Introduce tu búsqueda

Olga
El acusado Plumas
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Las gentiles

    || Críticas | ★★★☆☆ ½
    Las gentiles
    Santi Amodeo
    Exposición pública


    Miguel Martín Maestro
    Valladolid |

    ficha técnica:
    España, 2021. Título original: «Las gentiles». Dirección: Santi Amodeo. Guion: Santi Amodeo (con la colaboración de Rafael Cobos). Dirección Fotografía: Álex Catalán. Montaje: José M. G. Moyano, Dario García García. Sonido: Daniel de Zayas, Carlos Pérez Valero, Jorge Marín. Dirección de Arte: Ana Medina. Música: Bronquio. Intérpretes: África de la Cruz, Paula Díaz, Olga Navalón, Lola Buero, Alva Inger, Beatriz Cotobal, Teresa Cruz, Rafa de Vera. Producción Ejecutiva: Daniel Pérez Astiárraga, Gervasio Iglesias. Compañía Productora: Las Gentiles AIE, Grupo Tranquilo PC, Sacromonte Films. Duración: 77 minutos.

    «Yo amo los mundos sutiles, ingrávidos y gentiles, como pompas de jabón. Me gusta verlos pintarse de sol y grana, volar bajo el cielo azul, temblar súbitamente y quebrarse…». Gentil, ingrávido, quebradizo y sin gloria en la memoria, así es el mundo que Santi Amodeo pinta con sus imágenes para mostrarnos el día a día de un grupo de adolescentes sevillanas, y fundamentalmente dos, Ana y «la Corrales», atraídas permanentemente hacia la idea de un suicidio liberador, en permanente estado de rabia interior sin saber muy bien contra quién o contra qué oponerse, como si el escaparate de la red social exigiera constantemente una exposición alentada inconscientemente hacia la autodestrucción. Se quieren, se necesitan, se repudian, se pelean, se ignoran, vuelven, se van, se hablan, se besan o se escupen; las reacciones de estas dos adolescentes son automáticas y explosivas; su mundo interior es mucho más reposado y sutil que lo que las reacciones exteriores demuestran. Hay una necesidad de demostrar inconformismo y reacción cuando la realidad es que su espíritu exige calma, sosiego, un sofá y una caricia.

    Hijas de clases medias venidas a menos, caminantes por una Sevilla alejada del estereotipo, estética de «trap» y de comportamiento desinhibido, en realidad no dejan de ser unas niñas que se creen adultas pero llenas de miedo hacia todo; hacia el amor, el sexo, la vida, las relaciones. Actúan por impulso y por mimetismo; su puerta de expresión más personal, pero también más peligrosa es su perfil social, las gentiles se reivindican como potenciales ausentes, juegan a la desaparición, a pedir opinión sobre qué pasaría si ellas ya no estuvieran, si su alegría en las fotos y filtros de Instagram dejaran de actualizarse, si su sonrisa quedara congelada en un espacio indefinido porque el tiempo se hubiera detenido para siempre. La idea romántica del suicidio del siglo XIX queda huérfana en la película de Amodeo, del amor imposible o del suicidio amoroso; no estamos en los tiempos de von Kleist, o del Werther goethiano. Las gentiles del siglo XXI acarician su idea como una manera de no enfrentarse a una realidad por venir que asusta y agobia porque todo es incierto, oscuro y desmoralizador.

    Visualmente la película acompaña con acierto la historia, tratándose del tema que es no se rodea a estas jóvenes de una iluminación tenebrista ni enfermiza, casi al contrario, como una contraposición entre su mente y la realidad, la luz de Andalucía hace aún más incomprensible el devenir de esta pareja que se atrae pero que, en su concepto de una orientación sexual a medio formar, el miedo les impide dar el paso que el deseo exige por si eso equivale a una ruptura definitiva. Las imágenes ayudan a la credibilidad espontánea de las intérpretes, y si bien los adultos quedan relegados a estereotipos de personas derrotadas por la edad y la ausencia de objetivos, son las dos chicas, y la madre de «la Corrales», quienes forman un triángulo atractivo y de absoluto realismo que alcanza su punto culminante en esa escapada hacia el mar que recuerda la sensación de liberación que buscaba también la protagonista de La vida era eso, otra estupenda película española de la temporada, un grupo vital y alegre cuyas sombras permanecen en las miradas cómplices de las dos adolescentes, es un momento de catarsis y aceptación definitiva, pero cada personaje lo asume de manera diferente. Mirada honesta y sin búsqueda de efectismos sentimentales gratuitos, hacia una realidad de la que no se quiere hablar; toda esta juventud perdida, asfixiada por el consumismo y la tecnología enfrentada a la certeza de un futuro precario y sin posibilidad de desarrollo económico que hipoteca su desarrollo personal e incrementa el fantasma de la enfermedad mental. Gran retorno de Amodeo al cine español. ⁜


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Flixolé

    Estrenos

    Flixolé

    #70SSIFF

    Benediction

    Streaming

    Memoria