Introduce tu búsqueda

  • Un hombre bueno es difícil de encontrar.
    Tres anuncios en las afueras, de Martin McDonagh.

    Una carta de amor.
    «Loving Vincent», de Dorota Kobiela.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    Insert Coin.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Crítica | Tierra de Dios

    El amor del buen salvaje

    Crítica ★★★★ de Tierra de Dios (God’s Own Country, Francis Lee, 2017).

    Cuando se realiza una ópera prima y por definición no se tiene aún un estilo consolidado, sino que se busca implantar algo nuevo, simplificando mucho se plantean dos grandes alternativas: recurrir a una narrativa ambiciosa u original para intentar apabullar o sorprender desde un primer momento, anticipando así de tener éxito unas potentes credenciales; o ser más humilde y prudente y aprovechar los elementos conocidos que ya se sabe que funcionan, procurando explotarlos al máximo. La primera opción es más arriesgada pero puede llevar a resultados más memorables, mientras que en la segunda tienden a refugiarse los que prefieren contar historias familiares, quizá por no tener todavía tejido un mundo propio. Sin embargo esto se exceptúa para los directores noveles más experimentados, que por una u otra razón solo se han puesto tras la cámara en una etapa tardía de su vida. Además en este caso pueden inclinarse por la segunda de estas grandes opciones que hemos destacado, pero logrando un efecto por encima del ordinario, más penetrante y sopesado, igual de memorable que el que podría proporcionar la primera opción. Esta introducción en abstracto permite entender el afortunado acercamiento de Francis Lee, actor ya con cierto recorrido que ha emprendido su primer largometraje, presentado con éxito en Sundance y en ulteriores festivales, titulado con engañoso afán grandilocuente y verdadera intención teleológica Tierra de Dios.

    La premisa es muy sencilla y archiconocida: un chico vive aislado en la campiña de Yorkshire, con su padre lisiado y su abuela amargada, ocupándose los tres de una granja poblada por vacas y ovejas en peligro de extinción. Al menos lo está hasta que solicitan la ayuda de un chico rumano (el único voluntario al anuncio enviado), más voluntarioso y hábil en este trabajo agreste que aquellos tres seres desganados. El conflicto surge sin embargo cuando los dos chicos se enamoran, algo casi imposible de llevar a buen término en un ambiente tan conservador como desesperanzador. Es en pocas palabras la típica historia de amor prohibido, reduciendo el contexto hostil a esos campos ingleses, con muy limitadas localizaciones más allá del caserío, y circunscribiendo los personajes principales a los cuatro mencionados, al margen de alguna aparición secundaria como la de la antigua amiga del protagonista, que en dos cortas escenas sirve para llamarnos todavía más la atención sobre la triste situación de este último y el alejamiento de sus congéneres. Por tanto casi sobraría esa aportación adicional, sobre todo dada la pretensión esencialista de la cinta. Otras interacciones esporádicas son las que el cariacontecido granjero mantiene con furtivas y ocultas parejas sexuales, que contrastan con la desinhibición que enseguida demuestra con su nuevo compañero de faena, al abrigo eso sí de todo ojo avizor.

    «Tierra de Dios se alza por encima de un recuento más de este subgénero, narrado eso sí con oficio y paciencia, para convertirse en algo mucho más conmovedor. Elementos puramente estéticos como la fotografía o la música juegan al respecto un papel secundario pero clave».


    En verdad el mayor obstáculo se plantea entre estos dos personajes, ya que el choque con su ambiente es más potencial que efectivo. Y es en esa relación de intereses y caracteres enfrentados donde Lee nos revela enseguida su acierto y sensibilidad en la dirección de actores. Asistimos así a una interpretación más atormentada a cargo del joven inglés (Josh O’Connor) y otra más atenuada de parte del joven rumano (Alec Secereanu), ambos con su propia carga emotiva y sus respectivas dosis de problemas. Para el primero, junto a su situación actual se une al abandono de su madre, encerrándole en esa prisión de paisajes interminables y horizontes lejanos, mientras que del segundo aprendemos lo que sufrió en su país natal, y por ello tuvo que escapar del mismo para llegar a un lugar que él sí visualiza como abierto y repleto de posibilidades a su alcance. Con ese bagaje pasado, la sola esperanza de un futuro mejor va dejando una huella emocional en esta narración por lo demás pausada y ligera, donde los detalles descriptivos, objetivos, parecen superar a los dramáticos. En realidad estos se van asentando casi subrepticiamente. Por ejemplo, el mentado elemento de la madre ausente apenas se esboza con un par de datos y palabras, aunque dejará sembrado un calado de frustración compartida entre padre e hijo que contribuirá a su catarsis posterior.

