Introduce tu búsqueda

  • [8][Portada][slider3top]

    40 películas para los Oscars 2019

    40 películas para los Oscars 2019

    Texto y selección por Ignacio Navarro.

    Como es habitual a finales de julio, desde El antepenúltimo mohicano abrimos panorama de la inminente temporada cinematográfica otoñal, que culminará con los premios de la industria más importantes antes de los Oscar a finales de febrero. A esta terna se sumarán algunas películas ya estrenadas, mientras que otras que podamos incluir aquí quedarán en el tintero, si su obligado paso por los festivales de Venecia, Telluride, Toronto y/o Nueva York no cumple las expectativas. Sea como fuere procede elaborar ahora este primer listado, cuando tales certámenes aun no se han inaugurado pero de los que ya se conoce parte de la selección, por lo que en otras palabras tenemos bastantes datos para anticipar la nuestra y a la vez suficiente margen de error para poder contrastar luego nuestro nivel de acierto. El año pasado supimos vaticinar todas las nominadas, no solo a mejor película sino también en las categorías interpretativas, aunque alguna de nuestras citadas entonces no llegó a ningún lado, como El muñeco de nieve (The Snowman, Tomas Alfredson), o se han retrasado hasta este año, como La muerte de Stalin (The Death of Stalin, Armando Iannucci) o Disobedience (Sebastian Lelio), si bien es poco probable que estas últimas sean ahora de la partida. Y es que para integrarla uno de los factores estadísticamente más relevantes es la fecha de estreno, idealmente en octubre o noviembre, acordada si es posible por distribuidoras de peso como Focus Features, Fox Searchlight o Universal Pictures, a las que se están sumando nuevas compañías ya con pedigrí como A24. Aparte quedaría el caso Netflix, que ha vuelto a levantar cierta polémica por su enfrentamiento y exclusión en Cannes, recibida en cambio con los brazos abiertos en Venecia. Este año tiene tantos filmes pendientes con potencial que no hemos podido incluirlos todos: dejamos fuera por ejemplo Bird Box (Susanne Bier), relato postapocalíptico protagonizado por Sandra Bullock; The Land of Steady Habits (Nicole Holofcener), tragicomedia encabezada por Ben Mendelsohn; 22 July (Paul Greengrass), sobre la masacre de esta fecha de 2011 en Oslo; Velvet Buzzsaw (Dan Gilroy), otro thriller del director con Jake Gyllenhaal; o Outlaw King (David Mackenzie), sobre la aventura de Robert the Bruce. A fuerza de insistir se acabará imponiendo, y en paralelo lo hará un nuevo tipo de largometraje y otro modelo de difusión ajeno al que estamos acostumbrados: la tradicional Oscar bait parece cada vez más relegada, sobre todo en la era del Me Too y la generalizada reacción antiTrump.

    01. Ad Astra, de James Gray. Ya va siendo hora de que este cineasta neoyorkino alcance un reconocimiento mayor, tras varias cintas bien recibidas pero faltas aún de ese último paso que le permita a Gray colocarse entre la élite. Esta historia de ciencia ficción, sobre la búsqueda de un ingeniero (Brad Pitt) para encontrar a su padre (Tommy Lee Jones), desaparecido años atrás en los confines galácticos, es sin duda la más ambiciosa de su filmografía, y cuenta con el apoyo de la coproductora del propio Pitt, Plan B Entertainment. Junto a la distribución de Fox, y una fecha de estreno a finales de diciembre, tiene serias posibilidades de colarse en la carrera.

    02. At Eternity’s Gate , de Julian Schnabel. El director de La escafandra y la mariposa (The Diving Bell and the Butterfly, 2007) lleva un tiempo alejado de su profesión, pero podría volver a lo grande con un proyecto que ha ido montando de forma muy progresiva, y del que apenas se sabía nada hasta que se ha unido a la fiesta en Venecia. Estamos en concreto ante un recuento de los últimos días de Van Gogh (Willem Dafoe, que podría aspirar al triunfo tras quedarse cerca la pasada temporada), con otros personajes históricos interpretados por Mads Mikkelsen u Oscar Isaac. El guion está coescrito por Jean-Paul Carrière y distribuye CBS Films.

