Introduce tu búsqueda

  • Cobertura de la 71ª edición del Festival de Cannes.
    Por Víctor Blanes, Alberto Sáez, Ignacio Navarro & Emilio Luna.

    Siluetas y contornos: intersticios vitales.
    Amante por un día, de Philippe Garrel.

    El acto y el gesto.
    Isla de Perros, de Wes Anderson.

    La paternidad de los fantasmas.
    El león duerme esta noche, de Nobuhiro Suwa.

    Crítica | Under the Shadow

    Under the Shadow

    De terrores sobrenaturales y miedos terrenales

    crítica ★★★ de Under the Shadow (Babak Anvari, Irán, 2016).

    No deja de ser esperanzador (y síntoma de buena salud) el hecho de que, gracias a distintos festivales especializados, podamos disfrutar de propuestas de género fantástico o de terror provenientes de las cinematografías más exóticas que, sin el empuje de los comentarios despertados en estas plataformas de lanzamiento, continuarían sin ser descubiertas fuera de sus fronteras. Reciente en el tiempo está el caso de la turca Baskin (Can Evrenol, 2015), que consiguió convertirse en uno de los sleepers del año después de causar sensación en su paso por Sitges. Unos pasos que parece querer seguir (con mayor apoyo de la crítica) Under the Shadow (2016), la pequeña coproducción entre Irán, Jordania, Catar y Reino Unido que fue bastante ovacionada en Sundance y premiada como Mejor película en Sección Noves Visions ONE de Sitges, obteniendo además seis nominaciones a los British Independent Film Awards. Babak Anvari, realizador novel cuya experiencia previa se reducía a un puñado de cortos, entre los que destacaba Two & Two (2011), nominado al BAFTA, parece haberse propuesto trascender con su cinta por encima de los tópicos vistos en multitud de filmes de temática sobrenatural, para crear una obra que habla del miedo en todas sus formas y representaciones, situando su escenario en un lugar (Teherán) y una época (la década de los 80, en pleno conflicto entre Irán e Irak) que la hace más atractiva y abierta a diferentes lecturas e interpretaciones. Algo similar a lo que hizo, por ejemplo, el mexicano Guillermo del Toro al ambientar su cuento de fantasmas El espinazo del diablo (2001) en un orfanato de finales de la Guerra Civil Española, donde el verdadero terror no lo provocaban las apariciones de los muertos sino los actos de maldad de los vivos.

    Para empezar, Under the Shadow nos traslada a un contexto sociocultural muy marcado –Irán se encuentra dominado por un régimen político muy severo, que ningunea, sobre todo, a la mujer y a las minorías, y, al mismo tiempo, sufre los bombardeos de Irak–, que sirve de excusa para presentar a una protagonista femenina fuerte y valiente, nada conformista con el entorno en el que le ha tocado vivir. Shideh sueña con cumplir la promesa que realizó a su madre de ser doctora pero no se le permite retomar sus estudios universitarios como castigo por haber sido una persona políticamente activa durante la revolución (acabó en un grupo de izquierda radical). Así las cosas, su destino parece ser el mismo de miles de mujeres de su país: el de quedarse en casa como sumisa madre de familia, atendiendo las necesidades de su esposo y de Dorsa, su pequeña hija. Cuando el marido es enviado a intervenir en el conflicto bélico, Shideh se niega a dejar su casa para instalarse bajo el mismo techo de sus tradicionales suegros, ya que esto significaría renunciar a las pequeñas libertades que puede permitirse entre las cuatro paredes de su hogar, como despojarse del obligado velo que cubre el cabello de toda mujer, realizar ejercicios de aerobic con los vídeos de Jane Fonda o educar a Dorsa a su manera. Sin embargo, ante el cada vez más violento azote enemigo, los vecinos van abandonando un edificio en estado ruinoso por los constantes bombardeos, dejando solas a una madre y a una hija que, además, se ven amenazadas por aterradores manifestaciones demoníacas que parecen provocadas por un maléfico djinn. Este tipo de seres, también conocidos como genios, están muy arraigados en la mitología árabe, que los presenta como una tercera especie creada por Dios, junto a los hombres y los ángeles, con un capítulo entero del Corán dedicado a ellos. Embaucadores, maliciosos e invisibles, actúan a su libre elección, siendo capaces de suplantar distintas formas o llegar, incluso, a poseer el espíritu y la mente de la personas. En la película de Anvari vemos como uno de estos entes trata de crispar los nervios de las protagonistas, enfrentándolas a través de un maquiavélico juego de desapariciones de objetos que convierten su convivencia en una auténtica pesadilla, y que emparenta a esta ópera prima, de forma directa, con el drama psicológico de la excelente Babadook (Jennifer Kent, 2014), más preocupado en las conflictivas relaciones materno-filiales que en los sustos gratuitos propios del género de casas encantadas o posesiones diabólicas.

