla grande, en escenas como la lucha sin tregua entre los personajes de Tengen Uzui y Gyutaro, en el desenlace de la trama del Distrito Rojo. La nueva secuencia introductoria del nuevo arco es todavía más impresionante (junto con una música que retumba de forma inquietante, aprovechando los propios altavoces de la sala), aquella en que las llamadas Lunas Superiores (demonios de más alto rango) son convocadas en un palacio multidimensional.

    En cuanto a la historia propiamente dicha, el protagonista Kamado Tanjiro se recupera de su esfuerzo sobrehumano en ese combate previo del Distrito Rojo, junto con sus compañeros Zenitsu e Inosuke y su hermana Nezuko, aunque a partir de ahora irá solo con ella, pues los dos guerreros anteriores seguirán misiones separadas. Su objetivo compartido es acabar con los demonios que pueblan el territorio, casi invisibles de día pero temibles de noche, y que causan estragos por doquier. Antes, Tanjiro necesita una nueva espada, pues la anterior ha quedado dañada, por lo que tiene que acudir a la aldea de los herreros donde se forjan estas armas. El título es también algo engañoso, porque el viaje como tal a dicha aldea queda resuelto en poco tiempo, y es una vez allí donde se encuentra con otros personajes que habían aparecido antes pero que ahora cobrarán más relevancia, entre otras nuevas incorporaciones. Quien haya leído el manga sabe lo que pasa después, pues la adaptación es muy fiel, pero quien no lo haya hecho deberá esperar a la continuación, que saldrá en pocas semanas en la mentada Crunchyroll. En suma, Guardianes de la noche: Rumbo a la aldea de los herreros es una entrega transitoria e incompleta, un mero hilo conductor entre lo anterior y lo que está por venir y, pese a todo, es una película estrenada como tal y de la que cabe anticipar una holgada taquilla. Sus cualidades (visuales y auditivas, más allá de la gran intriga de una narración que debe atribuirse al manga) van más allá de su formato, del mismo modo que sus espectadores comparten una cultura propia a la que, eso sí, cualquiera que se anime puede tener acceso.


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Fuera de temporada
    Descansa en paz
    La patria perdida
    Green Border
    Alternativa Pro
    Alternativa Oficiales
    Fuera de temporada Blondi

    Estrenos

    Green border

    Streaming

    La patria perdida
    Ti Mangio
    De humanis El colibrí

    Inéditas