    En ese último acto es cuando Tierra de Dios se alza por encima de un recuento más de este subgénero, narrado eso sí con oficio y paciencia, para convertirse en algo mucho más conmovedor. Elementos puramente estéticos como la fotografía o la música juegan al respecto un papel secundario pero clave. La primera ahonda en el aliento poético de los emplazamientos, cuya frialdad encubre la pasión refrenada, sin grandes alardes visuales y a la vez con una armonía flexible, siguiendo el ritmo de sus referentes vivos. Por su parte la segunda se emplea de forma muy esporádica: así en un momento puntual, sin inmediata significación temática más que en anticipación de lo que ha de venir, cuando los dos protagonistas se ven alejados de la casa del primero y por consiguiente libres de las ataduras familiares y profesionales. La segunda instancia relevante en que oímos la banda sonora es el desenlace, recogiendo el apunte anterior y prolongándose hasta unas imágenes de archivo finales que confirman el doble y por ende más profundo sentido del título. En efecto, Lee ha ceñido su foco a esta historia de homosexualidad obstaculizada, pero lo ha hecho en un marco muy determinado, aprovechando para realzarlo en su afán de detalle y verosimilitud, todo ello sin introducir ningún elemento contaminante. Hablamos del cultivo de la tierra y el provecho de la ganadería, labor ancestral que se reivindica aquí con insistencia, consiguiendo que el tono progresivo del núcleo dramático vaya en la misma dirección. En la combinación de ambos elementos a priori contrapuestos, el contextual y el personal, es donde Tierra de Dios alcanza su valor único. | ★★★★ |


    Ignacio Navarro Mejía
    © Revista EAM / Madrid


    Ficha técnica
    Reino Unido, 2017. Presentación: Festival de Sundance 2017. Título original: God’s Own Country. Dirección: Francis Lee. Guion: Francis Lee. Productoras: British Film Institute / Creative England / Met Film Production / Shudder Films / Inflammable Films / Magic Bear Productions. Fotografía: Joshua James Richards. Montaje: Chris Wyatt. Música: Dustin O’Halloran y Adam Wiltzie. Diseño de producción: Stéphane Collonge. Dirección artística: Pedro Moura y Celina Norris. Vestuario: Sian Jenkins. Reparto: Josh O’Connor, Alec Secareanu, Ian Hart, Gemma Jones, Harry Lister Smith. Duración: 104 minutos.


    Tierra de Dios

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    • Anuario 2017. Una recopilación de lo mejor del curso cinematográfico

      «El 2017 se nos ha hecho viejo y, como cada año, toca volver la vista atrás y echar un vistazo a todo lo que nos ha regalado desde un punto de vista cinematográfico. Es el momento de las siempre controvertidas listas de lo mejor del año. Controvertidas porque nunca llueve a gusto de todos, pero también porque, al fin y al cabo, estamos hablando de consideraciones que, aunque no lo parezcan, se hacen en caliente, bajo el influjo del calor cercano de la sala de cine y las sensaciones que nos ha producido...».
    • Mindhunter: Sympathy for the devil

      «Celebérrimo es el aforismo 149 que Frederich Nietzsche formuló en el capítulo IV de su libro Más allá del bien y del mal (1886): «El que lucha con monstruos debe ir con cuidado para no resultar él mismo un monstruo. Pues si miras mucho a un abismo, el abismo acabará por mirar dentro de ti». A buen seguro, los creadores de Mindhunter tuvieron muy presente esta idea del filósofo alemán a la hora de decidirse a adaptar el libro de John E. Douglas y Mark Olshaker, Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes en serie del FBI (1995)...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».

    Festivales

    Premios

    Extras

    [12][Trailers][slider3top]