    03. Bad Times at the El Royale, de Drew Goddard. Es dudoso que la nueva gamberrada del director de La cabaña en el bosque (The Cabin in the Woods, 2012) llegue lejos por el camino hacia la alfombra roja, pero no podemos dejar de mencionarla por varios motivos. El primero es su muy atractivo elenco, donde encontramos a Jeff Bridges, Jon Hamm o Chris Hemsworth entre otros. El segundo es una técnica que se rumorea muy vistosa, acorde a la violencia del thriller, anticipada en parte por su tráiler. Y el tercero tiene que ver con aspectos más estadísticos, tales como la fecha de estreno en octubre y la distribución de 20th Century Fox.


    04. The Ballad of Buster Scruggs, de Joel y Ethan Coen. La sorpresa de la temporada podría llegar con lo nuevo de los Coen, que hasta la conferencia de prensa en Venecia se pensaba que sería una miniserie, y aunque su director Alberto Barbera no fue claro al respecto, enseguida Variety lanzó la primicia de que se había reconvertido en largometraje y también competiría por los Oscar. Estamos por tanto ante un golpe sobre la mesa de Netflix, que apoya este western antológico de los conocidos hermanos, con seis historias más o menos relacionadas con el personaje del título interpretado por Tim Blake Nelson. Lo demás sigue siendo un misterio.

    05. Beautiful Boy, de Felix van Groeningen. Tradicionalmente han tenido poca suerte autores europeos de repentino éxito local que han dado sus primeros pasos en la industria norteamericana. Noticias poco alentadoras del rodaje y de los primeros pases harían pensar que esto también le ha sucedido a van Groeningen, pero hasta su estreno en octubre de la mano de Amazon, después de la gala en Toronto, se han podido hacer bastantes cambios. Y este drama sobre la tormentosa y dilatada relación entre un padre y un hijo (Steve Carell y Timothée Chalamet, favorito temprano en la categoría de mejor actor secundario) huele a crowdpleaser.

    06. Ben is Back, de Peter Hedges. Hedges padre escribe y dirige por cuarta vez, y por segunda vez lo hace con la presencia de su hijo Lucas Hedges, en este drama sobre el joven del título que se reencuentra con su familia en Navidad, aunque pronto su madre (Julia Roberts) se da cuenta de los problemas que sufre, también relacionados con la adicción como los del personaje de Chalamet en Beautiful Boy. Igualmente tendrá la película que nos ocupa su estreno mundial en Toronto, por lo que seguramente se pondrán de manifiesto estos paralelismos, aunque aquí la distribuidora es Roadside Attractions y el estreno en salas está fijado para diciembre.

    07. BlacKkKlansman, de Spike Lee. A quien esto escribe no le convenció demasiado en su premiere en Cannes, pero ahí se alzó con el Gran Premio del Jurado, recogido por un aplaudido Spike Lee a quien, admitámoslo, Hollywood le debe una estatuilla. Esta parodia sobre la conocida organización racista, inspirada en hechos reales, tiene además evidentes (y explícitos) paralelismos con la realidad norteamericana actual. A las salas llegará pronto, en agosto bajo Focus Features, y estará entonces bastante condicionada por su rendimiento en taquilla. Pero en cualquier caso los anteriores elementos exigen tenerla presente en este adelanto.

    08. Black Panther, de Ryan Coogler. Pocos son los filmes estrenados a principios de año que llegan con la suficiente fuerza al final para que los académicos se acuerden de ellos. Y más si se trata de una cinta de superhéroes, género por lo general ninguneado en la temporada de los grandes premios. Pero el caso de Black Panther debería apartarse de esta tendencia, por su arrollador éxito en taquilla y su componente inclusivo, aparte del fervor con que lo recibió la crítica norteamericana. No sería un supuesto muy distinto del de Déjame salir (Get Out, Jordan Peele, 2017) el año pasado, aunque depende de que otros no le quiten brillo.

