Introduce tu búsqueda

Clara sola
Memoria Ennio
  • Cine Alemán Siglo XXI
    [8][Portada][slider3top]

    Crítica | Ascension

    || CRÍTICAS | AMERICANA FILM FEST 2022 | ★★☆☆☆
    Ascension
    Jessica Kingdon
    La fábrica de nada


    Javier Acevedo Nieto
    Salamanca |

    China, EE.UU., 2021. Título original: Ascension. Director: Jessica Kingdon. Productora: Mouth Numbing Spicy Crab, XTR. Distribuidora: MTV Documentary Films. Fotografía: Jessica Kingdon, Nathan Truesdell. Música: Dan Deacon. Montaje: Jessica Kingdon.

    ¿Es Ascension cine observacional? Las estampas de las fábricas chinas se suceden: trabajadores se afanan por conquistar el sueño chino hilando con las manos los mandos de la maquinaria, vendiendo con gestos al aire la producción que dé rentabilidad a sus sueños de ambición o invirtiendo sus escasos instantes de asueto en describir la expectativa de una vida mejor o, en términos estrictamente neocapitalistas, de un estatus mejor. Las imágenes se paran a observar estos pequeños instantes: en ocasiones los miles de hilos de alguna fábrica masiva parecen esbozar el rastro industrial de una película experimental, a ratos las sobremesas llenas de posos de alcohol emulan un cine directo que refleja la pluralidad de la vida social, por momentos las asociaciones del montaje insinúan pequeños relatos de ambiciones que se quiebran y registran el conflicto social.

    El documental observacional se para en lo audiovisual (y solo en lo audiovisual) con el fin de construir la idea de que el discurso es un a priori que se descubre en la precisión con la que la cineasta deja que las coordenadas de la realidad se amolden al mapa dispuesto en el montaje. Extraer un componente político de este discurso de estrictas coordenadas (no hay apoyos textuales u orales metarreflexivos) es lo más complicado del cine observacional. La directora Jessica Kingdon propone un ejercicio de observación que, solo por momentos, parece ubicar la coordenada política su discurso. Esta coordenada nos conduce a un espacio de la imagen cuya referencialidad (la realidad que de- y re- construye) es reverso deshumanizante del paulatino proceso de consolidación del capitalismo en una sociedad como la china, con todas sus muchas y variadas peculiaridades.

    Documental que, por lo demás, se muestra un poquito desnortado. Se asiste a una fingida pieza observacional más centrada en dirigir la mirada del espectador que en proporcionar un espacio para su libre escrutinio. El montaje de Kingdon dispone secuencias en las que se tiene la sensación de que lo político únicamente requiere del reconocimiento de la artista, y no de la complicidad del observador. Este posicionamiento estricto constriñe el caudal semántico de la película en una expresión maniquea: puedes mirar, pero la conclusión ya está teledirigida. Disimulado en la pericia del montaje, agazapado en la aparente generosidad de imágenes de trabajadores que construyen pequeñas micronarrativas, se esconde el imperativo narrativo que, poco a poco, se olvida del reto de registrar los contornos sociales, económicos y estamentales. La cámara otorga visibilidad a todos esos fragmentos del orden sociales que componen la compleja nueva realidad del país; sin embargo, el montaje despoja al visionado de la mediación cinematográfica que pudiera organizar el orden visible en una construcción de la representación lo bastante amplia como para permitirnos asistir a una muestra de cine político que problematiza, en lugar de intentar ser unívoco.

    Afirmaba Nicole Brenez en Cinémas d'avant-garde (2006) que el cine de vanguardia pudo facilitar la aparición de un tipo de artista que, anticipándose a un estado del mundo y reivindicando la inutilidad de su obra contra la homogeneidad de la historia de las ideas, conservara el espíritu perenne de la revolución. Ascension solo puede leerse como un filme que muestra el estado del mundo a posteriori. Kingdon observa allá donde la mirada no puede transformar. No hay revolución en el tipo de película cuyo fin es autotélico. Existe por sí misma y para situarse en el marco del festival de turno. Sus imágenes contribuyen a una inflación de un cine documental que se ve más como una venganza del capitalismo a través de la conversión de ciertas formas documentales vanguardistas en simples insumos que se transforman en piezas de diseño cinematográfico para la economía de élites y festivales. Hay revelaciones valiosas, una labor observacional meticulosa y una vocación por canalizar la enorme complejidad socioeconómica a través de la legitimación audiovisual del individuo. Con todo, esta pieza de documental es una experiencia tan guiada que la observación queda reducida a un acto de empático voyerismo hacia lejanas (y conocidas) formas de capitalismo sin fronteras tanto en su dimensión socioeconómica como audiovisual. ⁜


    Ascension, Jessica Kingdon
    DOCS Americana 2022 | Nominada al Oscar a mejor documental.

    Miguel Ángel Onoda
    Introduction

    Estrenos

    Miguel Ángel

    Streaming

    Onoda

    Inéditas

    Gagarine