Introduce tu búsqueda

Olga
El acusado Plumas
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | A los libros y a las mujeres canto

    || Críticas | ★★★☆☆ |
    A los libros
    y a las mujeres canto
    María Elorza
    El saber sí ocupa lugar


    Alicia Rambla
    San Sebastián |

    ficha técnica:
    España, 2022. Título original: A los libros y a las mujeres canto. Año: 2022. Duración: 72 min. Dirección, guion y fotografía: María Elorza. Reparto: Tonina Deias, Loreto Casado, Waltraud Kirste, Viki Claramunt, Anne Elorza. Productora: Txintxua Films.

    ¿Cuántas bibliotecas y conocimientos se habrán perdido por no conservarlos de la manera adecuada? ¿Cuántos libros fueron destruidos por considerarse peligrosos para la sociedad? ¿Cuánto se ha perdido por el camino de la tan corta historia de la humanidad? Son preguntas en torno a las que María Elorza reflexiona en su ópera prima A los libros y a las mujeres canto. Pero, más que responderlas, la documentalista vasca les da la vuelta. Aun con todo lo que se ha perdido, ¿cómo es posible que se conserve lo que todavía existe?

    El documental parte de los peligros de acumular libros. No falta quien ha muerto aplastado por su propia biblioteca, o quien se ha jugado su integridad por conservar determinadas publicaciones en determinados momentos de la historia. Elorza compone así su celebración de la conserva frente a la destrucción, un poema visual dedicado a diferentes mujeres que ha conocido durante su vida cuyas bibliotecas son capaces de recitar toda la Historia. Si los montones de libros son capaces de aplastarnos, los conocimientos que atesoran pueden darnos la ligereza de la libertad. Elorza también aporta un contrapunto. Si bien casi todas las entrevistadas se dedican a almacenar los libros de toda su vida más los heredados, hay una que decide no abarrotar sus paredes de páginas, sino desprenderse, en un sentido material y filosófico, de su pasado y sus pretéritas lecturas para dar paso al presente e insuflarles una nueva vida a los ejemplares de los que se desprende.

    Mediante el montaje entre imágenes de archivo y las mujeres filmadas, el documental se convierte en un ensayo a través de las historias que relatan los libros de las mismas, creando una convergencia entra imagen, historia y personajes cotidianos de lo más sugerente. Imágenes en movimiento, fotografías, pinturas conforman un montaje que equipara a las guardas de libros marmoladas, las que conservan las páginas de información, con las mujeres que asumen el rol de cuidar, preservar y tratar que no se dañe el interior de sus preciados tesoros. Lee una de sus anfitrionas una de las elegías de Goethe: «Eres un mundo, Roma, pero sin amor, el mundo no sería mundo, y Roma no sería Roma». Este amor a los libros que las ha llevado a sacrificar espacio en su casa en pos del conocimiento se conjuga también en futuro, aguardando a que otres se enamoren de nuevo con sus letras.

    Otra de sus analogías más sugerentes que construye A los libros y a las mujeres canto es el concepto de la biblioteca como jardín, partiendo de un capítulo dedicado a Vicky, una de sus anfitrionas, quien se dedica a almacenar flores para secarlas dentro de sus libros. Con un seguido de imágenes del jardín la realizadora empieza a enumerar las convergencias que albergan los vergeles con las bibliotecas: las hay que se crean cultivando pero que crecen solas, las hay que contienen leyendas y nombres extraños, las hay por las que se pasea acariciando las hojas y donde el tiempo transcurre de otra manera.

    Con todo, el de Elorza no es solo un canto a los libros. Ante el riesgo de que sus reflexiones caigan en un sesgo academicista y elitista, la autora reflexiona sobre la carga de los relatos genealógicos, sobre que no solo las historias están envueltas de piel en grandes librerías, sino que también son capaces de encontrarse en cualquier rincón de cualquier casa de familias humildes. «Creo que la gran Historia o la Literatura con mayúsculas se esconde en el álbum familiar de la gente sencilla» dice tras mostrar fotografías de álbumes familiares junto a un seguido de bodegones de cajas de galletas de mantequilla danesas. Porque A los libros y a las mujeres canto también es una reivindicación política de resistencia, un intento de desligar los conocimientos del esnobismo con el afán de deconstruir el concepto de alta cultura usando sus mismas herramientas. ⁜


    A los libros y a las mujeres canto, María Elorza
    Nuevos Directores del 70SSIFF.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Flixolé

    Estrenos

    Flixolé

    #70SSIFF

    Benediction

    Streaming

    Memoria