    Under the Shadow

    «Lo más reseñable de Under the Shadow es ese fresco que hace de la represiva sociedad iraní de los 80, bajo el reinado del terror; esa mezcla de folclore y religión en las creencias de sus personajes y la crítica social que subyace en su guion, enfrentando a una mujer moderna, intelectual y con ansias de independencia, a las ideas arcaicas y castradoras de un mundo dominado por hombres».


    Por encima de su eficacia como cinta de terror, lo más reseñable de Under the Shadow es ese fresco que hace de la represiva sociedad iraní de los 80, bajo el reinado del terror; esa mezcla de folclore y religión en las creencias de sus personajes y la crítica social que subyace en su guion, enfrentando a una mujer moderna, intelectual y con ansias de independencia, a las ideas arcaicas y castradoras de un mundo dominado por hombres –muy representativas las escenas de la entrevista de Shideh con el director de la universidad o cuando es detenida por la policía tras huir de su casa sin el velo. Narges Rashidi encarna a esta heroína con absoluta convicción, muy bien secundada por la niña Avin Mashidi, con quien logra la necesaria química para hacer creíble el estrecho vínculo que sus personajes mantienen. Por lo demás, la ausencia de un presupuesto generoso impide que Anvari se pueda permitir excesivos alardes en temas de dirección artística o efectos especiales, algo que consigue solventar con una realización sobria y elegante, que, sin eludir los lugares comunes –no faltan las previsibles apariciones fantasmales ni las perturbadoras pesadillas–, acierta al no abusar de los golpes de efecto durante la mayor parte de su metraje. En este aspecto, Under the Shadow está más cercana al intimismo de Dark Water (Hideo Nakata, 2002), con la que comparte muchos elementos en común –sustituyendo la enigmática mancha de humedad en el techo del apartamento de la japonesa por unas grietas no menos inquietantes– que a los impresionantes pasajes del terror en los que se ha acomodado James Wan, demostrando que, en muchos casos, la modestia puede ser una virtud cuando hay talento e ideas que transmitir detrás. Es una lástima que el clímax final, demasiado precipitado, rutinario y carente de garra visual, no esté a la altura de las expectativas creadas a lo largo del filme, ya que estaríamos hablando de un clásico instantáneo. Lo que queda, aun así, es un estupendo ejercicio de género, felizmente tocado por la mirada crítica del Ashgar Farhadi de Nader y Simin, una separación (2011), que debería ser recibido como una bocanada de aire fresco en su paso por las carteleras, si las distribuidoras tuviesen el detalle de darle la oportunidad comercial que se merece. | ★★★ |


    José Martín León
    © Revista EAM / Madrid


    Ficha técnica
    Reino Unido. 2016. Título original: Under the Shadow. Director: Babak Anvari. Guion: Babak Anvari. Productores: Emily Leo, Oliver Roskill, Lucan Toh. Productoras: Coproducción Irán-Jordania-Reino Unido-Qatar; Wigwam Films. Fotografía: Kit Fraser. Música: Gavin Cullen, Will McGillivray. Montaje: Chris Barwell. Diseño de producción: Nasser Zoubi. Reparto: Narges Rashidi, Avin Manshadi, Bobby Naderi, Ray Haratian, Arash Marandi. PÓSTER OFICIAL

    Publicidad

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    • Mindhunter: Sympathy for the devil

      «Celebérrimo es el aforismo 149 que Frederich Nietzsche formuló en el capítulo IV de su libro Más allá del bien y del mal (1886): «El que lucha con monstruos debe ir con cuidado para no resultar él mismo un monstruo. Pues si miras mucho a un abismo, el abismo acabará por mirar dentro de ti». A buen seguro, los creadores de Mindhunter tuvieron muy presente esta idea del filósofo alemán a la hora de decidirse a adaptar el libro de John E. Douglas y Mark Olshaker, Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes en serie del FBI (1995)...».
    • Anuario 2017. Una recopilación de lo mejor del curso cinematográfico

      «El 2017 se nos ha hecho viejo y, como cada año, toca volver la vista atrás y echar un vistazo a todo lo que nos ha regalado desde un punto de vista cinematográfico. Es el momento de las siempre controvertidas listas de lo mejor del año. Controvertidas porque nunca llueve a gusto de todos, pero también porque, al fin y al cabo, estamos hablando de consideraciones que, aunque no lo parezcan, se hacen en caliente, bajo el influjo del calor cercano de la sala de cine y las sensaciones que nos ha producido...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».

    Festivales

    Cineclub

    [12][Trailers][slider3top]