    09. Bohemian Rhapsody, de Bryan Singer. Se esperaba su anuncio en Toronto aunque, al menos en la primera terna, se ha quedado fuera. Pero un biopic sobre Freddie Mercury (Rami Malek) apenas necesita preestrenos para generar buzz, y en verdad lo está haciendo a través de sus tráilers y un marketing ya bastante lanzado. También ha generado con todo pronta discusión de forma negativa, con el despido anticipado de su director Bryan Singer, que debería entonces ausentarse en la promoción. Por lo demás el producto cuenta con la garantía de un estreno en noviembre de la mano de 20th Century Fox, después del Reino Unido a finales de octubre.

    10. Boy Erased, de Joel Edgerton. El segundo largometraje dirigido por el actor australiano es también de esos que solo por temática suele colocarse ya en las primeras predicciones de Oscar. Y es que estamos ante la historia real de un chico (Lucas Hedges) al que sus padres (Nicole Kidman y Russell Crowe) inscriben en un programa apoyado por la Iglesia para “curar” su homosexualidad. Los tres actores podrían ser protagonistas esta temporada. Tras su posible paso por Telluride y quizá Toronto, Focus Features tiene el estreno fijado en la fecha idónea de noviembre, que sustituye la original de septiembre, suponemos que por la mejor acogida de sus últimos pases.

    11. Can You Ever Forgive Me?, de Marielle Heller. Al igual que el año pasado, es importante destacar el cine dirigido por mujeres, que sigue siendo demasiado minoritario pero al que se está intentando dar mayor visibilidad. Y Heller, tras su celebrada ópera prima The Diary of a Teenage Girl (2015), podría llevar aquí la delantera, con esta tragicomedia sobre la biógrafa falsificadora Lee Israel, interpretada por una Melissa McCarthy algo alejada de su habitual registro. Digno de mención aparte es el guion de Nicole Holofcener. Ojo: su tráiler fue de los primeros en difundirse, se verá en Telluride y Toronto y se estrenará gracias a Fox Searchlight en octubre.

    12. Cheney, de Adam McKay. Esta de las más grandes apuestas, nunca mejor dicho teniendo en cuenta el título de la cinta anterior de McKay. Ahora este vuelve a reunir a un elenco de estrellas para narrarnos la trayectoria del vicepresidente de George Bush: estos y otros personajes corren a cargo de Christian Bale, Sam Rockwell, Amy Adams, Steve Carell (omnipresente esta temporada)… Casi todos los ingredientes del éxito parecen estar ahí, e incluso los primeros pases han sido muy favorables: la única pega es que llegará a las salas a finales de diciembre con Annapurna, por lo que sabemos ahora sin pasar por ningún certamen previo.

    13. Destroyer, de Karyn Kusama. Esta en cambio es una elección más incierta, pues poco se sabe de ella, aunque tiene varios alicientes. El primero es un guion muy bien valorado por quienes han podido leerlo, sobre un drama criminal en el que una detective (Nicole Kidman) se reencuentra con antiguos conocidos de una misión clandestina. El segundo es su directora al alza tras The Invitation (2015), cuyo reconocimiento supondría además no solo el de una mujer sino también indirectamente el de la minoría asiática. Y el tercero es su distribución por la ascendiente Annapurna, aunque, por contra, de nuevo la exhibición podría ser inédita hasta diciembre.

    14. Eighth Grade, de Bo Burnham. Cada año suele haber entre las candidatas al menos alguna introducida en Sundance, cuna del indie norteamericano, y en esta ocasión hay varias propuestas, de las que la primera es este debut de Bo Burnham. La comedia gira en torno a las vicisitudes de una adolescente que las pasa canutas hacia el final del curso escolar, si bien ello se trata con gracia y colorido como es propio del género. La premisa no depararía mayores expectativas si no fuera por el inmenso apoyo crítico del que ha gozado, con una media excelente en los principales portales, la campaña que le puede dar A24 y su buena taquilla desde este mes.

    15. The Favourite, de Yorgos Lanthimos. Si en nuestro listado de 40 tuviéramos que quedarnos con solo 10, el nuevo trabajo de Lanthimos estaría sin duda entre ellos. Esta sátira sobre el reinado de Ana de Inglaterra cuenta en su reparto con Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone, que ha recibido los mayores elogios por quienes han podido ir a los pases previos, aparte de alabar casi unánimemente la propia cinta. Esta tendrá su puesta de largo en Venecia, hará escala en Telluride y Nueva York, antes de llegar a la cartelera norteamericana en noviembre de la mano de la experimentada Fox Searchlight. Lo tiene entonces casi todo para ser el caballo ganador.


