Introduce tu búsqueda

Olga
El acusado Plumas
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | ¡Hasta siempre, Don Glees!

    || Críticas | ★★★★☆
    ¡Hasta siempre, Don Glees!
    Atsuko Ishizuka
    El amigo ausente


    Ignacio Navarro Mejía
    Madrid |

    ficha técnica:
    Japón, 2021. Título original: «Gubbai, Don Gurîzu! グッバイ、ドン・グリ-ズ!». Directora: Atsuko Ishizuka. Guion: Atsuko Ishizuka. Producción: Madhouse. Reparto (voces): Natsuki Hanae, Kana Hanazawa, Yûki Kaji, Ayumu Murase. Duración: 95 minutos.

    Una técnica habitual en la narración cinematográfica es introducir elementos que a priori no tienen mucho sentido, para que este solo aparezca con posterioridad, una vez se vuelven a visualizar, o cuando se aporta información añadida. Esto puede contrarrestar o acompañar el flashback, según se quiera omitir, confiando en el recuerdo del espectador del elemento inicialmente introducido; o emplear, cuando se prefiere volver a mostrar esa imagen o escena con el (nuevo) sentido que ahora ha adquirido. En ambos casos, la narración se desvía de su trayectoria lineal, ya sea mediante su propia estructura, o a través del montaje, ya que cobra especial relieve la memoria de lo acontecido y el juego con el pasado. Pues bien, la directora Atsuko Ishizuka, conocida por la creación de la serie de anime A Place Further Than the Universe, aunque también por su anterior largometraje, No Game, No Life Zero, apuesta claramente por dicha técnica en su nuevo trabajo, que guarda cierta similitud con esa serie. Y lo hace desde su propio título, ya que la expresión «Don Glees», leída de primeras, no tiene mucho sentido, por no decir ninguno, hasta que uno de los personajes lo explica cuando ya está bien avanzado el metraje.

    Pero, más allá de este detalle, toda la construcción narrativa de esta película gira en torno a esta manera de enfocar la historia. La misma nos presenta a tres adolescentes (dos de ellos quinceañeros, otro ya con dieciséis años cumplidos) que integran una especie de club llamado «Don Glees»: dos de ellos se conocen desde pequeños, y el tercero es una nueva incorporación al grupo. Los tres son marginados por el resto de sus compañeros de clase o edad, y realizan otras actividades alternativas, sobre todo en el campo o en el bosque. Tienen además una precaria pero permanente tienda de campaña, donde se reúnen y guardan varias de sus pertenencias. En este contexto, un día, con ocasión de unas fiestas locales cuya principal atracción son los fuegos artificiales, se abastecen de unos cohetes caseros y de un dron para hacer la fiesta por su cuenta. Los cohetes sin embargo no funcionan y el dron vuela descontrolado y se pierde en la naturaleza. Casualmente, se declara un incendio no muy lejos de la zona, y muchos no tardan en acusar a los protagonistas. A estos se les ocurre entonces ir en busca del dron, confiando en que haya grabado las imágenes que puedan demostrar su inocencia, y aprovechando la excursión para disfrutar del verano.

    Así descrita, la trama se desarrolla a partir de las vivencias compartidas de estos amigos y la aventura o búsqueda que emprenden, y efectivamente el grueso del metraje se dedica a ello. El tono es por tanto más cómico que dramático, cercano al subgénero conocido como coming-of-age, poniendo el énfasis en pequeñas experiencias de apariencia anodina, por lo general muy divertidas. Estas no parecen contribuir a la evolución o motivación de los personajes, y sin embargo su respectivo carácter, así como sus gustos o traumas, se van esbozando a través de tales acciones. Todo este diseño narrativo es pues acertado, ya que ofrece un visionado muy agradable y entretenido, con momentos memorables como aquel en que los tres se disfrazan para burlarse de esos compañeros que los desprecian, o cuando realizan una carrera, uno en patinete y dos en bicicleta, para llegar lo antes posible a la ubicación del dron. No son hechos demasiado originales pero se producen de forma espontánea, y es esa sensación de espontaneidad la que más llama la atención, para bien, de este desarrollo.

    Con todo, este es engañoso. Como decíamos al principio, la narración tiene un tiempo discontinuo, y algunos de sus elementos esconden otro tipo de significado. La secuencia introductoria, en realidad, da pie a un prolongado flashback, del que el espectador no es realmente consciente hasta que esos primeros momentos se reproducen. Este mecanismo le da la vuelta a la técnica antes descrita, pues no se está incluyendo un flashback para volver sobre algo ya narrado, ya que esto es posterior (en la cronología de los acontecimientos, que no en el montaje). Pero la idea es la misma: retomar un hecho que, de una u otra forma, solo entonces cobra sentido. Y así sucede con otros muchos datos o instantes de la primera parte del metraje, cuyo montaje se podría tachar de errático si no fuera porque su propósito esencial es, solamente, introducir esos elementos, para que el espectador los tenga en mente, aunque todavía no sepa lo que quieren decir. Es una forma de narrar que tiene sus riesgos, ya que esa primera parte puede ser irregular y desconcertante, si bien se aprovecha después, a efectos de emoción. Y esta se debe sobre todo al calado dramático que, insospechadamente, subyace en toda la historia. Su desenlace en este marco es sorprendente, quizá resulta algo acelerado, pero impacta por insistir en unas de las más bellas imágenes que han podido contemplarse en el cine de animación reciente. De hecho, desde el comienzo destaca una fotografía donde hay un claro contraste entre los personajes y su movimiento, por un lado, y el entorno, por otro, este último dibujado y diseñado con insólita minuciosidad. Es una pista de que tales personajes se están moviendo en un ámbito que, en cierto modo, ya les es ajeno. En todo caso, todo ello confirma el grado de detalle de ¡Hasta siempre, Don Glees!, una obra que puede parecer sencilla, incluso pueril, pero que tiene mucha profundidad detrás. ⁜


    グッバイ、ドン・グリ-ズ!, Atsuko Ishizuka
    Sección oficial del Festival de Annecy.

    El perdón Fantasías de un escritor Memoria Clara Sola
    Flixolé

    Estrenos

    Flixolé

    #70SSIFF

    Benediction

    Streaming

    Memoria