Introduce tu búsqueda

  • [8][Portada][slider3top]

    San Sebastián 2019: Palmarés

    Siempre ha habido clases

    Palmarés de la 67ª edición del Festival de San Sebastián

    Parece inevitable hablar de palmarés decepcionantes al valorar cada año los del Festival de San Sebastián. Lo hacemos nosotros y lo hacen la mayor parte de los medios desplegados en la ciudad vasca, si bien cada uno tiene distintas alternativas en mente. Con Pacificado, nueva Concha de Oro, hay cierta unanimidad sobre su planicie. Paxton Winters cuenta las tensiones internas de una favela tras los Juegos Olímpicos de Rio y la campaña de «pacificación» que durante los mismos se llevó a cabo en estos barrios, destinada a poco más que maquillar su realidad durante unas pocas semanas. El tema y el acercamiento tienen su dosis de compromiso social, puesto que Winters filmó en las calles de la auténtica favela. Pero hasta ahí. Pacificado, aparte de su estilo pedestre, tiene poco más que ofrecer en su construcción cinematográfica o narrativa. Ni molesta ni apasiona, y viene a engrosar la colección de cintas irrelevantes que abundan en el historial de Conchas de Oro.

    En defensa del jurado comandado por Neil Jordan, hay que reconocer que el nivel de la sección oficial de este año tampoco daba para un palmarés memorable. Solo las producciones españolas han logrado despertar algo más de pasiones entre la crítica: La hija de un ladrón, triunfante debut en el largometraje de Belén Funes y La trinchera infinita, del trío creativo formado por Arregi, Garaño y Goenaga. Ambas han tenido su reconocimiento. Greta Fernández, ex aequo con Nina Hoss, ha cosechado la Concha de Plata a la mejor actriz por la nada fácil labor de sostener sobre su presencia, rotunda y siempre móvil, toda la película. Este ex aequo es quizá el premio más justo, el reconocimiento compartido a dos grandes interpretaciones que han brillado por encima de cualquiera de las masculinas. La trinchera infinita, por su parte, se lleva sendos galardones por guion y dirección, y prolonga el idilio de los cineastas vascos con San Sebastián. Por lo demás, el palmarés resulta llamativo por su poca dispersión. La trinchera infinita con sus dos premios y Pacificado, con tres, se llevan cinco de las siete categorías. Además de las dos actrices, el jurado solo ha dejado espacio para Proxima, la historia en clave intimista de una astronauta y su hija. No es descabellado leer entre líneas un tirón de orejas a la poca enjundia de la sección oficial.

    Fuera de esta, es la sección Zabaltegi, con un jurado presidido por la cineasta Laida Lertxundi, la que deja premios de mayor lustre. Estaba en casa, pero... de Angela Schanelec y Les enfants d’Isadora de Damien Manivel, ganadoras por su dirección en Berlín y Locarno respectivamente, son los dos galardones que más podemos celebrar. Reconocimientos que se traducen en apoyo económico a creadores y distribuidores de un cine radical, (auto)exigente y con mayor aliento que cualquier película de la sección de cabecera. Es curioso, asimismo, su contraste con los dos premios del público a las nuevas cintas de los franceses Nakache y Toledado y el británico Ken Loach. Expertos en la complacencia y la manipulación emocional que reciben un nuevo espaldarazo. Loach, segundo en las votaciones, puede aprender algo de los directores galos que le han superado: que los padecimientos de la clase obrera conmueven al respetable, pero los niños autistas más. Hasta en la compasión siempre ha habido clases.

    Competición


    ■ Concha de Oro a la mejor película: Pacificado de Paxton Winters (Brasil).
    ■ Concha de Plata a la mejor dirección: Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga por La trinchera infinita (España).
    ■ Concha de Plata a la mejor actriz: Nina Hoss por The Audition (Alemania) y Greta Fernández por La hija de un ladrón (España)
    ■ Concha de Plata al mejor actor: Bukassa Kabengele por Pacificado (Brasil).
    ■ Premio especial del jurado: Proxima de Alice Winocour (Francia).
    ■ Premio del jurado a la mejor fotografía: Laura Merians por Pacificado (Brasil).
    ■ Premio del jurado al mejor guion: Luiso Berdejo y Jose Mari Goenaga por La trinchera infinita (España).

    Nuevos Directores


    ■ Premio Nuevos Directores: Algunas bestias de Jorge Riquelme Serrano (Chile)
    ■ Mención especial Nuevos Directores: Sister de Svetla Tsotsorkova (Bulgaria)

    Horizontes Latinos


    ■ Premio Horizontes Latinos: De nuevo otra vez de Romina Paula (Argentina)
    ■ Mención especial Horizontes Latinos: La bronca de Diego Vega y Daniel Vega (Perú)

    Zabaltegi


    ■ Premio Zabaltegi-Tabakalera: Estaba en casa, pero... de Angela Schanelec (Alemania)
    ■ Mención especial Zabaltegi-Tabakalera: Les enfants d’Isadora de Damien Manivel (Francia)

    Premios paralelos


    ■ Premio del público: Especiales de Olivier Nakache y Éric Toledano (Francia)
    ■ Premio del público a la mejor película europea: Sorry We Missed You de Ken Loach (Reino Unido)
    ■ Premio FIPRESCI: La trinchera infinita de Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga (España)
    ■ Premio de la juventud: Las buenas intenciones de Ana García Blaya (Argentina)


    Seminci
    Publicidad

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    Festivales

    Ensayos

    Call me by your name