    16. First Man, de Damien Chazelle. Anunciada como película de apertura en el Lido, luego con viaje a Telluride y Toronto, al igual que La La Land hace dos años, su director prodigio intentará emular el éxito de aquella, salvando las distancias, con este recuento del viaje de Neil Armstrong a la Luna en 1969, de nuevo con el protagonismo de Ryan Gosling. Aunque en sus primeros pases la reacción de los asistentes ha sido decepcionante, bien es cierto que faltando retoques y efectos, sobre el papel seguimos estando ante un peso pesado: en cualquier caso será de las primeras de las que saldremos de dudas, antes de su estreno general en octubre con Universal.

    17. The Front Runner, de Jason Reitman. Curioso es el caso de Reitman: empezó fuerte y la Academia pronto le acogió con los brazos abiertos, pero luego encadenó dos sonoros fracasos, a todos los niveles. Afortunadamente ha vuelto a recuperar el tono con la recién estrenada Tully. Con todo este año el foco debería dirigirse hacia otra de sus cintas, una adaptación de las vicisitudes en la campaña presidencial en 1988 del senador Gary Hart (Hugh Jackman), cuya mención para el festival de Toronto implica la muestra previa en Telluride, una combinación prometedora antes de su llegada a las salas en noviembre con Sony.

    18. Green Book, de Peter Farrelly. Recientemente se ha anunciado el estreno de este filme, a finales de noviembre por Universal Pictures, por lo que sorprende que aún no haya tráiler ni por ahora tenga previsto participar en el que sería su hábitat festivalero natural: Toronto, sabiendo que la producción está terminada. Quizá el problema es que la dirección de Peter Farrelly no inspira tanta confianza. Pero sí la proporcionan sus protagonistas Viggo Mortensen y Mahershala Ali, respectivamente como el conductor y el pianista que realizan una gira en el Estados Unidos de los años 60. Por tanto la premisa da para mucho y hay quienes sí han augurado que puede llegar lejos.

    19. Hereditary, de Ari Aster. El éxito de la ya mentada Déjame salir el año pasado nos ha mostrado que el terror también puede triunfar en los Oscar, si bien la ópera prima de Aster carece del divertido discurso social de la de Peele. Su retrato de una familia ancestralmente maldecida es quizá demasiado sombrío para alcanzar el apoyo mayoritario de los votantes, aunque al menos su protagonista Toni Collette tiene bastantes posibilidades de ser nominada en su categoría. Aparte no se puede descontar la película por el apoyo de A24 y la crítica especializada, sin olvidar una taquilla nada desdeñable tratándose de un proyecto en apariencia marginal.

    20. If Beale Street Could Talk, de Barry Jenkins. El siguiente trabajo del director de Moonlight (2016) ha levantado una lógica expectativa, y más sabiendo que se trata de la adaptación de una novela de James Baldwin. Jenkins insiste pues en el drama racial con este relato de una mujer embarazada que intenta demostrar la inocencia de su novio acusado de un crimen. Los ingredientes están ahí, pero veremos si el resultado está a la altura. Por ahora tiene confirmada la premiere en Toronto, mientras que su aventura en cartelera arrancará a finales de noviembre, por lo que podría acabar siendo la prioridad de su distribuidora Annapurna.

    21. Leave No Trace, de Debra Granik. Un servidor también pudo ver (cansado) este indie en Cannes, sobre un padre y su hija (dicen que la nueva Jennifer Lawrence) que viven en el bosque alejados de toda civilización hasta que son descubiertos por los servicios sociales. Lo cierto es que tras su exhibición previa en Sundance ha ido ganando tanto favor crítico (ahora mismo está entre los más valorados del año porcentualmente) que no cabe más remedio que incluirlo, algo a lo que contribuye el nombre de su ya nominada directora. Además en su reciente estreno en salas norteamericanas, con Bleecker Street, le está yendo razonablemente bien.

