Introduce tu búsqueda

Olga
El acusado Plumas
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Human Flowers of Flesh | #Locarno22

    || Críticas | Locarno 2022 | ★★★☆☆
    Human Flowers of Flesh
    Helena Wittmann​ 🇩🇪
    Como si no pasara el tiempo


    Ignacio Navarro Mejía
    Locarno (Suiza) |

    ficha técnica:
    Alemania, Francia, 2022. Título original: «Human Flowers of Flesh». Director: Helena Wittmann. Guion: Helena Wittmann. Producción: Fuenferfilm, Tita Productions, If You Hold a Stone. Fotografía: Helena Wittmann. Reparto: Angeliki Papoulia, Ferhat Mouhali, Gustavo Jahn, Ingo Martens, Mauro Soares, Vladimir Vulevic, Steffen Danek, Nina Villanova, Denis Lavant. Duración: 106 minutos.

    Los legionarios franceses son combatientes organizados desde mediados del siglo XIX, integrantes de un cuerpo especial que ha sido desplegado en varias misiones en el extranjero, muchas de ellas en África. Momentos críticos para ellos fueron las guerras de Indochina y de Argelia, donde estos soldados tuvieron un papel destacado y arrastraron la reputación de su país en los lugares en que lucharon. Muchos cayeron y su recuerdo quedó grabado en lápidas o fotografías, quizá hasta en el eco de su himno. Esto es lo que intenta, en parte, transmitir la nueva película de Helena Wittmann, y plasmar este recuerdo desde la perspectiva actual de personas que parecen alejadas del mismo y, de hecho, alejadas de cualquier otro compromiso, la lleva a adoptar un enfoque poco habitual, en cierto modo reflexivo. Y es que la distancia en la mirada y una alta carga de abstracción, resultante de la introspección, pueden mostrarse de forma llamativa a través de una técnica cercana al videoarte. En efecto, este nos exige contemplar las imágenes desde cierta lejanía y establecer nexos entre ellas al margen de una narración convencional, por lo que cobran mayor relieve el simbolismo y las sensaciones despojadas, precisamente, de justificación narrativa, ya que se basan en lo que pueden provocar esas imágenes aisladas.

    Llevar esta técnica a un largometraje que, en puridad, es de ficción, pues tiene un cierto hilo narrativo y, en todo caso, el subtexto de la mencionada experiencia de los legionarios, se antoja complicado. A ello se atreve Human Flowers of Flesh, que compite en la presente edición del festival de Locarno. La idea, como decíamos, es ofrecer una nueva perspectiva de un conflicto pasado, sin apenas revelar nada de este último pero asegurando que subyace en todo el drama. Para ello, Wittmann persigue provocar un cierto estado anímico a través del trabajo de la imagen y del sonido, llamando la atención sobre ellos más que sobre acciones o diálogos concretos. La primera escena dialogada lo deja bien claro, pues el encuadre se detiene en la que a priori es la protagonista, la viajera encarnada por Angeliki Papoulia, en medio de una conversación apenas audible, de la que se abstrae, para que en torno a ella predomine, en cambio, el sonido del mar. En el metraje, hay así muchos instantes en que el protagonismo recae en el sonido ambiente, ya sean las cigarras en la costa, las olas en alta mar o el crujir de la madera del barco.

    Este barco lleva a esta y otros personajes de un sitio a otro, sin una trayectoria ni un motivo aparentes, aunque se mueven, por lo que dejan entrever las localizaciones, por el norte de África. No hay pues diálogos expositivos ni otro tipo de información dramática, por lo que se pide a cada espectador, como en el videoarte, completar el significado de lo que ve y lo que oye, todo lo cual se despliega como una sucesión de instantáneas. De hecho, más allá del sonido y del escaso movimiento de algunos planos, muchos se caracterizan por su inercia o quietud, como acciones en suspensión. Wittmann tiene más experiencia como directora de fotografía que como realizadora, y ello seguramente influye en esta manera de acometer la puesta en escena. La minuciosidad de las composiciones tiene con todo algún aspecto discutible, en relación por ejemplo con el muy limitado movimiento de la cámara. Los primeros planos de la película son fijos y en ellos varios de los personajes siguen un camino silvestre. Luego hay una acción similar con dos personajes a los que se encuadra con una panorámica. Y la tercera vez que dos caminan en plano, en toda la película, la cámara los sigue con un largo traveling lateral. Esta inconsistencia no tendría ninguna relevancia si no fuera por la referida puesta en escena, que busca siempre posiciones de cámara exactas e incluso incluye fragmentos de composiciones poco habituales, a nivel microscópico o en el fondo del mar. Todo ello convierte a Human Flowers of Flesh (título que identificaría a los seres humanos inertes como flores, a la deriva) en una cinta única, difícil, frustrante y dotada de una extraña melancolía. ⁜


    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Flixolé

    Estrenos

    Flixolé

    #70SSIFF

    Benediction

    Streaming

    Memoria