Introduce tu búsqueda

  • Cobertura de la 71ª edición del Festival de Cannes.
    Por Víctor Blanes, Alberto Sáez, Ignacio Navarro & Emilio Luna.

    Siluetas y contornos: intersticios vitales.
    Amante por un día, de Philippe Garrel.

    El acto y el gesto.
    Isla de Perros, de Wes Anderson.

    La paternidad de los fantasmas.
    El león duerme esta noche, de Nobuhiro Suwa.

    Cine independiente japonés 2000-2015. Retrospectiva en el 63 Festival de Cine de San Sebastián

    The Light Shines Only There (Soko nomi nite hikari kagayaku, 2014), de Mipo Oh
    The Light Shines Only There (Soko nomi nite hikari kagayaku, 2014), de Mipo Oh

    Fuera de los márgenes de las grandes productoras, alejado de las películas que barren, o al menos lo intentan, en las taquillas, y ajeno a los gustos masivos y a las modas alimentadas por las masas, el cine independiente se mueve y se transforma inasequible a su falta de grandes medios y sus reducidos presupuestos. Libre, experimental y cercano por sus temáticas a la realidad cotidiana del espectador incluso cuando se adentra en el cine de género, su mirada es inusual y diferente, extraña y cercana a un tiempo. Escapando, a veces en demasía sin que esto devenga un demérito, a una narrativa y realización normalizadas. Pero también es la tumba de los filmes pensados para ganar festivales, películas cuyo recorrido se limita a las proyecciones en estos eventos y así, paradójicamente, acabar pareciéndose a esas otras películas comerciales de las que sus autores parecen renegar: buscando lo mismos resultados en ámbitos diferentes. Osadía y experimentación que pueden generar visiones sorprendentes y novedosas, pero también obras aburridas, insípidas o directamente incomprensibles. Ese es su encanto y su fealdad, lo que nos provoca atracción y en ocasiones rechazo. Indagar, mirar, penetrar en sus aguas y nadar contracorriente: nadie dijo que fuera divertido. Pero sí puede ser apasionante.

    La retrospectiva temática de este año 2015 en el 63 Festival de Cine de San Sebastián estará dedicada al Cine independiente japonés 2000-2015. Su programación constará de 35 filmes que ofrecerán un recorrido amplio y muy atractivo por una cinematografía siempre enamorada de la sorpresa y la emoción. Desde el cine henchido de sensibilidad y animado por la fuerza del recuerdo de Naomi Kawase al más underground con raíz cyberpunk de Shinya Tsukamoto, el autor de la brutal Tetsuo (1989). Directores que se iniciaron en el cine erótico softcore, el pink film, como Ryuichi Hiroki, el casi inabarcable Kôji Wakamatsu o Kiyoshi Kurosawa, este último encaminando su obra hacia el fantástico y el thriller más reflexivos sin renunciar al drama, y otros de genio desbocado y rabiosamente experimental como Sion Sono. Autores ya conocidos que conforman un epicentro de atención que nos obliga a detenernos en otros con una obra aún no reconocida como se merece o bien nuevos talentos por descubrir.



    El antepenúltimo mohicano estará allí para contaros con detalle todo acerca de estas 35 películas que prometen momentos fascinantes de gran cine realizado a espaldas de la industria comercial. Esta será la programación:

    H Story (2001), de Nobuhiro Suwa.
    Hole in the Sky (Sora no ana, 2001), de Kazuyoshi Kumakiri.
    Border Line (2002), de Sang-il Lee.
    A Snake of June (Rokugatsu no hebi, 2002), de Shinya Tsukamoto.
    Bright Future (Akarui mirai, 2003), de Kiyoshi Kurosawa.
    No One’s Ark (Baka no hakonube, 2003), de Nobuhiro Yamashita.
    Vibrator (2003), de Ryuichi Hiroki.
    Canary (Kanaria, 2004), de Akihiko Shiota.
    Late Bloomer (Osoi hito, 2004), de Go Shibata.
    The Soupe, One Morning (Aru asa soup wa, 2005), de Izumi Takahashi.
    Bashing (2005), de Masahiro Kobayashi.
    A Stranger of Mine (Unmei janai hito, 2005), de Kenji Uchida.
    Birth/Mother (Tarachime, 2006), de Naomi Kawase.
    Sex Is No Laughing Matter (Hito no sekkuso o warauna, 2007), de Nami Iguchi.
    United Red Army (Jitsuroku rengo sekigun, 2007), de Kôji Wakamatsu.
    Fourteen (Ju-yon-sai, 2007), de Hiromasa Hirosue.
    Sad Vacation (2007), de Shinji Aoyama.
    Love Exposure (Ai no mukidashi, 2008), de Sion Sono.
    Passion (2008), de Ryûsuke Hamaguchi.
    Mental (Seishin, 2008), de Kazuhiro Soda.
    Parade (Parêdo, 2009), de Isao Yukisada.
    Yellow Kid (Ierô Kiddo, 2009), de Mariko Tetsuya.
    Love Addiction (Fuyu no kemono, 2010), de Nobuteru Uchida.
    Heaven’s Story (Hevunzu sutôrî, 2010), de Takahisa Zeze.
    Sawako Decides (Kawa no nakakara konnichiwa, 2010), de Yuya Ishii.
    Saudade (Saudâji, 2011), de Katsuya Tomita.
    The Cowards Who Looked to the Sky (Fugainai boku wa sora o mita, 2012), de Yuki Tanada.
    The Kirishima Thing (Kirishima bukatsu yametatteyo, 2012), de Daihachi Yoshida.
    No Man’s Zone (Mujin chitai, 2012), de Toshi Fujiwara.
    Cold Bloom (Sakura namiki no mankai no shita ni, 2012), de Atsushi Funahashi.
    Au revoir l’eté (Hotori no sakuko, 2013), de Kôji Fukada.
    The Tale of Iya (Iya monogatari: Oku no hito, 2013), de Tetsuichirô Tsuta.
    Miss Zombie (2013), de Sabu.
    The Light Shines Only There (Soko nomi nite hikari kagayaku, 2014), de Mipo Oh.
    Sharing (2014), de Makoto Shinozaki.

    Nuevo cine independiente japonés 2000-2015, retrospectiva en el 63 Festival de Cine de San Sebastián
    Invitación

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    "Sueñen. Vean cine."

    Estrenos

    Inéditas

    • Anuario 2017. Una recopilación de lo mejor del curso cinematográfico

      «El 2017 se nos ha hecho viejo y, como cada año, toca volver la vista atrás y echar un vistazo a todo lo que nos ha regalado desde un punto de vista cinematográfico. Es el momento de las siempre controvertidas listas de lo mejor del año. Controvertidas porque nunca llueve a gusto de todos, pero también porque, al fin y al cabo, estamos hablando de consideraciones que, aunque no lo parezcan, se hacen en caliente, bajo el influjo del calor cercano de la sala de cine y las sensaciones que nos ha producido...».
    • Mindhunter: Sympathy for the devil

      «Celebérrimo es el aforismo 149 que Frederich Nietzsche formuló en el capítulo IV de su libro Más allá del bien y del mal (1886): «El que lucha con monstruos debe ir con cuidado para no resultar él mismo un monstruo. Pues si miras mucho a un abismo, el abismo acabará por mirar dentro de ti». A buen seguro, los creadores de Mindhunter tuvieron muy presente esta idea del filósofo alemán a la hora de decidirse a adaptar el libro de John E. Douglas y Mark Olshaker, Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes en serie del FBI (1995)...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».

    Festivales

    [12][Trailers][slider3top]