Introduce tu búsqueda

  • Cobertura de la 71ª edición del Festival de Cannes.
    Por Víctor Blanes, Alberto Sáez, Ignacio Navarro & Emilio Luna.

    Siluetas y contornos: intersticios vitales.
    Amante por un día, de Philippe Garrel.

    El acto y el gesto.
    Isla de Perros, de Wes Anderson.

    La paternidad de los fantasmas.
    El león duerme esta noche, de Nobuhiro Suwa.

    Crítica | Novitiate

    Las esposas silenciosas de Jesús

    Crítica ★★★★ de Novitiate (Margaret Betts, Estados Unidos, 2017)

    Años después del Concilio Vaticano II, la Iglesia ha experimentado un éxodo en masa como nunca antes se había visto. Casi 90000 religiosas han colgado sus hábitos”. Con este revelador dato se cierra la película que ha supuesto el aclamado debut en el largometraje de la realizadora afroamericana Margaret Betts después de haber incursionado en el campo del documental con The Carrier (2010). Novitiate (2017) ha sido una de las cintas que más atención acapararon en el último Festival de Sundance, en el que se hizo con el Premio Especial del Jurado al mejor Director revelación, algo que sirvió para que se hablase de esta obra pequeña e íntima como una de las posibles sorpresas de los Oscars de 2018, siendo su protagonista femenina, la veterana Melissa Leo, quien más más opciones tenía para alcanzar la ansiada nominación gracias a un personaje monstruoso, de esos que dejan huella una vez que ha acabado la proyección. Pese a que finalmente no hubo ni rastro de presencia de Novitiate en la entrega de premios más glamurosa de Hollywood, las excelentes críticas cosechadas por el filme a su paso por distintos festivales hicieron que este tuviese una repercusión mayor que la que su poco comercial tema pronosticaba para él. No es esta la típica obra que únicamente busque polemizar denunciando la trastienda más oscura de Iglesia Católica como institución, a pesar de que pueda tener, sobre todo en algunos pasajes que muestran el lado menos complaciente de la vida en un convento, evidentes puntos de contacto con aquella Las hermanas de la Magdalena, de Peter Mullan, que ganara el León de Oro de Venecia a la Mejor película en 2002. El guion de Betts es, en este sentido, menos escabroso, abarcando otras lecturas que, tanto por separado como en conjunto, funcionan con gran precisión.

    En primer lugar, Novitiate habla del primer amor. Pero no es el típico despertar a los sentimientos adultos en la adolescencia que todos conocemos, sino algo mucho más místico y metafísico: la llamada que siente su protagonista, Cathleen (Margaret Qualley), a los brazos de Jesús. Para ello nos traslada a una pequeña zona rural de Tennessee, durante la década de los 50, donde la joven vive su infancia en medio de violentas discusiones entre sus padres, hasta que el patriarca las abandona a ella y a su madre, una mujer atea dentro de una comunidad mayoritariamente religiosa. Una madre que, no obstante, cariñosa y protectora con su hija, a la que llega a llevar a la iglesia para que conozca por sí misma esas otras creencias con las que no comulga y pueda decidir con libertad si quiere aplicarlas en su vida. Sorprendentemente, la pequeña encuentra refugio (y una paz interior que en el seno de su hogar desconocía) entre las paredes de la parroquia, viéndose imbuida por el mensaje de amor a Dios que allí se predica. Esta vocación lleva a Cathleen, a la edad de 17 años, a iniciar su noviciado en un convento regido, con mano de hierro, por la Madre Superiora a la que da vida Melissa Leo. Como toda historia de amor que se precie, la de Cathleen con Jesús, a quien aspira a entregar el resto de su vida, de manera incondicional y renunciando a conocer el amor físico y terrenal junto a un hombre, estará llena de espinas y conflictos internos. Las dudas y la crisis de fe formarán parte de su día a día, no solo por la dureza de los métodos utilizados por la Madre Superiora para que sus discípulas alcancen su objetivo, sino también por el descubrimiento de las primeras pulsiones sexuales (mostradas con elegancia incluso en sus momentos más explícitos) junto a una compañera de claustro. Margaret Qualley entrega una delicada interpretación en un personaje que se contrapone al de Leo, una mujer de corazón duro que se vanagloria de haberse creado de la nada gracias a una Iglesia que la acogió desde niña y a la que debe su identidad. Dos personajes femeninos muy fuertes, alrededor de los cuales giran las otras adolescentes que, de forma más secundaria, conforman la fauna del lugar, siendo estas finamente retratadas con sus diversas subtramas, desde la chica que quiere ser monja por tradición familiar hasta la típica harpía que no duda en delatar a sus compañeras si se desvían un ápice de las reglas establecidas.