    22. Mary Poppins Returns, de Rob Marshall. La última vez que Disney consiguió una nominación a mejor película con personajes de carne y hueso fue en 1965, con el clásico de Robert Stevenson. Ahora quiere volver a lograrlo con su secuela, en la que Emily Blunt toma el testigo de Julie Andrews, y es acompañada por un reparto estelar, en el que figuran Meryl Streep o Colin Firth entre otros. La dirección se confía al especialista Marshall, que desde Chicago (2002) no ha gozado de excesivo favor de la Academia. Cuando menos debería aspirar con todo a las categorías técnicas: veremos si se lo merecen en el estreno mundial en diciembre.

    23. Mary Queen of Scots, de Josie Rourke. Aunque esta directora tiene más experiencia en el teatro que en el cine, su adaptación de la histórica rivalidad entre María de Escocia (Saoirse Ronan) e Isabel de Inglaterra (Margot Robbie), al menos a juzgar por su tráiler y el testimonio de sus tempranos pases, tiene adecuadas dosis de calidad cinematográfica. Empero la crítica aun no se ha pronunciado y tendrá una palabra decisiva en este caso, en el que Focus Features no parece confiar tanto al haber retrasado su estreno de noviembre a diciembre y haber descartado el paso por Venecia y Toronto, salvo que se añada a este tardíamente (o a Telluride).

    24. Mid ’90s, de Jonah Hill. Otro debut es este del conocido cómico de la fábrica Apatow, para contar el relato, en parte dentro del registro en el que mejor se maneja, sobre un adolescente que vive diversas experiencias propias de su edad en Los Ángeles de la susodicha década. Se la ha comparado con Kids (Larry Clark, 1995), algo que confirmaría su reciente tráiler y resulta poco prometedor para sus perspectivas de alfombra roja, aunque el sello de A24 da cierta garantía, aparte de cierta familiaridad en el reparto con Katherine Waterston y de nuevo Lucas Hedges. Podría tener su puesta de largo en Telluride y se estrenará en octubre.

    25. The Old Man and the Gun, de David Lowery. Esta es una propuesta que por su clasicismo quizá habría triunfado mejor hace unos años, y por esta tradición pesarían más algunos factores estadísticos, pero tampoco se los puede ignorar. El muy talentoso Lowery ya se ha ganado un gran salto en la industria, y nada mejor para conseguirlo que la anunciada como despedida de Robert Redford, en la piel de algo tan paradójico como un elegante y educado ladrón de bancos. Es en cierto modo una síntesis de los papeles que le ha dado a este galán el cine, a la que podremos asistir en septiembre, con escala en Telluride y Toronto gracias a Fox Searchlight.

    26. On the Basis of Sex, de Mimi Leder. La vida de la actual magistrada del Tribunal Supremo norteamericano, Ruth Bader Ginsburg, ya ha sido objeto de un documental este año. Pero se nos volverá a ofrecer, ceñida a su carrera anterior como letrada, con este biopic que resulta en efecto muy oportuno en los tiempos que corren. Por su tráiler el resultado parece con todo algo convencional, y Focus Features ha retrasado su estreno hasta diciembre, prescindiendo de certámenes previos, por lo que puede que le interese más la taquilla que el metal dorado. De todas formas su protagonista Felicity Jones intentará colarse en las nominadas de su categoría.

    27. The Other Side of the Wind, de Orson Welles. Netflix cada vez está más comprometido con la producción cinematográfica, en todas sus modalidades, y la culminación habría llegado con este esfuerzo por acabar un filme que Orson Welles dejó pendiente en los años setenta, precisamente sobre el regreso de un cineasta. La labor de recolección y montaje ha sido titánica, y cuando por fin vea la luz el proyecto, como evento especial en el festival de Venecia, será todo un acontecimiento. No es ni por asomo la típica contendiente de los Oscar, pero a la Academia no le quedará más remedio que asumirla si la arriesgada empresa consigue el resultado esperado.

    28. Peterloo, de Mike Leigh. Se rumoreó que el comité de selección en la Croisette rechazó lo último del reputado cineasta británico, algo difícil de entender dado el considerable empaque (su magnífico tráiler lo atestigua) de este recuento de la masacre de 1819 por las tropas del Gobierno sobre unos manifestantes en Mánchester. Su larga duración podría haber sido un factor en contra, aunque la programación del Lido no ha tenido inconveniente en acogerla. Aún no sabemos si repetirá en Telluride o Toronto, pero en cualquier caso Amazon la estrenará en Estados Unidos en noviembre. Puede ser por fin la hora de Leigh, hasta la fecha nominado siete veces sin premio.

    29. A Quiet Place, de John Krasinski. Esta es la segunda cinta de terror en el listado, ya estrenada como la de Aster, con mucha mayor recaudación aunque quizá con menos potencial crítico. Y es que Krasinski dirige y coprotagoniza junto a su mujer Emily Blunt esta sencilla pero muy eficaz historia sobre una familia que sobrevive en silencio ante los ataques de unos monstruos de origen desconocido guiados por el sonido. El suspense está servido en una propuesta que como decíamos ya ha cumplido, por lo que a partir de ahí toda recompensa añadida sería un extra. En cualquier caso su distribuidora Paramount Pictures intentará hacerse con ellas.

    30. The Rider, de Chloé Zhao. La actual líder crítica del año se presentó en Cannes el pasado, luego tuvo un extenso recorrido festivalero (e incluso nominaciones a los Spirit Awards) y al fin llegó a los cines norteamericanos en abril. En teoría estas fechas no son las más idóneas, pero si a partir de noviembre se le va mostrando el apoyo que sobre el papel le correspondería, puede relanzar este drama sobre la autorrealización de un joven cowboy en la América profunda. Otros dos puntos a favor son la distribución por Sony Pictures Classics, que a falta de alternativas podría priorizarla, y la dirección de Chloé Zhao, mujer de ascendencia asiática como Kusama.

    31. Roma, de Alfonso Cuarón. Distribuida por Netflix, en blanco y negro y en español. Si atendemos a esta descripción, hasta hace poco no se nos habría ocurrido mencionar a esta película en unos pronósticos de Oscar. Pero como decíamos algunas tendencias están cambiando, y en realidad estamos ante un título que bien podría dar la campanada. En efecto, esta historia de tintes autobiográficos, ambientada en el México de los años setenta, podría darle a Cuarón el mayor sostén crítico del año, si atendemos a las noticias que nos van llegando. De hecho, es la única que a día de hoy estará seguro en los cuatro festivales clave: Venecia, Telluride, Toronto y Nueva York.

    32. Share, de Pippa Bianco. Este es el proyecto más misterioso de nuestra recopilación: de hecho no tiene todavía título oficial, ni hay tráiler ni stills, ni tiene un equipo demasiado conocido. Para incluirlo nos basamos en otros factores, partiendo del reconocimiento que tuvo el corto de Pippa Bianco ahora extendido, sobre una adolescente cuyo video íntimo se difunde en su escuela. La premisa es de máxima actualidad, cuenta con el apoyo de A24 y Scott Rudin, y hay mujeres al frente de todos los principales departamentos artísticos y técnicos. Lo malo es que todavía no se ha anunciado para ningún festival, por lo que puede que ni se estrene este año.

    33. The Sisters Brothers, de Jacques Audiard. La última película de Jacques Audiard estuvo a punto de colarse en Cannes pero al final su equipo, liderado por Annapurna, decidió esperar hasta Venecia, festival como sabemos más favorable de cara a la carrera al Dolby Theater. Estamos ante un western sui generis protagonizado por Joaquin Phoenix, John C. Reilly y Jake Gyllenhaal: los dos primeros son hermanos que persiguen al tercero, un buscador de oro en el Oregón de mediados del siglo XIX. Tenemos pues elementos de pedigrí, aunque sus primeros visionados han sido algo cuestionables y podría quedarse a medio camino.

    34. A Star Is Born, de Bradley Cooper. A diferencia de otras anteriores, este proyecto suscitó mucha suspicacia cuando se anunció, algo natural al ser el cuarto remake de la conocida historia sobre una estrella en decadencia (ahora Cooper) que ayuda a una estrella en ciernes (aquí nada menos que Lady Gaga), mientras ambos se enamoran por el camino. Sería además el debut del actor tras la cámara. Sin embargo su tráiler es de los más potentes del año, está ganándose ya mucho apoyo en la industria y pasará por Venecia y Toronto antes de llegar a los cines en octubre, con la marca de Warner Bros., que a falta de otros títulos en liza lo apostará todo a este.