    «Una película de lo más recomendable, tanto por el fresco que realiza de un momento de la Historia tan clave, como por la fuerza de la actuación de Melissa Leo, totalmente entregada a dar cuerpo a una de esas odiosas creaciones que suponen un auténtico regalo para los grandes actores y que ella sabe exprimir al máximo en cada sutil gesto, cada intimidatoria mirada y cada inquisitiva palabra».


    No se detiene ahí la ópera prima de Betts, ya que la cinta triunfa también como documento histórico de un momento clave para la Iglesia Católica, ese Concilio Vaticano II anunciado en 1959 por el papa Juan XXIII y llevado a cabo, en su mayoría, por su sucesor Pablo VI a lo largo de la década de los sesenta, que tuvo como objetivo acercar la fe católica a las nuevas generaciones, de forma más moderna y adaptando sus métodos a los tiempos que corrían. Esta circunstancia está muy bien plasmada en Novitiate a través del personaje de la Madre Superiora, incapaz de aceptar (y por consiguiente, llevar a cabo) unos aires de renovación que para ella significan una amenaza para el papel privilegiado que, hasta entonces, tenían las monjas como “esposas de Dios”. También significaría el fin de la medieval disciplina (con castigos físicos, como la autoflagelación, incluidos) que esta infligía sobre las jóvenes subordinadas y el comienzo de una nueva etapa en la que las muchachas podrían romper con el severo enclaustramiento al que estaban destinadas. El choque entre las ideas primitivas y fanáticas de la Madre Superiora (reflejo de muchas de las monjas de más edad) chocan con las más permisivas del Concilio Vaticano II, haciendo que también esta mujer, como si de una esposa traicionada y despechada se tratara, viva su particular crisis de fe al ver que esa Iglesia por la que había dado su vida ahora relegaba su importancia a la altura de la de cualquier otra mujer creyente. Novitiate es una obra de ritmo sinuoso y reposado que nos sumerge, apoyándose en la hermosa labor fotográfica de Kat Westergaard, en el interior de un universo cerrado y opresivo en el que sus habitantes se obligan a reprimir sus sentimientos (incluso sus voces durante largos períodos de tiempo) en un acto de amor, sacrificio y sumisión absolutos hacia Dios. Una película de lo más recomendable, tanto por el fresco que realiza de un momento de la Historia tan clave, como por la fuerza de la actuación de Melissa Leo, totalmente entregada a dar cuerpo a una de esas odiosas creaciones que suponen un auténtico regalo para los grandes actores y que ella sabe exprimir al máximo en cada sutil gesto, cada intimidatoria mirada y cada inquisitiva palabra. | ★★★★ |


    José Martín León
    © Revista EAM / Madrid


    Ficha técnica
    Estados Unidos. 2017. Título original: Novitiate. Director: Margaret Betts. Guion: Margaret Betts. Productores: Carole Peterman, Celine Rattray, Trudie Styler. Productoras: Maven Pictures / Novitiate Productions. Distribuida por Sony Pictures Classics. Fotografía: Kat Westergaard. Música: Christopher Stark. Montaje: Susan E. Morse. Diseño de producción: John Sanders. Reparto: Margaret Qualley, Melissa Leo, Julianne Nicholson, Dianna Agron, Morgan Saylor, Denis O'Hare, Liana Liberato, Maddie Hasson, Eline Powell.


    Publicidad

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    • Mindhunter: Sympathy for the devil

      «Celebérrimo es el aforismo 149 que Frederich Nietzsche formuló en el capítulo IV de su libro Más allá del bien y del mal (1886): «El que lucha con monstruos debe ir con cuidado para no resultar él mismo un monstruo. Pues si miras mucho a un abismo, el abismo acabará por mirar dentro de ti». A buen seguro, los creadores de Mindhunter tuvieron muy presente esta idea del filósofo alemán a la hora de decidirse a adaptar el libro de John E. Douglas y Mark Olshaker, Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes en serie del FBI (1995)...».
    • Anuario 2017. Una recopilación de lo mejor del curso cinematográfico

      «El 2017 se nos ha hecho viejo y, como cada año, toca volver la vista atrás y echar un vistazo a todo lo que nos ha regalado desde un punto de vista cinematográfico. Es el momento de las siempre controvertidas listas de lo mejor del año. Controvertidas porque nunca llueve a gusto de todos, pero también porque, al fin y al cabo, estamos hablando de consideraciones que, aunque no lo parezcan, se hacen en caliente, bajo el influjo del calor cercano de la sala de cine y las sensaciones que nos ha producido...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».

    Festivales

    Cineclub

    [12][Trailers][slider3top]