    35. Suspiria, de Luca Guadagnino. Un año después de Call Me by Your Name su director podría volver a concurrir, aunque ahora se mueve en un terreno menos propicio a cosechar Oscar (con las salvedades ya comentadas): el del terror, a mayor abundamiento con un remake del clásico de Dario Argento. Sus personajes corren ahora a cargo de Dakota Johnson, Tilda Swinton o Chloë Grace Moretz, participando en un juego macabro que ya pudimos adivinar en su fantástico tráiler. La premiere será en Venecia y el estreno en Estados Unidos en noviembre con Amazon: cuando menos causará revuelo entre el público más desprejuiciado.

    36. Under the Silver Lake, de David Robert Mitchell. Esta película ha tenido un recorrido algo accidentado, pues se pensó que podía estar en la 70ª edición del festival de Cannes, luego se retrasó hasta la 71ª y debía estrenarse este verano, pero al final A24 lo ha demorado hasta diciembre, imponiendo otro lapso temporal que puede ser contraproducente. No está pues muy clara la estrategia que busca, y aunque esta enrevesada y surrealista historia detectivesca, liderada por Andrew Garfield, tiene muchos elementos a apreciar por un cinéfilo, no parece que pueda serlo en exceso por la Academia. Con todo, con la nueva óptica señalada al principio nunca se sabe.

    37. Welcome to Marwen, de Robert Zemeckis. Zemeckis lleva años alejado del gran escaparate que le proporcionó su cine de los años 80 y 90: sus últimos intentos por recuperar glorias del pasado, en particular Aliados (Allied, 2016), han fracasado. Ahora vuelve a intentarlo con un proyecto algo peliagudo, pero ajustado a su talento, al introducir elementos de animación para plasmar las figuras diseñadas por Mark Hogancamp (Steve Carell), víctima real de un ataque que le provocó amnesia y que recurrió a ese mundo imaginado a modo de terapia. Hay sin embargo otro dato en contra: el estreno se ha retrasado hasta diciembre, por Universal Pictures.

    38. White Boy Rick, de Yann Demange. Tras su celebrada ópera prima ’71 (2014), Demange nos cuenta ahora la historia real de Richard Wershe Jr., un adolescente que en los años 80 trabajó en Chicago como informador del FBI, antes de pasarse al otro lado de la ley. Para interpretarlo Richie Merritt hace su aparición en pantalla, aunque el cast cuenta con otros nombres ya conocidos como Matthew McConaughey o Bruce Dern, estos dos últimos como padre y abuelo respectivos del joven. Puede ser una cinta comercial sin más, pero su paso por Telluride y Toronto antes del estreno por Columbia Pictures en septiembre podría apuntar a algo más.

    39. Widows, de Steve McQueen. Hace unas semanas se supo que el último filme del galardonado director de 12 años de esclavitud (12 Years a Slave, 2013) tendría su premiere “internacional” en Londres, lo cual parecía excluir su participación en Toronto… Al final no ha sido el caso, dada su conexión con el certamen, al que se ajusta bien este thriller gansteril, basado en una serie británica, sobre las viudas del título (lideradas por Viola Davis) que tienen que afrontar las deudas de sus maridos fallecidos (entre ellos Liam Neeson). El resto del equipo es potente, con 20th Century Fox a la cabeza, y el estreno es en noviembre, por lo que tiene mucho a favor.

    40. Wildlife, de Paul Dano. Cerramos nuestro listado con una última premiere de Sundance, a cuyo paso por Cannes pudo asistir (y esta vez disfrutar en verdad) quien esto escribe. La ópera prima de Paul Dano se basa en la novela de Richard Ford trasladada a la América profunda de los años 60, donde una familia sobrevive a los conflictos que amenazan con desintegrarla. Sus miembros tienen las facciones de Ed Oxenbould, Jake Gyllenhaal y Carey Mulligan, esta última con una de sus mejores interpretaciones. El filme cuenta con otras cualidades que ojalá sean reconocidas, aunque es dudoso que su estreno en octubre por IFC Films tenga demasiada visibilidad.

    Publicidad

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    Panorama

    Clásicos